Infraestructuras

El Puerto de Málaga busca complementar su oferta logística con suelo fuera del recinto

  • Estudia disponer de una plataforma en Los Prados y/o Sánchez Blanca

  • Rubio aborda con De la Torre la coordinación de proyectos estratégicos como la ampliación de pescadería

Vista aérea de los suelos del puerto de Máñaga. Vista aérea de los suelos del puerto de Máñaga.

Vista aérea de los suelos del puerto de Máñaga. / Javier Albiñana

El Puerto de Málaga avanza en el diseño de las líneas estrategias de su desarrollo comercial para los próximos años. A la apuesta decidida de ampliar el muelle de pescadería, ganando del orden de 10 hectáreas más, se suma ahora la idea de disponer de una plataforma logística allende las fronteras del recinto portuario, manejándose Los Prados y/o Sánchez Blanca como posibles emplazamientos.

La puerta abierta a este desarrollo fue confirmada por el presidente de la Autoridad Portuaria, Carlos Rubio, quien incidió en el valor que esta operación tiene a medio y largo plazo para la actividad de la institución. De hecho, fue uno de los asuntos abordados en el encuentro que ayer mantuvo con el alcalde en funciones, Francisco de la Torre. Una cita a la que, a diferencia de lo ocurrido en otros episodios, no acudieron técnicos.

En ese cara a cara institucional, quedó sobre la mesa un amplio listado de cuestiones que afectan a las dos entidad, caso de la plataforma de San Andrés, donde De la Torre mantiene viva su idea de levantar el Auditorio de la Música; el complejo de oficinas de Muelle Heredia; la necesidad de avanzar en mejorar el acceso del tren, y la ordenación de unos suelos próximos al atraque de levante.

El presidente del Puerto admitió que la apuesta por extender más allá de la frontera del recinto la actividad está por el momento en estado embrionario, sin apuntar si quiera metros cuadrados necesarios o la fórmula jurídica que se emplearía. "Son alternativas que estamos estudiando; la idea es tener un espacio logístico complementario", indicó, que añadió que se trata de una iniciativa "en una fase conceptual, que está muy verde". Sí señaló que la posición del mandatario local es favorable a esta propuesta, elemento esencial, por cuanto la tramitación municipal será esencial en ese escenario futuro.

"Hemos estado viendo las líneas estratégicas para el futuro ante la necesidad de estar coordinados", precisó Rubio, que puso de relieve la apuesta de su institución por desvincular su actividad del tránsito de contenedores. "Nuestra apuesta pasa por fomentar y dedicar todos los esfuerzos a fomentar el desarrollo de la exportación e importación a través de nuestro puerto, que el movimiento mercantil sea con nuestro entorno económico, desvincularnos del tránsito de contenedores, fomentar mucho el tráfico con el norte de Marruecos y seguir apostando por el tráfico de cruceros, pero sin ir a crecimientos desmesurados", resumió.

En este escenario, resulta clave el cierre del muelle de pescadería y su ampliación, ganando con ello una superficie de unas 10 hectáreas. Para ello, el Puerto viene trabajando desde hace semanas en la búsqueda de los medios financieros y técnicos para poner en marcha la iniciativa. La inversión podría alcanzar los 20 millones de euros. Hasta hace pocos meses, la ejecución de esta ampliación se vinculaba en buena medida al deseo del regidor de disponer de la cesión de los terrenos de San Andrés, ahora ocupados por naves de mercancía, para la construcción del Auditorio.

Sobre el equipamiento cultural también hablaron los dos dirigentes. Un asunto que no es sencillo por la propia naturaleza del terreno, que desde hace años es bien patrimonial del Puerto, lo que le impide legalmente cederlo sin recibir algo a cambio. En cualquier caso, la posición Rubio es favorable a buscar fórmulas. "El alcalde tiene su proyecto estrella en el auditorio y hay que compaginarlo, es un proyecto prioritario para la ciudad, nosotros no vamos a ser un obstáculo, pero hay que ver cómo equilibramos nuestra actividad con esas necesidades", explicó, incidiendo en la necesidad de “prepararse para el escenario en el que el alcalde sea capaz de armar su proyecto".

El otro gran proyecto en el que hay acuerdo entre las dos partes es el complejo de oficinas dibujado en Muelle Heredia, con un techo edificable de unos 26.500 metros cuadrados. La pretensión del Puerto es activar el concurso para adjudicar la construcción y explotación del recinto antes de que finalice el año.

Para ello, se encuentra desde hace semanas ajustando los detalles del pliego de condiciones que regirá el procedimiento y en el que resulta clave la rebaja de las cargas que se harán pesar sobre el futuro adjudicatario. Una de las que será eliminada es la obligación de que ejecute dentro del plan global la sede de la Guardia Civil mientras que la sede de Aduanas sí tendrá que ser costeada por el futuro operador.

También abordaron de la necesidad de avanzar en la mejora de la integración del ferrocarril que sirve al puerto. "Hay que buscar soluciones imaginativas", dijo Rubio, quien recordó que el hecho de que una parte del recorrido del tren de mercancías coincida con la línea del Cercanías "limita mucho la operativa; nos deja solo espacios abiertos por la noche; a esto se suma que el ferrocarril es medio esencial para retirar camiones". El proyecto de soterramiento del tren es objeto de análisis desde hace años, sin que exista una previsión cierta por parte del Gobierno central de ir adelante con una obra que se calcula en unos 50 millones de euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios