20 años de 'Málaga Hoy' | Tribuna

Málaga TechPark: Un Parque a prueba de crisis

Vista del Málaga TechPark. Vista del Málaga TechPark.

Vista del Málaga TechPark. / Javier Albiñana

Escrito por

Felipe Romera | Director general de Málaga Techpark

RECUERDO perfectamente aquel mes de mayo de 2004 cuando se inauguró Málaga Hoy. Eran tiempos de gran crecimiento para el Parque Tecnológico de Andalucía y parecía que el crecimiento del parque no tenía fin. El desarrollo de Internet había provocado que las empresas tecnológicas quisieran venirse al parque porque aquí podríamos ofrecer velocidades de 100 Mbps, mientras fuera del parque, las empresas apenas podían conectarse como mucho a 9.600 bps, diez mil veces inferior, y este hecho hizo que el parque creciera y creciera. Las empresas del parque se multiplicaron por cuatro y los trabajadores por tres entre los años 2000 y 2007.

Unos meses antes del lanzamiento del periódico me visitó Pepe Joly acompañado por su director Ignacio Martínez para explicarme el proyecto y ambos estaban entusiasmados con el mismo, como yo con el desarrollo del parque. Nadie vio los nubarrones tormentosos y la tempestad que se desató a partir del 2007, donde la crisis financiera atacó directamente a las empresas tecnológicas del parque. Durante los años siguientes muchas de ellas desaparecieron, en esta época, del 2007 al 2014, perdimos más de tres mil empleos.

Afortunadamente, la crisis tuvo para el parque un efecto positivo porque las grandes empresas multinacionales tuvieron que mejorar su productividad interna para poder mantener sus márgenes y esto provocó que algunas de ellas, BBVA y Oracle entre otras, se fijaran en el ecosistema de innovación del parque para ubicarse en él. Con todo ese proceso en el parque se crearon cinco mil nuevos empleos, con lo que el resultado neto fue de creación de dos mil nuevos trabajadores, y pareció que al parque creció, pero sufrimos mucho esa crisis.

A partir de 2014 todo volvió a cambiar. Aparecieron las tecnologías digitales que dan lugar a la cuarta revolución industrial y el parque volvió a transformarse. La inteligencia artificial, la ciberseguridad y el 5G entre otras, fueron decisivas para el desarrollo del parque. Surgieron numerosas empresas muchas de ellas europeas y de otros lugares que se ubicaron en el parque.

La Universidad de Málaga fue un gran agente en la promoción del parque ya que las tecnologías digitales necesitan gente cualificada y estas empresas buscaban una universidad de referencia que les ayudara a formar a sus trabajadores. La creación del Rayo Verde entre el parque tecnológico y la Universidad, sin duda, representó el mejor instrumento. A partir de ese momento incrementamos de forma muy relevante las relaciones entre las dos instituciones y en estos momentos la Universidad de Málaga es un referente internacional sobre cómo una universidad se relaciona con su entorno económico aportando valor y haciéndolo crecer.

La pandemia de la COVID en 2020, pareció inicialmente que iba a finalizar todo este proceso de crecimiento, pero no fue así. El parque se vació, de sus 20.000 trabajadores quedaron apenas 1.000 en el recinto, pero al mismo tiempo se iniciaron nuevos procesos muy positivos para el parque, el más importante fue el teletrabajo. Durante los años 2020 y 2021 llegaron a la provincia de Málaga unos 40.000 nuevos residentes y yo creo que muchos de ellos eran teletrabajadores, apareciendo un nuevo fenómeno, y es que las empresas se mueven hacia dónde están esos trabajadores y por este proceso muchas empresas digitales han llegado al parque y también a la provincia de Málaga.

La llegada de estos nuevos residentes a la provincia de Málaga no fue en la capital donde se podía suponer que fuera así, sino en la provincia de Málaga donde se establecieron para vivir. Este fenómeno ha provocado que los trabajadores tecnológicos vivan en toda la provincia y también que numerosas empresas tecnológicas se hayan instalado cerca de donde viven sus trabajadores como además de Málaga capital en otras localidades como Fuengirola o Marbella ente otras. Este proceso no ha sido negativo para el parque tecnológico sino todo lo contrario. El parque se encuentra situado en una isócrona de unos 50 minutos, desde la ciudad, Estepona o Nerja y también el Valle del Guadalhorce que es donde viven esos trabajadores tecnológicos y esta situación ha determinado que el parque se encuentre en el centro de este ecosistema. El teletrabajo que afecta de una forma importante a los trabajadores digitales ha permitido que vayan a la oficina sólo un par de días a la semana y la situación del parque es óptima para esta circunstancia.

De esta forma se ha configurado una provincia de Málaga más comunicada e interrelacionada, pero al mismo tiempo con más deficiencias como el no disponer de un transporte publico mucho más sostenible, las dos líneas de cercanías pueden ser un principio de actuación si se adaptan a las necesidades actuales. Sin lugar a duda esta Málaga Metropolitana o Málaga Global, con el epicentro en la ciudad se encuentra con este reto que además necesita de numerosas inversiones.

También, cuando estábamos recluidos en nuestras casas se nos ocurrió recomponer la antigua asociación de empresarios del parque, la asociación IDEA, que creamos en 1991 entre aquellas empresas que estaban interesadas en el desarrollo del proyecto, fue muy interesante, aunque declinó cuando el parque se estaba consolidando al llegar a este siglo. Convocamos a las empresas más relevantes del parque y de la extinta asociación a una reunión telemática para crear el club de empresarios del parque, Málaga TechPark Execs. Se conectaron todos y observamos el interés de todas las empresas en colaborar unas con otras. Creamos diferentes grupos de trabajo, de talento, de cooperación con la universidad de Málaga, de comunicación de conocimiento del ecosistema , y todas comenzaron a trabajar con entusiasmo.

Observamos que también existía mucho interés en desarrollar entre las empresas proyectos de cooperación en común junto con la universidad y para hacerlos creamos la fundación Instituto Ricardo Valle de Innovación InnovaIRV. Estábamos iniciando un nuevo modelo para el desarrollo de la innovación en este país.

Durante 2020, en plena pandemia se anunciaron dos proyectos de ámbito internacional, el centro de ciberseguridad de Google y el centro de desarrollo de Vodafone, a partir de ese momento Málaga se posicionó como una de las ciudades digitales del mundo y numerosas empresas ven en Málaga una oportunidad para instalarse. En estos años, del 2020 al 2023, el parque ha crecido en más de cinco mil trabajadores, y otras empresas se han localizado en la provincia de Málaga.

El futuro del Parque Tecnológico de Andalucía, ahora denominado Málaga TechPark, lo veo en dos vertientes diferentes. En primer lugar, tenemos que garantizar su desarrollo futuro, bien en el recinto cómo en el campus de Teatinos, tenemos espacio e infraestructuras para 50.000 trabajadores, el doble que ahora, aunque si se consolida el teletrabajo podían ser más y además compitiendo con otros lugares que se están desarrollando tanto en la ciudad como en Fuengirola o Marbella.

En segundo lugar, es más filosófico, pero al mismo tiempo, está en la esencia del mismo, como es la vertebración del ecosistema de innovación malagueño que sobrepasa los límites del mismo parque, y para ello contamos con dos activos. El primero de ellos y elemento vertebrador de este ecosistema son Málaga TechPark Execs y la fundación InnovaIRV y el segundo son los enclaves del parque. Ahora mismo tenemos tres, la Universidad de Málaga, el puerto y el que tenemos con la Fundación Unicaja en la plaza del obispo, pero tendremos más en la provincia.

Un enclave del parque es un lugar donde se ubican empresas innovadoras y donde alguien lo representa, en este caso las empresas innovadoras del enclave si lo desean puede ser empresas del parque y poder asociarse tanto al club como a la fundación InnovaIRV. Así veo el futuro un espacio físico y además un espacio virtual que ocupa toda la provincia de Málaga, en este espacio virtual se desarrolla la economía promovida por las empresas. Por eso hablar del futuro del parque es lo mismo que hablar del futuro de Málaga.

Málaga Hoy en estos veinte años ha contado a sus lectores todos estos procesos que aquí he relatado, tanto, que desde la Asociación de Parques Científicos y Tecnológicos de España (APTE), en dos ocasiones, en 2020 y 2023, ha sido distinguido, en la categoría de prensa impresa local/regional a nivel nacional, como el periódico que más noticias ha publicado de un parque tecnológico en este caso de Málaga TechPark.

Más allá de cómo hemos diseñado el futuro del ecosistema de innovación malagueño me pregunto cómo veo ese futuro. Creo que Málaga seguirá siendo en los próximos años un lugar receptor de empresas digitales por toda la provincia, veo que tenemos que ofrecer más viviendas asequibles para nuestro jóvenes y para los que vienen de fuera, veo que tenemos que dirigir la formación de nuestros niños y especialmente nuestras niñas hacia la formación de tecnologías digitales, y veo también elementos para acelerar estos procesos alrededor de otras tecnologías y me fijo en la microelectrónica, para constituirnos en un centro mundial de referencia que nos de nuevos valores, con la llegada del IMEC, pero la historia del IMEC en Málaga será otra historia que contaremos en otro aniversario de Málaga Hoy.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios