Málaga

Málaga registró 108 agresiones en centros sanitarios durante el primer semestre de 2020

  • Satse advierte del aumento de casos en verano ante las "deficiencias del sistema"

Protesta por una agresión, en una imagen de archivo. Protesta por una agresión, en una imagen de archivo.

Protesta por una agresión, en una imagen de archivo. / M. H.

El Sindicato de Enfermería (Satse) ha denunciado que las agresiones a los profesionales del Servicio Andaluz de Salud (SAS) registradas durante el primer semestre de 2020 en la provincia de Málaga ascienden a 108 casos hasta junio a pesar de la bajada de la asistencia presencial por la Covid-19. Satse advierte además que ha detectado un aumento de la conflictividad en los centros sanitarios durante los meses de verano en los que los usuarios están pagando las deficiencias del sistema con los profesionales que les atienden en primera línea.

Según los datos del registro del SAS recopilados por el Sindicato de Enfermería, entre enero y junio de 2020 se produjeron un total de 108 agresiones en centros sanitarios de la provincia, de ellas 25 físicas y 83 verbales, tales como amenazas o insultos. En total, en toda Andalucía en este mismo periodo se produjeron 494 actos violentos contra profesionales de la Sanidad públicas, 81 con agresiones físicas y 413 de otra índole.

A juicio de Satse, estas cifras, aunque inferiores a las del mismo periodo de años anteriores, son de extrema gravedad si se tiene en cuenta que incluyen la etapa de confinamiento de los meses de marzo a principios de junio y, por tanto, en los que descendió sensiblemente la atención presencial en los centros sanitarios.

De hecho, el Sindicato de Enfermería alerta que durante el verano se ha detectado un incremento de la conflictividad en los centros sanitarios debido a que los usuarios descontentos con la asistencia responsabilizan a los profesionales de las carencias que sufren en la atención. Para SATSE, el aumento de la presión asistencial tanto en Primaria como en los centros hospitalarios, las largas colas para ser atendidos en los centros de salud o la imposibilidad de contactar por teléfono con los mismos, están provocando un incremento de las situaciones de tensión, siendo las enfermeras y enfermeros los principales perjudicados al ser el primer profesional con que el usuario se encuentra.

Por todo ello, el Sindicato de Enfermería ha apelado una vez más para que se mantenga, en todo momento, una relación de respeto y confianza entre profesionales, pacientes y familiares. De igual forma, SATSE recuerda que los problemas y carencias que pueden llegar a sufrir pacientes y familiares no son responsabilidad del profesional, que en muchas ocasiones es la primera víctima de las deficiencias y que hace todo lo posible para que no se vea afectada la calidad de la atención sanitaria.

De otro lado, de cara a la Administración Pública, el Sindicato de Enfermería ha reclamado que se pongan en marcha todas las medidas preventivas necesarias para evitar en todo lo posible las agresiones a los profesionales y que, en caso de consumarse la agresión, asegurar que el profesional agredido es atendido y apoyado en todo momento. De igual forma, SATSE concluye exigiendo a la Junta de Andalucía que dote de los recursos humanos y materiales necesarios para atender a los ciudadanos como se merecen y así evitar que las deficiencias en la asistencia deriven en un acto violento contra los profesionales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios