Málaga

Roca afirma que pagó 1,5 millones en sobornos a Marisol Yagüe en dos años

  • El exasesor de urbanismo indica que también entregó 312.000 euros a Isabel García Marcos y 60.000 a otros concejales como Tomás Reñones o José Jaén · Argumenta que era para evitar el transfuguismo

Comentarios 1

Juan Antonio Roca entregó cerca de 1,5 millones de euros a Marisol Yagüe durante los poco más de dos años que fue alcaldesa de Marbella. Así al menos lo reconoció ayer el principal procesado del caso Malaya, a preguntas del fiscal Anticorrupción Juan Carlos López Caballero. Roca contó que desde el otoño de 2004 hasta su detención, en marzo de 2006, repartió sobres a los 14 concejales que gobernaban Marbella, aunque el sobre más abultado siempre era el de Yagüe. El objetivo era evitar que se fracturara el equipo de Marisol Yagüe, construido con una moción de censura que agrupó a concejales del GIL, del PSOE y del PA para desalojar a Julián Muñoz de la Alcaldía.

El acusado explicó ayer en el juicio por el caso Malaya que la idea de "gratificar" a los concejales en una suerte de fórmula "antitransfuguismo" la ideó Jesús Gil para aplacar a Carlos Fernández, el edil andalucista procesado en Malaya y huido de la Justicia desde marzo de 2006. Sin embargo, fue él quien propuso ampliar los pagos a los tres grupos que gobernaban. Se estableció un sistema por el que la alcaldesa cobraba el doble que los primeros tenientes de alcalde y, a partir de ahí, el modelo de retribuciones se reducía a un tercio a medida que bajaba el escalafón. No había cuantías concretas y periodicidad establecida de antemano. Roca pagaba cuando tenía dinero. Los sobres se preparaban en su cuartel general, las oficinas de Maras Asesores: dentro de cada uno la suma exacta que correspondía a cada concejal y en el exterior las iniciales del destinatario. Él se los entregaba a los portavoces de los grupos municipales y ellos se encargaban de distribuirlos entre los ediles.

El exasesor de urbanismo de Marbella relató que le dio a Marisol Yagüe cerca de 1,5 millones de euros, admitió que le entregó a la primera teniente de alcalde Isabel García Marcos los 312.000 euros que figuran en sus archivos intervenidos en Maras Asesores. Los ediles Tomás Reñones, José Jaén Polonio y Vicente Manciles, de acuerdo con Roca, recibieron otros 60.000 euros, José Luis Fernández Garrosa 36.000 euros, Rafael Calleja 210.000, aunque parte de esta cantidad fue un préstamo para comprar una casa, y Antonio Luque otros 24.000 euros.

El argumento de que estas sumas de dinero sólo buscaban mantener la unidad y cohesión del equipo de gobierno tiene su lógica defensiva. Con esta tesis Juan Antonio Roca admite haber pagado cohechos pero no para conseguir que alcaldesa o concejales firmaran ninguna licencia, acuerdo o convenio sospechoso o ilegal. La diferencia de hacerlo para que se mantuvieran unidos o para lograr favores reside en que en el primer caso se pena con multas de tres a seis meses de cárcel y, en el segundo, con hasta seis años de cárcel y sanciones que triplican el valor de la dádiva. Es decir, trata de minimizar las penas que pueda imponer el tribunal.

El dinero con el que sobornaba a los concejales, de acuerdo con la versión de Roca, procedía de aportaciones realizadas por los promotores de Marbella. La Fiscalía Anticorrupción entiende que en realidad los empresarios lo que pagaban eran cohechos para conseguir beneficios urbanísticos. El acusado, en cambio, hace días que se desgañita asegurando que los promotores le pagaban porque tenían negocios con ellos o les cobraba honorarios, siempre sin factura, por mediar en la compraventa de suelos prestarles asesoramiento profesional. En todo caso era dinero de su bolsillo que él según dice, pretendía que Gil le devolviera pero que Gil nunca le devolvió.

Además de pagar generosas dádivas, Roca operaba como banquero del equipo de gobierno. Declaró también que Yagüe acudió a él porque necesitaba más de 400.000 euros en B para comprar un piso en Madrid, aunque luego la operación no se formalizó. Después le llamó desde Barcelona para que le adelantara 9.715 euros para pagar a su cirujano plástico. Él además se ocupó de prestar dinero para comprar su casa a Rafael Calleja, le pidió a Ávila Rojas que "cuidara" a Tomás Reñones cuando se disponía a comprarle una casa y le compensaba a Rafael González el sueldo que le había embargado el Tribunal de Cuentas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios