Málaga

La provincia de Málaga registra casi 62 accidentes laborales cada día

  • Servicios es el sector donde más siniestros se acumulan, pero la construcción es el que más crece

  • La inmensa mayoría son de tipo leve y el sobreesfuerzo es la causa más común

Un trabajador de una obra usando el arnés y sujeciones para prevenir riesgo de caídas. Un trabajador de una obra usando el arnés y sujeciones para prevenir riesgo de caídas.

Un trabajador de una obra usando el arnés y sujeciones para prevenir riesgo de caídas. / M. H.

La provincia de Málaga ha registrado un total de 18.792 accidentes de trabajo con baja de enero a octubre de 2018, lo que supone 61,8 siniestros al día. En comparación con el mismo periodo de 2017, se han producido 794 accidentes más (+4,41%), según recoge la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio a partir de datos proporcionados por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.

Por sectores, el servicios es donde se acumulan más accidentes. Con 13.357 siniestros, suponen el 71% por ciento del total. Aunque la siniestralidad ha crecido en todos los sectores productivos respecto al año anterior, es en la construcción, con 3.262 accidentes, es donde más ha aumentado la siniestralidad tanto en variación absoluta (539 siniestros más) como relativa (+19,79%).

En el sector terciario se han sumado 117 accidentes, lo que supone un 1,34% más respecto al año anterior. La industria, que es el tercer sector donde más se acumulan los incidentes, se han producido 1.636 accidentes con baja, 58 más que en 2017 o lo que es lo mismo, un 3,68% más. La agricultura acumula 537 siniestros, 20 más que el mismo periodo anterior (+3,87%).

La inmensa mayoría (96,63%) de los siniestros son de tipo leve, de los que se han contado 18.518 y supone un aumento del 4,53% respecto a 2017. El sector servicios, nuevamente, es el que más acumula (13.159), seguido de la construcción (3.221), la industria (1.618) y la agricultura (520). Los 264 accidentes laborales graves –dos menos que el año anterior– se repartieron en 190 para servicios, 40 en la construcción, 18 en la industria y 16 en el sector primario. Los mortales, que a estas alturas del año alcanzan los 11 –seis menos que el año pasado– se acumulan en servicios (8), construcción (2) y agricultura (1).

En cuanto a las causas o formas de contacto con el siniestro, según la clasificación del Ministerio, el más común es el sobresfuerzo físico, trauma psíquico o exposiciones (5.589 casos, el 29,7%);seguido del aplastamiento (5.549 casos, el 29,5%); el choque contra objeto en movimiento, donde se encuadran los accidentes de tráfico (4.746, el 25,3%) y el contacto con material cortante o punzante (1.508, 8%). En cifras relativas destacan el ahogamiento o sepultura (+68,75%), el contacto con electricidad o sustancias peligrosas (+10,77%) y las patologías no traumáticas como infartos o derrames (-32,65%).

Por último, tanto los accidentes durante la jornada de trabajo e in itínere han aumentado. Del total de siniestros, 15.713 se han producido en la central del empleado, un 4,27% más respecto al año anterior; mientras que 3.079 han sido en traslados desde el hogar o desde el trabajo, un 5,16% más.

Sindicatos y patronal, por la prevención

En la última concentración por una muerte laboral, la de un trabajador fallecido en Vélez-Málaga el pasado 12 de diciembre en tareas de carga y descarga de un tercer piso, tanto CCOO y UGT exigieron a las empresas que cumpla con la legislación en materia de riesgos laborales y que la Inspección de Trabajo aumente los controles en los centros. “Es inasumible que ocurran este tipo de cosas. Existen determinados sectores y empresas que no llevan los planes de prevención con el rigor que se debería”, lamentaron, recordando que la salud y la integridad en el puesto de trabajo es un derecho. Por todo ello, pidieron abordar esta problemática a través de un plan de choque contra la siniestralidad laboral.

Por su parte, la Confederación de Empresarios de Málaga (CEM) creen que el incremento en la siniestralidad laboral en la provincia podría deberse por “la reactivación económica en los últimos ejercicios” o la incorporación al mercado de nuevas empresas y trabajadores “que en ocasiones pudieran carecer de la experiencia necesaria para evitar estas situaciones”. Así, resaltan que la responsabilidad de la prevención tiene que ser una “tarea compartida” entre empresarios, trabajadores y la Adminsitración, “y es por ello que desde todos los ámbitos debemos implicarnos plenamente en la tarea de promoción de la cultura preventiva y en trasladar conocimiento y herramientas para practicarla.

Por otro lado, la patronal malagueña recuerda que cuenta con un gabinete técnico gratuito para asesorar a las empresas que lo requieran en materia de riesgos laborales, atendiendo la prevención de manera general y con problemáticas específicas también.

Como curiosidad, la Dirección de Salud Laboral de la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio emite informes y casos de estudio de accidentes laborales reales que ya se han investigado y divulga tanto las causas que derivaron al siniestro y las medidas preventivas que podrían haberse tomado para evitar el mal mayor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios