Operación Maskoke

Koke: el declive del futbolista itinerante

  • El ex delantero, detenido este martes en una operación antidroga de la que era cabecilla, debutó con 19 años en el Málaga de Peiró y jugó en nueve países distintos antes de dejar el fútbol en 2016, con 33

Koke, en la Plaza de la Merced, en su etapa en el Olympique de Marsella. Koke, en la Plaza de la Merced, en su etapa en el Olympique de Marsella.

Koke, en la Plaza de la Merced, en su etapa en el Olympique de Marsella.

La detención de Sergio Contreras, Koke en el mundo del fútbol, en el marco de la operación Maskoke en la que se requisó una tonelada de droga en un operativo llevado a cabo en Sevilla, Málaga y Granada pone el foco en el ex futbolista malagueño, que a sus 36 años llevaba varias temporadas retirado tras una carrera muy itinerante, en la que jugó en nueve países, marcando en todos ellos. Sus últimos partidos fueron en 2016, en la ciudad donde fue más reconocido, en Salónica (Grecia).

Nacido y criado en Carranque, tras destacar en el Puerto Malagueño, fue reclutado por el Málaga y Joaquín Peiró le dio la alternativa con 19 años para jugar la recordada Intertoto de 2002, único título oficial de la historia del Málaga Club de Fútbol. Jugó nueve partidos con el Málaga, con dos goles, uno el día de su debut, ante el Willem II.

Contribuyó en el recordado ascenso del Atlético Malagueño a Segunda A y en la temporada siguiente comenzó una carrera viajera. Su agente, Manel Ferrer, le buscó un equipo de campanillas. Le fichó el Olympique de Marsella, donde en dos campañas jugó 47 partidos y metió seis goles, compartiendo equipo con jugadores como Drogba, Ribery o Nasri.

Tras jugar cedido en el Sporting de Portugal y frustrarse a última hora un fichaje por la Juventus de Turín tras estar reunido con los dirigentes de la Vecchia Signora, se marchó a Grecia. Allí se convirtió e icono de uno de los grandes del país, el Aris de Salónica, donde estuvo cinco temporadas, en las que jugó más de 150 partidos y metió 35 goles. Alcanzó finales de Copa y jugó la Europa League. Fue capitán e incluso se habló de la posibilidad de que se nacionalizara griego para jugar con el equipo nacional. Es recordada la anécdota entre quienes la presenciaron in situ. En una visita del Unicaja al Aris en un partido de Euroliga, Koke acudió al partido. Cuando entró, recién empezado el duelo, el Alexandreio Melathron se puso en pie al completo y le dedicó una ovación tremenda.

En 2011 salió rumbo a Houston (EEUU), volvió al Rayo Vallecano en España y ahí comenzó el declive de su carrera futbolística, aún con 28 años. Jugó sucesivamente en el Bakú (Azerbaiyán), en el Jahn Regensburg (segunda división de Alemania), en el Blooming (Bolivia) y en el NorthEast United (India). Tuvo un epílogo con un regreso a Grecia, al Aris, siempre dijo que era donde se había sentido más querido, que había descendido por problemas económicos y al que ayudó a regresar a la élite.

Desde entonces, a Koke se le podía ver por Málaga. Tenía algún negocio y, tristemente, se ha convertido en noticia por ser uno de los veinte de detenidos por la Guardia Civil en una operación contra el tráfico de drogas desarrollada en Sevilla, Málaga y Granada, en la que ha sido arrestado en un dispositivo en el que se han incautado una tonelada de hachís y varias armas. El nombre de la operación, Maskoke, delataba su importancia en la trama, de la que, supuestamente,era cabecilla.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios