Urbanismo

La Junta dilata su respuesta al Ayuntamiento de Málaga por el parque del Benítez

  • Urbanismo discrepa del procedimiento ambiental exigido, que puede alargarse un año

  • Las dos administraciones abordarán el asunto en una reunión a mediados de septiembre

Un ciclista recorre el interior del parque del Benítez. Un ciclista recorre el interior del parque del Benítez.

Un ciclista recorre el interior del parque del Benítez. / Javier Albiñana

El futuro a corto y medio plazo del proyecto de transformación en parque de los terrenos del antiguo campamento Benítez pasan irremediablemente por el encuentro que a mediados del próximo mes de septiembre tienen previsto mantener responsables del Ayuntamiento de Málaga y de la Junta de Andalucía. Una cita en la que si bien se abordarán asuntos varios de interés para las dos administraciones, el que fuera actuación estrella del alcalde, Francisco de la Torre, tendrá un protagonismo evidente.

El cara a cara tendrá lugar después de que hayan transcurrido dos meses sin que el Gobierno andaluz, y más concretamente la Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca, haya contestado a las observaciones realizadas por la Gerencia de Urbanismo ante la exigencia de someter al trámite ambiental ordinario el plan de urbanización del sector. Frente a la tesis manejada por los responsables autonómicos, los técnicos municipales inciden en la innecesariedad de realizar dicho trámite, que tocaría de lleno el impulso de la actuación. En el mejor de los casos, según los cálculos, el procedimiento podría dilatar hasta un año la actuación.

"Hay un escrito remitido en el que consideramos que no es necesario este estudio de impacto ambiental”, confirmó el concejal de Ordenación del Territorio, Raúl López, quien apuntó el compromiso de abordar el tema en la reunión convocada para septiembre. "Hablé con la delegada del Gobierno andaluz en Málaga y en el ámbito de acelerar el tema quedamos en pasarnos documentación; hay que ver si encaja lo que planteamos o no", expuso.

La posición de Agricultura, Ganadería y Pesca se conoció a principios del pasado mes de junio, cuando se supo que había exigido a la Gerencia de Urbanismo que sometiese el proyecto de urbanización de las 28 hectáreas de superficie, aprobado a principios de 2018, a una evaluación ambiental ordinaria. Esta demanda provocó sorpresa en la Casona del Parque, en especial porque el plan de intervención busca la mejora de las condiciones de la zona verde, así como la implantación de ciertos servicios de disfrute de los visitantes, caso de la construcción de algunas pistas deportivas, zonas de juegos infantiles, entre otros.

Desde la consejería competente incidieron en que la ley obliga a someter a evaluación ambiental todo parque que exceda de las 10 hectáreas, como es el caso. La iniciativa municipal fija una inversión próxima a los 4,7 millones de euros, con un plazo de 14 meses. A finales de enero de 2018, cuando fue presentado, ya se advertía de la necesidad de superar los informes sectoriales y se confiaba en tener todos los parabienes en cinco o seis meses.

Después de que un primer saneamiento del espacio permitiese su apertura en precario, el Ayuntamiento apuesta por construir un circuito de cross; de cuatro grandes plazas de estancia (con pérgolas para garantizar la sombra); pistas deportivas multiusos, así como una pista de voley playa y zona de fitness. También se dibujan dos grandes zonas de juegos infantiles, de 2.000 y 1.000 metros cuadrados, respectivamente.

El deseo del alcalde de recuperar para uso ciudadano la parcela del antiguo asentamiento militar está marcado por los retrasos desde que el Ministerio de Fomento puso los terrenos a disposición del Ayuntamiento en septiembre de 2013. Casi seis años después de que tuviese lugar ese simbólico acuerdo, condicionado a que fuese desarrollado como parque, el espacio fue abierto en precario a mediados de 2017, pendiente de dotarlo de nuevas infraestructuras. Algo que en el mejor de los casos requerirá aún de varios años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios