Infraestructuras

La Junta ‘pasa’ del rechazo de De la Torre y activa el Metro al Civil

  • Fomento pone en marcha el concurso para adjudicar en primavera los trabajos del ramal en superficie. El regidor no descarta la vía judicial y habla de ilegalidad en el procedimiento

La posibilidad de que a lo largo de 2021 los trenes del Metro de Málaga recorran en superficie las calles Eugenio Gross y Blas de Lezo para culminar su trayecto en la trasera del Hospital Civil está más cerca. La Junta de Andalucía acaba de dar el último paso para contratar los trabajos de construcción del ramal sin esperar a realizar un último intento de convencer de las bondades del mismo al Ayuntamiento de la capital, contrario a su desarrollo. El valor inicial ronda los 41,4 millones de euros, con un plazo de ejecución de 24 meses.

La activación de la licitación, con su remisión al Diario Oficial de la Unión Europea (DOUE), debe permitir adjudicar la obra en la primavera de 2019, con la opción de que los trabajos arranquen a mediados de año. Será justo en ese momento cuando, ya se verá si con los actuales actores políticos u otros (hay elecciones autonómicas el 2 de diciembre y municipales a finales de mayo) el Ayuntamiento tendrá que tomar la decisión de facilitar la puesta en marcha de la obra o, por el contrario, eludir su colaboración, haciendo inviable el proyecto.

Con la decisión adoptada, la Consejería de Fomento avanza en el camino trazado a finales de 2013, cuando las administraciones local y regional, junto a la empresa concesionaria, suscribieron un protocolo de intenciones que fijaba la terminación de la red del ferrocarril urbano con un ramal en superficie desde la estación Guadalmedina, junto a El Corte Inglés, hasta la zona norte de la urbe. A pesar de la oposición férrea del equipo de gobierno del PP, con hasta dos recursos judiciales y varios informes negativos, el ente autonómico cierra el prolijo trámite administrativo que ha requerido este asunto.

A pesar de que la Junta sigue sin convocar la comisión de seguimiento del Metro, lo que se preveía para este mismo mes, desde Fomento informaron de que a lo largo del verano “hubo contactos discretos” con representantes del Ayuntamiento. Las fuentes incidieron en la necesidad de dar una respuesta a la demanda social y a los compromisos contractuales existentes con los socios privados, a los que se garantizó la terminación completa del suburbano en noviembre de 2020. Un plazo de imposible cumplimiento en el caso del tramo al Civil.

“Pero no es lo mismo llegar con un año de variación que no hacerlo”, incidieron desde la consejería, al tiempo que apuntaron el deseo de que haya “reuniones de coordinación” con el Ayuntamiento antes de que se acometa la intervención. De acuerdo con las estimaciones de la Junta, el Metro permitirá mejorar “un 53% los tiempos de viaje de la actual red de transporte”, incidiendo en “la demanda potencial” de la zona con la proyección del tercer hospital.

Del inmovilismo municipal dio una nueva muestra ayer el alcalde. De la Torre, al tener conocimiento del paso dado por la Junta, fue contundente al asegurar que “defenderá los intereses generales de la ciudad en un plano de legalidad”, sin descartar una posible acción judicial. “Lo que se merece la zona del Civil es una reflexión para un Metro bajo tierra, que esté a la altura del que será el nuevo hospital de referencia de Málaga”, dijo.

El regidor dejó claro que la construcción de un tramo tranviario choca con el planteamiento municipal. “El proyecto que defendemos (soterrado) es más acorde con la ambición de esa línea que va al norte”, añadió, al tiempo que tachó de “claramente ilegal” el cambio que introdujo la Junta cuando al modificar la terminación de la red del Metro, incluyendo la pieza en superficie hasta el Civil. “Se hizo un concurso para la explotación de la línea 1 y 2 y ahora aparece la 4 disfrazada de 2, en superficie”, expuso.

Para el equipo de gobierno, la ejecución del ramal “rompe, debilita y afecta al funcionamiento del transporte público que ya existe”, en alusión a las líneas de la EMT. Habló de “error político” por parte de la Junta al ir adelante con el procedimiento en víspera de las elecciones del 2 de diciembre. “Es un gobierno de salida; no es nada seguro de que vaya a ser el PSOE el que gobierne tras las elecciones pero quiere comprometer al nuevo gobierno”, añadió.

La empresa o empresas que se hagan con esta actuación estarán obligadas a la materialización de la obra civil (infraestructura, vía y urbanización), de la implantación de los sistemas e instalaciones y las marquesinas de las paradas. El plazo límite para presentar las ofertas es el 5 de diciembre. Con esta ejecución se espera que puedan generarse 515 puestos de trabajo. El Metro discurrirá por plataforma reservada, fijándose un sistema de prioridad semafórica en los cruces con otras calles.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios