Urbanismo

La Junta exige someter a evaluación ambiental ordinaria el proyecto del parque en el Benítez

  • El Ayuntamiento recibe la demanda después de llevar esperando más de un año a que el Gobierno andaluz informe del plan 

  • La vía elegida podría demorar el pronunciamiento final entre seis meses y un año

Interior del parque del Benítez. Interior del parque del Benítez.

Interior del parque del Benítez. / Javier Albiñana

La apuesta del Ayuntamiento de Málaga por transformar los terrenos del antiguo Campamento Benítez en un gran parque de 25 hectáreas de superficie sufre un nuevo varapalo. A la larga espera que viene sufriendo el proyecto de intervención diseñado por el Consistorio (el proyecto de urbanización fue aprobado a principios de 2018), se suma ahora una exigencia inesperada por parte de la Junta de Andalucía: la necesidad de someter la propuesta a evaluación ambiental ordinaria, lo que podría alargar aún más el calendario entre seis meses y ocho meses, en el mejor de los casos, e irse hasta los doce meses.

La exigencia realizada por la Administración regional supone todo un contratiempo en las previsiones del equipo de gobierno del PP ahora en funciones, cuyo compromiso con la recuperación de la parcela como parque está puesto sobre la mesa desde hace ya más de cinco años, cuando recibió de manos del Ministerio de Fomento la parcela para este destino.

Mobiliario instalado en la parcela para el disfrute de los visitantes. Mobiliario instalado en la parcela para el disfrute de los visitantes.

Mobiliario instalado en la parcela para el disfrute de los visitantes. / (Málaga)

La sorpresa en la Casona del Parque es mayúscula, en especial porque la intervención contemplada traerá consigo la mejora de las condiciones de la zona verde, así como la implantación de ciertos servicios de disfrute de los visitantes, caso de la construcción de algunas pistas deportivas, zonas de juegos infantiles, entre otros. A esto se suma la dilación con la que la Junta viene afrontando el análisis del proyecto de urbanización, entregado hace ahora un año, aproximadamente. El papel autonómico es clave, por cuanto sus informes sectoriales son clave para que pueda avanzar la actuación municipal en este espacio.

Fuentes cercanas a la Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca, competente en la emisión de estos informes, incidieron en que la ley obliga a someter a evaluación ambiental todo parque que exceda de las 10 hectáreas, como es el caso. Asimismo, confirmaron que la vía elegida es la ordinaria, más profunda en su análisis que la simplificada. Choca el hecho de que mientras para un proyecto de parque se plantea el camino largo desde el punto de vista de su tramitación, la entonces Delegación de Medio Ambiente exigiese la vía simplificada para la evaluación ambiental de la modificación de elementos del Plan Especial del Puerto necesaria para la construcción del hotel de 150 metros junto al dique de levante.

El plan del Ayuntamiento incluye una intervención valorada en unos 4,7 millones de euros, con un plazo de ejecución de 14 meses. A finales de enero de 2018, cuando fue presentado, ya se advertía de la necesidad de superar los informes sectoriales y se confiaba en tener todos los parabienes en cinco o seis meses.

Después de que un primer saneamiento del espacio permitiese su apertura en precario, el Ayuntamiento apuesta por construir un circuito de cross; de cuatro grandes plazas de estancia (con pérgolas para garantizar la sombra); pistas deportivas multiusos, así como una pista de voley playa y zona de fitness. También se dibujan dos grandes zonas de juegos infantiles, de 2.000 y 1.000 metros cuadrados, respectivamente.

Uno de estos puntos de estancia quedará localizado donde se proyectó una gran balsa de agua, anulada después de que Aviación Civil considerase que podía ser un foco de atracción para aves, afectando al funcionamiento del aeropuerto de la capital. Asimismo, se contempla un espacio de aparcamiento con capacidad para unos 325 vehículos y para potenciar el concepto verde del parque, se plantarán 770 nuevos árboles, un millar de unidades de especies arbustivas y 6.500 de especies aromáticas.

De otro lado, las fuentes consultadas aludieron al trámite del proyecto de encauzamiento del arroyo El Cañuelo, que está a la espera de recibir el informe de Aguas. Esta intervención ya cuenta con el aval del departamento de Medio Natural, aunque incidiendo en la necesidad de adoptar "medidas correctoras" para salvaguardar una colonia de sapos que hay en la zona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios