Málaga

SOS de las tiendas de souvenirs, que se unen para pedir ayudas

  • Crean una asociación a nivel nacional para defender al colectivo, cuyos negocios son grandes perjudicados por la caída de turistas derivada de la pandemia

  • Entre otras cosas, reivindican ser reconocidos como establecimientos turísticos

Propietarios de negocios de souvenir, concentrados este pasado martes en Málaga capital. Propietarios de negocios de souvenir, concentrados este pasado martes en Málaga capital.

Propietarios de negocios de souvenir, concentrados este pasado martes en Málaga capital. / M. H.

El colectivo de los souvenirs se encuentra con el agua al cuello. Después de diez meses sin apenas ingresos por la ausencia de turistas, el sector ha comenzado a movilizarse. A principios de esta semana algunos de ellos salieron a la calle en varias ciudades españolas, entre ellas Málaga, para visibilizar su situación y, como primer paso, han creado la Asociación Nacional de Negocios Turísticos SOS Souvenirs, registrada el 1 de diciembre y en la que se integran no solo las tiendas, sino también los distribuidores y fabricantes.

En primer lugar, según explica Ángel Gómez, uno de los impulsores de este movimiento en Málaga, uno de los problemas históricos que tienen es la falta de un epígrafe específico que reconozca a estos profesionales. Ahora, se encuentran englobados en el mismo que otros negocios como las ferreterías, las joyerías, las tiendas de regalos o las de menaje.

Gómez señala que esta situación les ha desprotegido en esta pandemia porque, además de tener problemas con los Ertes, no se han podido acoger a ninguna ayuda, ya que cuando han solicitado subvenciones la administración les han dicho que “no nos corresponde nada porque hemos podido abrir”.

En este sentido, reclaman indemnizaciones a las administraciones públicas por cese de facturación durante la crisis sanitaria del Covid-19 a causa de la caída del turismo y la ausencia de visitantes. La lucha contra el instrusismo y el top manta es otro de los objetivos.

Detrás de esta incipiente asociación está Sara Rodríguez, voluntaria de la misma e impulsora. Ella no se dedica al mundo del souvenir, pero empatizó con el gremio cuando en septiembre, en una mudanza, su nuevo casero, autónomo con varias de estas tiendas, le comentó su situación. “Lo vi tan afectado, y pensé que es la historia de muchas familias que ahora mismo ven que la falta de pan está cerca de sus hijos y eso asusta. Muchos están facturando entre 5 y 10 euros diarios”, relata. Así que abrió una página en Facebook para servir de altavoz y esta desembocó en la asociación.

La intención es llegar a todas las ciudades españolas. De momento, está en una fase inicial, aunque ya se han integrado empresas de Madrid, Barcelona, Toledo, Murcia y Valencia, además de Málaga. Si bien no tienen cifras del número de empresas de souvenirs ni su volumen de negocio, los impulsores defienden la importancia del mismo como parte del sector turístico. Así que, pensando en que son muchos, el objetivo es llegar a formar un movimiento “representativo y fuerte” para “hacer presión”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios