Málaga

Málaga desbloquea las primeras obras para dar uso cultural a la cárcel de Cruz de Humilladero

  • El Ayuntamiento formaliza el contrato para la demolición de ciertos elementos y la limpieza del edificio

Interior de la vieja cárcel de Cruz de Humilladero. Interior de la vieja cárcel de Cruz de Humilladero.

Interior de la vieja cárcel de Cruz de Humilladero. / Javier Albiñana

El proyecto de recuperación y transformación de la vieja cárcel de Cruz de Humilladero, en Málaga capital, en un centro cultural y multidisciplinar, sale del bloqueo en el que se encontraba desde hace meses. El paso adelante definitivo se acaba de dar después de que la Gerencia de Urbanismo y la empresa Actua Infraestructuras hayan formalizado el contrato de adjudicación para la ejecución materia de las primeras actuaciones sobre el antiguo edificio.

De acuerdo con el contenido del pliego de condiciones que rigió el concurso original, al que concurrieron 39 firmas, la intervención incluye la limpieza y el desbroce de la vegetación existente en los patios, accesos y foso perimetral; la comprobación de la estabilidad de carpinterías exteriores en las fachadas, así como la fijación o retirada de las cubiertas de chapa susceptibles de desprenderse; la limpieza de los espacios interiores, retirando enseres, escombros acumulados en todo el recinto, las fachadas; la limpieza de cubiertas, y la demolición de todos los falsos techos en mal estado, así como los alicatados, las solerías, los morteros  o yesos desprendidos… Para ello, dispondrá de dos meses de plazo. El valor final de la adjudicación es de 308.049 euros (IVA incluido), algo más de 100.000 euros menos que la partida de licitación.

El paso ahora dado por Urbanismo se produce casi un año después de que fuese activado el concurso y algo más de cinco meses después de que se diese a conocer la decisión de la mesa de contratación de adjudicar a Actua este contrato. El desarrollo del mismo es necesario para afrontar las primeras etapas del proyecto bautizado como Distrito 6, con el que se quiere convertir la antigua cárcel en un espacio de expresión creativa y producción local. 

El proyecto se contempla por fases, contando la inicial con un presupuesto de unos 12 millones de euros. El valor total estimado para el proyecto se estima en 24. Las previsiones iniciales sitúan la apertura de la primera fase en 2022 y la finalización de la operación en 2025. Unos plazos que previsiblemente tendrán que ser modificados ante el retraso en la adjudicación de estas primeras labores.

La pretensión del Ayuntamiento es que Distrito 6 sea un centro multidisciplinar, con espacios flexibles de creación, producción, exhibición y experimentación, además de que contará con espacios compartidos para uso individual y colectivo. El plan contempla una extensión de nueva planta que ocuparía los sectores noreste y noroeste (los que quedarían disponibles tras las demoliciones) con una solución total de 14.500 metros cuadrados construidos y 5.000 metros cuadrados libres (la manzana de la vieja prisión ocupa una superficie de 14.000 metros cuadrados, con una superficie construida en dos plantas de 11.000 metros cuadrados y 8.000 metros cuadrados ocupados por los espacios libres, sobre todo los interiores).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios