Infraestructuras

La Junta llevará el Metro soterrado al Civil para responder a la demanda del tercer hospital

  • Moreno Bonilla asume el compromiso de que las obras de ambas infraestructuras se inicien esta legislatura

Juan Manuel Moreno Bonilla y Francisco de la Torre, en la reunión celebrada en Sevilla. Juan Manuel Moreno Bonilla y Francisco de la Torre, en la reunión celebrada en Sevilla.

Juan Manuel Moreno Bonilla y Francisco de la Torre, en la reunión celebrada en Sevilla. / José Ángel García

La apuesta por levantar finalmente el tercer hospital en los terrenos del Civil aboca a la Junta de Andalucía a dar prioridad máxima al ramal de Metro soterrado hasta la zona norte. Si meses atrás la cuestión quedó relegada en beneficio de la prolongación del ferrocarril urbano al PTA, también comprometida en campaña por el ahora presidente autonómico, Juan Manuel Moreno Bonilla, ahora cobra de nuevo protagonismo.

A ojos de la Administración regional, así como del propio Ayuntamiento de la ciudad, el impulso del complejo hospitalario en ese punto fuerza a que su construcción vaya de la mano de un medio de transporte capaz de asumir la previsible demanda. Y desechada de manera categórica la idea de hacerlo en superficie, propuesta formulada por el anterior Gobierno andaluz, que llegó a licitar la obra, no queda otra que bajo tierra. Una intervención que elevará a alrededor de 130 millones de euros el coste de la operación.

El compromiso en esta dirección ha sido asumido este miércoles en primera persona por Moreno Bonilla en la reunión que ha mantenido en Sevilla con el alcalde, Francisco de la Torre. Tras el encuentro, alargado cerca de una hora, el máximo dirigente andaluz ha confirmado que son los suelos junto al Civil los finalmente elegidos para el equipamiento sanitario, arguyendo que tienen la ventaja de generar “sinergia” con el propio Civil y el Materno Infantil, con lo que se dará forma a una especie de ciudad hospitalaria con unas 1.400 camas.

"Es el emplazamiento más adecuado por la cercanía que tiene con los otros dos centros y porque tenemos un desarrollo maduro en ese proyecto, que nos permitirá dar un gran impulso, el impulso definitivo para que al final de la legislatura las obras estén en marcha", ha explicado, insistiendo en el deseo de la Junta de "solventar el déficit en materia sanitaria" que tiene la ciudad.

Y como consecuencia de esa primera decisión, la llegada del Metro. "Tomamos la decisión de poner en marcha el Metro al Civil pero soterrado", ha declarado Moreno Bonilla, quien ha recordado la polémica surgida el pasado mandato con la negativa del Ayuntamiento y de colectivos vecinales con la propuesta tranviaria.

La pretensión de la Junta, una vez asumido el nuevo escenario, es la de avanzar "casi de manera simultánea" en ambos proyectos, que contarán con partidas presupuestarias en las cuentas de 2020. "Hay que intentar que cuando se complete ese nuevo hospital esté también hecha la nueva línea de Metro", ha apostillado. Respecto a los plazos posibles, el presidente ha sido claro al señalar que ambas infraestructuras excederán temporalmente el mandato actual. "Sí podemos decir que a lo largo de esta legislatura lo que han sido palabras pasarán a ser obras", ha añadido.

Entre las ventajas de este cambio de guión en el Metro está que no sólo se pretende responder a la lógica funcional de responder al equipamiento sanitario, sino también a las obligaciones contractuales existentes con la concesionaria del Metro, que volverán a ser incumplidas.

Moreno Bonilla: "Dentro de los acuerdos suscritos con la concesionaria del Metro tenemos que construir esa línea"

Básicamente porque el trazado ferroviario no llegará a la Alameda en noviembre de 2020, tal y como se pactó con los socios privados, y porque, a priori, tampoco se alcanzarán los 20,7 millones de pasajeros anuales que, según las estimaciones, garantizará la viabilidad del proyecto. Este apunte ha sido confirmado por el propio Moreno Bonilla al afirmar: "dentro de los acuerdos suscritos con la concesionaria tenemos que construir esa línea". El principal damnificado vuelve a ser el Parque Tecnológico de Andalucía (PTA). El que fuera destino prioritario para los nuevos responsables autonómicos, así como parta el propio De la Torre, queda claramente relegado en las previsiones de ampliación.

En otro orden de cosas, la reunión ha permitido verbalizar el compromiso de la Junta con el proyecto del Auditorio de Málaga, en el que viene trabajando desde hace años el regidor. "Málaga necesita un auditorio; es la única gran ciudad de España y casi de Europa sin él", ha expuesto Moreno Bonilla, que ha demandado "un esfuerzo colectivo", del que participen también el Gobierno central, el Ayuntamiento e inversores privados para lograr su construcción. El presupuesto actualizado de este equipamiento supera los 120 millones de euros.

En materia sanitaria, De la Torre ha hablado de la intención de ir adelante con la ampliación del centro de salud de El Palo, aprovechando los suelos colidantes ahora ocupados por la Policía Local, y ha aprovechado para poner sobre la mesa la necesidad de afrontar más adelante la construcción "al norte de la ronda este" de un centro hospitalario con el que atender las necesidades futuras de la población de la parte oriental de la capital, así como de núcleos como Rincón de la Victoria, la Cala del Moral y la parte occidental de Vélez. La respuesta del presidente andaluz ante el planteamiento ha sido favorable. Sin entrar en consideraciones sobre el emplazamiento, sí ha hablado de que "en un futuro" pueda afrontarse la construcción de centro de alta resolución.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios