20 años de 'Málaga Hoy'

Málaga: De la electrónica a la IA

Instalaciones de Málaga TechPark.

Instalaciones de Málaga TechPark. / M. H.

FABRICAR el módulo electrónico de control de airbag para vehículos y exportarlo a todo el mundo fue un hito”, recuerdan desde Mades. Es la decana del Parque Tecnológico de Andalucía. Nació en los 90 con ocho empresas y cuatro edificios. Hoy, rebautizado como Málaga TechPark, alberga a 25.101 trabajadores y 687 empresas. Un hito que explica que la tercera empresa más valiosa del mundo tenga sede en Málaga. ¿Dónde sino?

Y es que Google inauguró en la ciudad a finales de 2023 su Centro de Excelencia para la Ciberseguridad. La multinacional californiana coloca a la Costa del Sol en el epicentro europeo de esta disciplina tras un proceso de esfuerzo laboral y divulgativo que comenzó con la inauguración del siglo. Entre otras, de Hispasec. La firma malagueña es pionera en materia de ciberseguridad a nivel nacional y celebra 25 años con el orgullo de haber contribuido al germen de lo que la Málaga tecnológica es hoy. “Varias de las fructíferas ramas del actual ecosistema malagueño de ciberseguridad provienen de nosotros”, afirma su CEO, Miguel Ángel Manteca.

De Hispasec nace Virustotal, un proyecto evolucionado a empresa y adquirida por Google en 2012 que lidera hasta el día de hoy Bernardo Quintero. El informático veleño puso una condición desde entonces: no irse de Málaga. Dicho, hecho y agradecido: la ciudad se ha convertido en el hub de ciberseguridad más importante de Europa.

Un concepto que ya es moda en la capital. Si la sede de Google se sitúa en el antiguo Gobierno Militar de Málaga ubicado en el Muelle uno, el Centro de Ciberseguridad de Andalucía, de la Junta, es su vecino en el Palmeral de las Sorpresas. Se integra en la Agencia Digital de Andalucía, inaugurada en noviembre de 2022 para coordinar la Estrategia Andaluza de Ciberseguridad.

Hasta la irrupción de la pandemia, según la Junta de Andalucía, la nota de corte para las carreras relacionadas con ingeniería informática en la UMA no superaba el 6,7. Hoy la institución ya amplía plazas. “El covid transforma la cooperación empresarial y la forma del trabajo”, expresa Felipe Romera, director de Málaga TechPark.

Y las necesidades de producción. Que se lo digan a la Fundación Instituto Ricardo Valle de Innovación (InnovaIRV). La entidad público-privada nació motivada, entre otras cuestiones, por la crisis de stock de semiconductores en Europa durante la pandemia y la posición de dependencia de estos países con la producción asiática. Hoy, es una de las artífices de que el IMEC (Centro Interuniversitario de Microelectrónica) ubique en Málaga su segundo centro de investigación de Europa. “Hablamos del centro más importante de fabricación de microchips”, afirma Navarro, presidente de InnovaIRV, sobre la magnitud de Málaga coloque a España en el epicentro europeo de la elaboración de un material indispensable en tecnología. Un hito que hará que el impacto económico de la industria malagueña, al menos, se duplique en los próximos años.

A falta de que se rubriquen los detalles, según el Gobierno, generará 450 empleos en una parcela de 46.000 metros cuadrados de Málaga TechPark. ¿El futuro? Quintero lo reitera en numerosas conferencias: “Crecimiento sostenible, ordenado y adaptado”. ¿Hacia dónde? “Habrá que considerar no solo la capital y el PTA, sino también toda el área metropolitana”, sentencia Manteca.

Vodafone ha instalado en la capital su centro europeo de I+D+i. TDK, con presencia desde 2011, ha elegido Málaga para ubicar su primer Data Science Center e impulsar sus servicios en inteligencia artificial. Dekra ha instalado un hub global de tecnologías de la información en la capital. Y Globant ya cuenta con dos centros de innovación en Málaga desde su llegada en 2021. Ciberseguridad, 5G o big data…, pero en el ecosistema se hallan más especialidades. Incluso la aeronáutica. Es el caso de Aertec, fundada en 1997 y otra de las pioneras de Málaga TechPark.

Málaga atrae e incuba. Freepik, Uptodown o Besoccer son algunas de las firmas de éxito y ejemplos de startups malagueñas que consiguen escalar su negocio. Caracterizadas por su enfoque innovador y tecnológico, sirven de inspiración para nuevas iniciativas emprendedoras que a menudo germinan en incubadoras, organizaciones que apoyan a las empresas emergentes. La más antigua de Málaga es BIC Euronova. “Málaga ha actuado de manera coordinada permitiendo diversificar un tejido empresarial muy volcado en la industria turística”, analiza Álvaro Simón, director general de esta entidad que ya ha dado a luz a cerca de 600 empresas desde 1991. La Farola, Demium o Promálaga son otras de las iniciativas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios