Resultados Elecciones Andalucía

El PSOE y el PP pierden 200.000 votos en las dos últimas autonómicas en Málaga

  • Los socialistas son incapaces de sumar nuevos apoyos en ningún municipio de la provincia

  • El 74% de los apoyos perdidos por los populares el domingo se concentra en los grandes feudos del litoral

Papeletas de diferentes partidos, en un colegio electoral de Málaga capital. Papeletas de diferentes partidos, en un colegio electoral de Málaga capital.

Papeletas de diferentes partidos, en un colegio electoral de Málaga capital. / M. Báez

Aceptado el efecto sorpresa que deja tras de sí el escrutinio de los resultados en las urnas en la provincia de Málaga, con la aparición inesperada de Vox, el análisis de los datos estadísticos permite redundar en el nuevo desplome de los dos grandes partidos tradicionales, PSOE y PP. El derrame sufrido por ambas formaciones en la cita del domingo fue tal que en los poco más de tres años y medio transcurridos desde marzo de 2015 se han dejado por el camino 99.000 votos.

La hemorragia es mortal si se amplía el campo de visión a las regionales de 2012, cuando en el panorama político no aparecían actores como Ciudadanos, Podemos ni Vox. En aquella cita, populares y socialistas sumaron casi 496.000 sufragios, 201.000 más que en el momento presente. Es decir, que en un ciclo de dos mandatos las organizaciones tradicionales han sido incapaces de retener al 40% de los ciudadanos que le dieron su confianza en aquellas autonómicas.

Afectando por igual a los dos partidos, la herida es si cabe más pronunciada en el PP que en las últimas dos elecciones regionales ha perdido más de 132.000 avales, de ellos 48.000 en el último mandato. Por su parte, el PSOE se ha dejado en esos dos periodos 69.000 votos, 50.500 en este último intervalo. El valor simbólico de esta deserción de votantes es elevado si se parte de la premisa de que los socialistas concurrían a esos comicios desde una posición de gobierno.

Los populares se dejan desde marzo de 2012 unos 132.000 avales; los socialistas, algo más de 69.000

De acuerdo con esta realidad númerica, se confirma que mientras el PP parece haber contenido la fuga, especialmente grave con la aparición de Ciudadanos en 2015, los socialistas no han sabido hacer frente a una dinámica de desgaste.

De hecho, la lectura en detalle pone de relieve que el PSOE ha sido incacapaz de ganar votos en alguno de los municipios malagueños. En todos, a excepción de aquellos en los que por primera vez se ha votado para unas autonómicas, cae en apoyos respecto a 2015, siendo especialmente relevante la rémora en Málaga capital, con 12.083 sufragios perdidos (localidad donde logra ser la fuerza más votada); Marbella, con 3.558 menos, y Vélez-Málaga, con 3.383 menos. A estas localidades costeras hay que agregar casos destacados en el interior como Antequera, con 2.142 votos menos; Ronda, con 2.082 menos, y Cártama, con 1.228 menos.

Varios ciudadanos en el momento en que ejercen su derecho al voto. Varios ciudadanos en el momento en que ejercen su derecho al voto.

Varios ciudadanos en el momento en que ejercen su derecho al voto. / M. Báez

Por el contrario, los populares, de manera eso sí testimonial, crecen en votos en doce localidades, todas de escaso tamaño (Alozaina, Árchez, Canillas de Albaida, Casarabonela, Gaucín, Genalguacil, Júzcar, Moclinejo, Montejaque, Pizarra, Sedella y Yunquera), como demuestra que los votos añadidos son apenas 394. Su gran pérdida, como ya ocurriera en 2015, se localiza en los grandes municipios, algunos feudos tradicionales.

En la capital de la Costa del Sol obtiene 21.077 votos menos, pasando a ser la tercera fuerza tras el PSOE y su adversario ideológico, Ciudadanos. Pero es igualmente reseñable lo ocurrido en Marbella, con casi 5.000 votos menos; Vélez, con 2.500 menos; Torremolinos, con una reducción de 2.375 papeletas, o Estepona, con una caída de 2.200.

De los 48.567 ciudadanos que apoyaron a los populares en marzo de 2015 y que el pasado domingo optaron por votar a otro partido, el 74% (más de 36.000) se concentra en los principales municipios del litoral, tradicionalmente más próximos electoralmente al PP.

Lo acontecido el domingo confirma que ni siquiera el gobernar en ciertos ayuntamientos garantiza un apoyo mayoritario en unos comicios como los regionales. Muestra de ello es que el PP no es capaz de hacerse con la victoria en ciudades como Málaga, Alhaurín de la Torre, Antequera y Rincón de la Victoria, donde tiene alcaldes.

Esta dinámica afecta por igual al PSOE, que no alcanza el mejor resultado en Vélez-Málaga, Benalmádena y en Torremolinos (municipio donde pasa a ser tercero). O a Ciudadanos, que tampoco lo hace en Mijas, donde se mantiene al frente del Ejecutivo junto a los socialistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios