Proyecto reurbanización Alameda La nueva Alameda Principal, a retazos

  • Urbanismo espera tener para Semana Santa pavimentado el lateral sur, pero sólo entre San Lorenzo y Córdoba

  • Toda la obra en manos del Ayuntamiento se prevé para antes del 26-M

Trabajos de pavimentación en el lateral sur de la Alameda. Trabajos de pavimentación en el lateral sur de la Alameda.

Trabajos de pavimentación en el lateral sur de la Alameda. / Javier Albiñana

Comentarios 0

La terminación de la obra de reurbanización de la Alameda Principal, proyecto estrella del equipo de gobierno del PP en el presente mandato, ha acabado por convertirse en un puzzle de piezas cuyo encaje total no será posible hasta la parte final del año. La complejidad inicial de la operación de semipeatonalización impulsada por la Gerencia de Urbanismo se ha ido incrementando con el paso de las semanas ante el surgimiento de inconvenientes añadidos y la demora de la Junta de Andalucía en afrontar el cierre del lateral norte, afectado parcialmente por la construcción del Metro.

Tal es el desajuste de los calendarios originales que Urbanismo ya asume la imposibilidad cierta de tener completado el escenario de los ejes central y sur antes de Semana Santa. La aspiración actualizada en el seno del ente encabezado por el concejal Francisco Pomares apunta a que en el momento en que las cofradías inicien los recorridos procesionales el próximo 14 de abril lo que podrá visualizarse estará aún lejos de la estampa definitiva.

La nueva pavimentación prevista en la parte de la avenida más próxima al soho, que será completamente peatonal, con aceras de más de 20 metros de ancho, podrá pisarse entre las calles San Lorenzo (vía cercana a la Alameda de Colón) y el cruce con la calle Córdoba. Quedará para continuar tras Semana Santa (culminará el 21 de abril) los trabajos de cierre entre calle Córdoba y la Plaza de la Marina (esta sección quedará hormigonada pero sin la solería prevista), así como todo lo relacionado con la vegetación y actuación en los espacios existentes entre los ficus de la parte sur de la Alameda.

También pretenden desde el Consistorio que esté acabado el asfaltado de la parte central, incluyendo un total de cinco carriles (en la actualidad hay operativos dos por los que pasan los autobuses y taxis). Esta es la única sección de la futura Alameda que estará habilitada para el paso de tráfico rodado, con tres viales reservados al transporte público y otros dos al tráfico privado en sentido este-oeste.

La incidencia de la Semana Santa es elevada, dada la necesidad de que todo el escenario ahora en obras sea adecuado para absorber el masivo tránsito de personas coincidiendo con los recorridos procesionales por esta vía, que sigue siendo protagonista del nuevo recorrido oficial. Y ello obliga a levantar todo el vallado y a reponer en la medida de lo posible el espacio para evitar problemas de seguridad.

Con todo, las fuentes consultadas creen posible que superado la celebración cofrade, las dos partes de la actuación en manos del Ayuntamiento (eje central y sur) estén finalizadas y listas para ser abiertas antes de las elecciones municipales del próximo 26 de mayo. La continuidad de los comicios locales tras las cita de las generales del 28 de abril próximo impide la posible inauguración oficial de estos trabajos.

La hoja de ruta es si cabe más indefinida en el caso de la parte norte, cuya reurbanización fue asumida finalmente por la Junta de Andalucía. Ese compromiso obliga a la tramitación de un modificado en el proyecto contratado con la unión temporal de empresas (UTE) integrada por Acciona y Sando. Un procedimiento impulsado el pasado 21 de diciembre y que, por lo que se ve, sigue sin estar completado. Así al menos lo apuntaron desde la Consejería de Fomento. La variación se estima tenga un incremento en el presupuesto de la contrata de unos 400.000 euros.

Desde Fomento no aclaran cuándo está previsto que pueda estar resuelto este modificado y cuándo se espera que puedan arrancar los trabajos de pavimentación del lateral norte, punto en el que se interviene en la actualidad en la excavación del túnel del suburbano. La sombra del paso soterrado, en cualquier caso, se alarga desde el puente de Tetuán hasta la calle Puerta del Mar, mientras que la peatonalización de este ala se alargará hasta el cruce con la calle Larios.

Esta segunda sección de la operación de la Junta se ve condicionada por la necesidad de, con carácter previo, renovar las infraestructuras de saneamiento existentes en el subsuelo, actuación que Urbanismo pretende contratar a la empresa Verosa. Esta obra previa necesitará de 3 meses. Es decir, que todo apunta a que no será hasta mediados de junio o julio cuando esta fase de la intervención esté concluida.

No será hasta el momento en que está culminada esa intervención cuando realmente podrá fijarse un calendario cierto de cierre de la operación de transformación de la Alameda, la segunda en su historia. Con todo, no parece muy probable que tal hito sea una realidad antes de la parte final del presente ejercicio. Una estimación muy alejada del momento en que se puso sobre la mesa la actuación.

El proyecto de ejecución fue aprobado por la Gerencia de Urbanismo en agosto de 2017. La primera de las actuaciones, la correspondiente al eje central, no fueron adjudicadas hasta el 18 de abril de 2018, si bien la formalización del contrato data del 17 de mayo, fijándose seis meses de obras. En el caso de la obra del lado sur, tras ser adjudicada el 30 de julio del año pasado, el contrato fue formalizado el 26 de agosto, con otros seis meses de plazo. El valor de adjudicación de estas dos primeras fases, a expensas de sendos modificados en tramitación, fue de 7,6 millones de euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios