Elecciones Generales

El PSOE vence en Málaga y Ciudadanos supera al PP y ya es la segunda fuerza

  • Los populares, los grandes derrotados en la provincia, con 112.000 votos menos

  • Los socialistas ganan 49.000 apoyos y logran cuatro diputados 

  • Vox tendrá un representante en el Congreso

Dani Pérez, esta noche, en la sede del PSOE. Dani Pérez, esta noche, en la sede del PSOE.

Dani Pérez, esta noche, en la sede del PSOE. / Marilú Báez (Málaga)

El tirón de Pedro Sánchez en las elecciones generales a nivel nacional ha arrastrado y de qué manera al PSOE malagueño. Si hace poco menos de tres años, en las anteriores elecciones generales, apenas pudieron aguantar ante la amenaza de Podemos y la consolidación como alternativa de Ciudadanos, en esta ocasión los socialistas representan la cara en el nuevo mapa político surgido de las urnas. Mientras el partido del clavel, con Ignacio López a la cabeza, recupera aliento, alcanzando los 4 diputados nacionales (uno más que en junio de 2016), el Partido Popular es el gran derrotado, siendo superado incluso por Ciudadanos como nuevo exponente del ala conservadora.

Los números son inapelables. Los socialistas obtienen cerca de 250.965 votos (30,8%), con un crecimiento próximo a los 49.500 sufragios, buena parte de ellos de electores que en las anteriores generales se acercó a las posiciones de Unidas Podemos. El PP roza los 144.000, lo que supone un 17,7% del total, 16,6 puntos menos y 112.000 votos. Hay que remontarse a 1989 para encontrar un resultado peor para los intereses de la organización en la provincia, cuando apenas alcanzó los 99.352 sufragios, si bien en aquella ocasión esta cifra supuso el 19,4%. Ciudadanos le saca a los populares en la provincia del casi 14.500 votos, logrando más de 157.000 papeletas al Congreso.

El derrame de los populares es mayúsculo, como ya le ocurriera en las pasadas andaluzas, cuando perdió 48.000 apoyos, quedando especialmente justificado por lo ocurrido en Málaga ciudad, donde se deja en el camino cerca de 43.000 apoyos, un 16,8% menos. Más de 38 de cada 100 votos perdidos por los populares se localizaron en los colegios electorales de la ciudad. De tener cuatro de sus representantes en el Congreso, el PP malagueño pasa a tener dos (Pablo Montesinos y Carolina España).

El batacazo del PP en la capital tiene extensión en buena parte del cinturón costero, nicho esencial para la organización presidida en Málaga por Elías Bendodo. En municipios en los que en la actualidad gobierna, caso de Marbella y Rincón de la Victoria, la tendencia es similar, con una caída próxima al 50% en ambos puntos.

De la herida de los populares saca partido Ciudadanos y, en menor medida de lo que pudiera esperarse, Vox. El partido naranja consolida su posición en número de parlamentarios, 2, los mismos que ya obtuviera hace menos de tres años, pero arrebata el liderazgo simbólico del centro derecha que tradicionalmente ha correspondido al PP.

Vox se arranca con un aplauso en Málaga / C. G.

La irrupción de Vox queda algo menguada, en contraste al menos con el escenario que dibujaban las últimas encuestas. Un único escaño, para Patricia Rueda (directora del Museo del Automóvil de Málaga), obtiene la formación conservadora. El dato, en cualquier caso, no esconde el incuestionable crecimiento de estas siglas. Los casi 114.000 votos recogidos multiplican por 64 los que tuvo a mediados de 2016. Podemos e Izquierda Unida, que han vuelto a concurrir unidas, pierde nuevamente peso dentro del mapa provincial, a pesar de lo cual son capaces de mantener los dos parlamentarios que ya tenían.

En una lectura más personalizada, el escrutinio final supone un espaldarazo a la renovación del cabeza de cartel al frente de la candidatura socialista, con el sanchista Ignacio López como referente. Y en la misma medida, el votante ha castigado la apuesta de Pablo Casado de imponer en la provincia a Pablo Montesinos, ajeno a la realidad malagueña como número 1, por encima de Carolina España.

Mario Cortés, concejal de Seguridad de Málaga, en el PP, y Rubén Manso, en Vox, quedan fuera de los elegidos

La sangría de los populares tiene particular incidencia para la figura de Mario Cortés, concejal de Seguridad y Nuevas Tecnologías en Málaga capital y que había dado el salto a la lista al Congreso, renunciando incluso formar parte del equipo con el que Francisco de la Torre aspira nuevamente a mantenerse al frente de la Alcaldía el 26 de mayo.

Sí salva el tipo es Alberto Garzón, uno de los principales referentes nacionales de Unidas Podemos. La formación de izquierdas, que hace menos de tres años pareció aspirar a liderar el ala izquierda vuelve a fracasar en el intento. Y no solo eso, sigue sin ser capaz de mejorar sus resultados en Málaga. Tampoco tendrá acta en el Congreso Rubén Manso, número 2 de Vox por la provincia y responsable del programa económico nacional de la organización.

La radiografía es si cabe más favorable a los intereses del PSOE en el Senado, donde, con un 92,8% de los votos escrutados, dispondrá de tres representantes: Miguel Ángel Heredia, Estefanía Martín Palop y José Aurelio Aguilar Román. El otro senador corresponde al PP, con Ángeles Muñoz. Queda fuera de este reparto Joaquín Ramírez, también del PP.

Las elecciones generales en la provincia ha supuesto la participación de un 7% más de electores que en el año 2016, con más de un 72%. Los avances a lo largo del día ya hacían pronosticar que pese al gran día de sol y playa, el interés por votar en esta ocasión ha sido muy alto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios