Málaga

El SAS estudia promover incentivos para atraer y retener a los médicos

  • Los gestores del Servicio Andaluz de Salud afrontan desde hace años en Andalucía la escasez de efectivos y estudian medidas para las zonas y puestos con mayor dificultad

Un médico en un pasillo de un centro de salud. Un médico en un pasillo de un centro de salud.

Un médico en un pasillo de un centro de salud. / jose ángel garcía

La Consejería de Salud estudia medidas para atraer y retener a los especialistas en los puestos y zonas sanitarias que presentan mayor dificultad a la hora de encontrar candidatos. Las áreas más alejadas de las capitales y determinados puestos en los hospitales, especialmente en los comarcales, son las más afectados por el déficit de médicos. "Contamos con 200 facultativos menos, que en 2011, en la Atención Primaria en Andalucía", explica Celia Gómez, directora general de profesionales en el Servicio Andaluz de Salud (SAS). En el área hospitalaria, sin embargo, el SAS cuenta con 300 especialistas más respecto a 2011.

"La pirámide poblacional de los médicos de Atención Primaria tiene forma de T, mientras que en los hospitales forma un rectángulo", asevera Gómez. La oleada de jubilaciones de médicos de familia en el SAS, que ya ha comenzado, se acentuará durante la próxima década. La media de edad en esta plantilla del SAS supera los cincuenta años. "Son los profesionales que se incorporaron en los años 80 durante la reforma de la Atención Primaria", recuerda la secretaria general de profesionales en el SAS. El recambio generacional se producirá tras unos años marcados por la reducción en la oferta de las plazas MIR, si bien en las tres últimas anualidades ha comenzado una senda de recuperación. Este año 2018 se han ofertado 81 plazas MIR más que en 2017 para Andalucía. Los gestores andaluces esperan recuperar en 2020 las plazas en formación en todas las especialidades de la salud que se ofertaron en 2010 para la comunidad autónoma.

"Ante el gran problema del envejecimiento llevamos muchos años trabajando en medidas para paliar las necesidades de especialistas. Es un problema nacional, que afecta más a otras comunidades", añade Rafael Solana, secretario de Investigación, Desarrollo e Innovación en el SAS.

Las dificultades obligan a una reordenación de la oferta MIR y al diseño de incentivos para los profesionales. "Estamos negociando incentivos en la mesa sectorial. Ya existen algunos, como el aumento de un porcentaje en las retribuciones de las guardias en zonas de especial aislamiento y en lugares de transformación social. Ahora analizamos, además de la retribución, otros incentivos para impedir la ruptura profesional en zonas más alejadas", asevera Gómez. "Que el hecho de ocupar un puesto en un lugar alejado no sea un impedimento para investigar o para mantener el contacto con compañeros; y que el puesto resulte atractivo", añade Teresa Molina, directora general de Investigación, Gestión y Conocimiento en el SAS.

Otra fórmula son las convocatorias anuales de ofertas públicas de empleo (la próxima comenzará en junio) y los concursos de traslado. "El hecho de que la movilidad aumente mediante concursos de traslado abiertos y permanentes, cada año es otro incentivo", asevera la secretaria de personal. En el marco del Sistema Nacional de Salud, los concursos de traslado se vienen celebrando cada diez años. Los responsables del SAS también abogan por intensificar la formación en las áreas más deficitarias de candidatos, con más presencia de la Atención Primaria en las asignaturas y plazas de profesores para médicos de familia. También apuestan por la rotación de los pediatras en formación en los centros de salud. "Los pediatras, cuando terminan, quieren puestos en los hospitales y esto se debe en gran medida a su formación", concluye Celia Gómez.

Oftalmología es una especialidad que, hasta hace dos años, no ha registrado déficit. El presidente de la Sociedad Andaluza de Oftalmología, el doctor Ignacio Montero de Espinosa, advierte que "ya han comenzado los problemas que han llevado a los hospitales a contratar a médicos extranjeros, principalmente de Sudamérica, mientras que oftalmólogos nuestros con una formación espléndida se han tenido que ir". El origen de la carestía se localiza en la Facultad de Medicina. El doctor Montero de Espinosa advierte de "la pérdida de profesores con plaza". Otra especialidad, Reumatología, un área que atiende a pacientes con enfermedades con una elevada prevalencia, también requiere de mayor inversión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios