Málaga

El PTA da el paso para ordenar su crecimiento a 25 años vista

  • Licita la redacción del plan parcial de un sector de 570.000 metros, cuyo desarrollo debe permitir llegar a los 50.000 empleados

Trabajadores en la tecnópolis. Trabajadores en la tecnópolis.

Trabajadores en la tecnópolis. / m. h.

El Parque Tecnológico de Andalucía (PTA) arranca el camino que deberá sentar las bases para ordenar su crecimiento a 25 años vista. Y lo hace licitando la redacción del Plan Parcial con el que diseñar su extensión sobre un sector de casi 570.000 metros cuadrados (SUS-CA 23), donde el planeamiento actual permite una edificabilidad máxima de 159.308 metros cuadrados. Este salto viene a dar continuidad a la última fase de desarrollo, que ya cuenta con los terrenos urbanizados y sobre los que se autoriza una edificabilidad de hasta 100.000 metros.

La suma de ambos elementos, como bien señala el director del PTA, Felipe Romera, completa la que será la extensión del polígono empresarial "para los próximo 25 años, con la previsión de que pueda llegar a albergar unos 50.000 trabajadores". Uno de los aspectos que se destacan en la ficha del Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) para los suelos a poner en carga es la reserva de un máximo del 15% del techo edificable completo para uso residencial. Tomando como referencia estos parámetros, la incorporación de sector a ordenar generaría una bolsa para unas 240 viviendas.

Al respecto, Romera aclara que la posibilidad de dotar de uso residencial al parque ya existe, estando previsto avanzar en esta línea. No obstante, apunta que en ningún caso serán de viviendas "con carácter especulativo", ya que tendrían que ser "residencias temporales"; pensadas para los trabajadores de las empresas y en formato de alquiler. Esta vía toma fuerza en los últimos meses ante las quejas de directivos de muchas firmas extranjeras asentadas en Málaga y con dificultades para encontrar viviendas en alquiler en la capital o en Alhaurín de la Torre para sus trabajadores. El plan especial permite al PTA habilitar dos parcelas en la actual tecnópolis y otras dos en la zona de la ampliación norte para uso residencial. Romera ya explicó a este diario el pasado mes de septiembre que se están haciendo estudios de mercado desde julio y hablando con posibles inversores.

De acuerdo con lo expuesto en el pliego de condiciones técnicas que rige esta contratación, el objetivo "prioritario" que se marca la tecnópolis mediante el desarrollo de estos suelos es el de "atender las demandas reales de la implantación de nuevas entidades que tienen encaje en las actividades de I+D+i propias del PTA". Los terrenos delimitados para la extensión del parque se encuentran localizados hacia el norte. Como elemento de partida, se incide en la necesidad de que el citado plan parcial contemple la delimitación de amplios espacios libres ajardinados, dotaciones comunitarias.

Asimismo, se apostilla que el destino de los nuevos equipamientos "deberá destinarse preferentemente para nuevos usos universitarios y centros de formación". Sobre ello, la ficha urbanística que marca este sector apunta que los espacios libres ocuparán al menos el 22% de la superficie total, teniendo que estar situados "preferentemente" en las márgenes del río Campanillas y del arroyo Pilones. Precisamente, una de las cuestiones que habrán de resolverse es el de la inundabilidad que pueda generar este último.

Los estudios que estén interesados en hacerse con este contrato deberán, según el pliego de condiciones que rige el procedimiento, describir la ordenación propuesta, señalando las ventajas de las soluciones elegidas por cada un de ellos frente a las posibles alternativas. Y de manera particular se pide que se anule la articulación interna de los componentes del sector y de éstos con los ámbitos colindantes. Asimismo, se insiste en estudiar los enlaces con el sistema general de comunicaciones previsto en el planeamiento general y la organización de la red viaria interior. También se reclama un estudio de movilidad y tráfico y una previsión de aparcamientos.

Las condiciones marcadas por el PTA para el encargo de este documento eleva el valor estimado a 200.000 euros (sin IVA), con un plazo de elaboración de unos ocho meses. Los cinco primeros para redactar los documentos que habrán de ser sometidos a aprobación inicial. Después, otros dos meses para, tras el periodo de información pública, redactar los documentos para su aprobación inicial. Y otros treinta días para dar forma al documento de aprobación definitiva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios