Violencia de género

Propina una paliza a su mujer con cáncer por llamarla “guapa” un amigo

  • Unos policías locales encontraron a la víctima sangrando por la boca y con varios golpes

  • La víctima explicó que era la segunda paliza que recibía en una semana pero no había denunciado por miedo

Varias jóvenes con el lazo violeta contra la violencia de género Varias jóvenes con el lazo violeta contra la violencia de género

Varias jóvenes con el lazo violeta contra la violencia de género / EFE

Las agresiones que sufría, presuntamente, a manos de su pareja, eran habituales, pero no se atrevía a denunciar por miedo a las represalias. La última paliza que recibió –solo una semana después de otra, según su testimonio– llevó a su marido a los calabozos. En esta ocasión, la víctima, una mujer con cáncer de útero, puso el caso en manos de la Policía Local de Málaga, que fue testigo de las lesiones que los golpes le habían ocasionado. Los agentes la encontraron sangrando por la boca. Ella les explicó que habían estado tomando copas en casa de unos amigos y que uno de estos le había dicho “que era muy guapa y que se expresaba muy bien”, lo que provocó los “celos” de su pareja. Ambos son extranjeros.

La agresión que motivó la actuación policial se produjo hace unas semanas, en torno a las 5 de la madrugada, en la zona de Palma-Palmilla. Un testigo alertaba en la Sala del 092 de que una pareja estaba discutiendo y que el hombre agredía y gritaba a la mujer. Cuando una dotación llegó hasta el lugar encontró a la víctima sentada en un bordillo llorando y a un individuo “muy alterado”, informaron fuentes policiales.

Según la versión de ella, el presunto autor “se había puesto celoso” y al salir de una casa en la que habían estado bebiendo comenzó a propinarle patadas en la cara y en la barriga. Tenía arañazos en el cuello, en el pecho y también había sufrido tirones de pelo.

Era, según la mujer, la segunda paliza en una semana pero no había denunciado por miedo

Hasta el lugar, dada la agresividad que presentaba el agresor, acudieron varias dotaciones de la Policía Local para apoyar a los agentes que ya estaban actuando. Los efectivos consiguieron controlar al hombre, “que estaba braceando, muy agitado, y vociferando”.

Sangraba por las patadas que recibió

Una de las patrullas trasladó a la mujer hasta el Hospital Materno Infantil, ya que ésta había explicado que sufría cáncer de útero y que, debido a las patadas que su marido le había propinado, estaba sangrando. Había transcurrido solo una semana desde la última paliza, en la que, según la víctima, un grupo de personas intervino para frenar la agresión. En esa ocasión, la mujer no acudió a un centro hospitalario y tampoco denunció “por miedo”.

Tras las pesquisas pertinentes, el hombre fue detenido por la Policía Local como presunto autor de un delito de violencia de género y lo trasladaron a dependencias policiales.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios