Mario Cortés, diputado electo del PP por Málaga

"Hasta que no terminó el cien por cien del recuento electoral no me relajé"

  • Dice haber rechazado propuestas para ocupar cargos de confianza porque quería probar en la actividad privada 

  • Subraya la necesidad de dar prioridad a una inversión productiva como el soterramiento del tren del puerto

Mario Cortés, diputado electo del PP por Málaga, antes de la entrevista. Mario Cortés, diputado electo del PP por Málaga, antes de la entrevista.

Mario Cortés, diputado electo del PP por Málaga, antes de la entrevista. / Javier Albiñana

Logra por fin los votos para llegar al Congreso tras quedarse fuera en la cita del pasado 28 de abril.

Tomé la decisión en su momento de dejar la vida municipal para intentar colaborar en el Congreso pero no pudo ser. Ahora, en esta segunda oportunidad, aunque ha sido por los pelos, en el minuto de descuento, con el 92% del escrutinio, representaré a Málaga. Un poco de respeto al reto, porque toda mi vida la he desarrollado en el ámbito local pero con mucha ilusión y responsabilidad, sobre todo en una etapa convulsa que le espera a España. Los diputados del PP vamos a ser clave para poner orden en este sinsentido que supone una repetición electoral para luego terminar así. Un gobierno con políticas extremistas como las de Podemos puede hacer mucho daño; sabe Dios cuánto podemos tardar en recuperar lo que puedan hacer. Anticipo que todas las medidas serán muy populistas y eso suele valer mucho dinero.

Señala que fue usted quien tomó la decisión de abandonar la labor municipal. ¿Fue eso o existió una especie de invitación de por medio?

Cuando se lo comuniqué al alcalde me dijo que contaba conmigo y que era un puntal importante en el equipo de gobierno. Le dije que entendía que había culminado una etapa; se reía cuando le dije que el plan de innovación para 2022 era una especie de legado. Tuve el apoyo de Elías Bendodo y de Teodoro García Egea, que estuvieron de acuerdo en que podía ser interesante que aportase mi experiencia en un campo que no es tan común entre los diputados.

¿Llegó a pensar en algún momento que no iba a ser elegido el 28A?

Cuando me comunican que iba en el tres creía que no era complicado sacarlo porque teníamos cuatro. Pero cuando se inicia la campaña y vas viendo a la gente y cuando alguna encuesta empieza a poner en cuestión el tres es cuando me temo que el tres era complejo. Fue un chasco, porque siempre quedaba la ilusión.

"Los diputados del PP vamos a ser clave para poner orden en este sinsentido que supone una repetición electoral para luego terminar así"

Hasta ese momento ¿cuántos años llevaba vinculado a la política institucional?

Desde el año 2003.

¿Y cómo reacciona alguien que lleva tanto tiempo ligado a esta actividad cuando ve que esa puerta se le cierra?

Soy de los que piensa que las cosas en la vida pasan por algo. Sabía que cuando uno cambiaba unas elecciones por otras asumía el riesgo. Con esa decisión sabía que arriesgaba más que si me quedaba en la lista de concejal. Cuando ocurrió eso me vino bien porque me replantee mi papel en la vida política y personal. Y la decisión fue no continuar en la vida pública y emprender un proyecto empresarial propio. Probarme a mí mismo si era capaz o no de desarrollar una vida profesional en el mundo privado y de manera casi totalmente individual, porque lo que hice fue hacerme autónomo y abrir una consultora.

¿Tuvo propuestas para incorporarse como cargo de confianza?

Sí, tuve la posibilidad de ir a la Junta, a la Diputación, al Ayuntamiento de Málaga y varios ayuntamientos de España.

¿Y por qué no aceptó?

Porque quería intentar dar el paso en la actividad privada.

Algunos pensarán que no le ha ido demasiado bien cuando decide aceptar de nuevo ir en la candidatura de PP.

No le negaré que cuando surgió la opción de repetir llevaba cinco meses fuera de todo esto, mi vida había cambiado mucho, ya había empezado y montado alguna cosa. Al principio no dije que sí, tampoco que no, solo dije que me lo iba a replantear. Al final tenía esa sensación de tener algo pendiente y de que creía que podía aportar algo en el Congreso. No me ha dado tiempo a ver si me iba bien o mal, pero sí me he demostrado que podía impulsar un proyecto profesional, algo que me da esa sensación de no tener que depender de la política.

"He notado cabreo; el voto de Vox es muy pasional y poco racional; me temía que tuviesen un volumen alto"

¿Como fue la noche electoral, qué sensaciones tenía al ver evolucionar el escrutinio?

Como podíamos ver a cuánto estábamos de conseguir el diputado o de que nos lo quitasen, vimos que la diferencia con Vox era poca. Veíamos los distritos y municipios donde siempre hay un voto más favorable al PP y cuando vimos que al 90% había sitios como Torremolinos o la zona Este de Málaga donde el escrutinio era bajo... A pesar de que cambió casi en el 92%, la tendencia se veía. Diré que hasta las 01:00, cuando terminó el 100% del recuento y quedamos en 822 votos no me relajé y he estado murando de reojo el voto en el extranjero.

Pensando en la legislatura de la que va a participar activamente, ¿qué proyecto querría que quedase desbloqueado?

Porque creo que puede crear riqueza y empleo y puede ser un revulsivo importante para la provincia, el soterramiento del tren del puerto y lo que supone el puerto seco de Antequera. Dar un empujón a todo lo relacionado con el transporte de mercancías. Y la inversión que se necesita no es tan grande, hablamos de unos 45 millones. Deben priorizarse este tipo de inversiones por encima de otras. Y todo el tema de estabilización de playas, la depuración de aguas. Un tema importante es el tema de los trasvases y garantizar suministro de agua es fundamental, porque hay municipios que tienen problemas serios. Tenemos una asignatura pendiente con este asunto.

¿Imaginaba tener que estar peleando su escaño con Vox?

Ya en la campaña de 28 de abril siempre dije que el voto a Vox provocaba que el PP perdiera un diputado en favor del PSOE y así ocurrió. Eso ahora con el pábulo que le ha dado el PSOE, la estrategia de potenciar lo de Franco y los disturbios de Cataluña era consciente de que el voto a Vox se iba a disparar, porque he notado cabreo. Es un voto muy pasional y poco racional. Me temía que tuviesen un volumen alto porque en las últimas elecciones ya pelearon el último escaño con Podemos. Lo que ha conseguido Vox es colocar a Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en el Gobierno. Creo que Vox es de corto recorrido, porque es un partid muy pasional pero que a la hora de plantear medidas reales, la sociedad no va a volver al modelo que propugna... Cuando llega la hora de propuestas muy simplistas a problemas complejos, como le pasó a Podemos, al final cae por su propio peso. La gente puede votar pasionalmente una voz, pero quiere algo más que discursos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios