Málaga

Salado aboga por la unión de Málaga y Sevilla para crear el tercer eje económico del país

  • El presidente de la Diputación apuesta por dejar atrás los enfrentamientos para competir juntas

Salado, en la conferencia que ha ofrecido en un hotel de Sevilla.

Salado, en la conferencia que ha ofrecido en un hotel de Sevilla. / José María Vidal (EFE)

El presidente de la Diputación de Málaga, Francisco Salado (PP), ha abogado este jueves por que Málaga y Sevilla dejen atrás “los enfrentamientos” para poder competir juntas y convertirse así en el tercer gran eje económico de España, tras Madrid y Barcelona.

Salado ha manifestado que ambas son “más fuertes” si compiten juntas. Así lo ha dicho durante la conferencia 'La pujanza del sur, una oportunidad para el desarrollo de España', que ha ofrecido ante Civisur en Sevilla, acto en el que ha sido presentado por el presidente de la Diputación sevillana, el socialista Fernando Rodríguez Villalobos.

“Málaga y Sevilla comparten muchas cosas, pero sobre todo su vocación de liderazgo económico, político, social y cultural de Andalucía”, señaló Salado, que ha apostado por la competencia cooperativa o “coopetición”, que supone unir esfuerzos para obtener beneficios conjuntos.

Para ello, ha considerado que es necesario “abandonar la cultura del agravio y la comparación” y sustituirla por compartir las reivindicaciones, “no solo” la de la Junta de tener una financiación “justa y acorde” a la población andaluza, sino también de proyectos pendientes en ambas provincias.

En concreto, se ha referido a la SE-40 en Sevilla, “parada desde hace demasiados años”, o al tren de la Costa del Sol, que implica que Marbella sea la única ciudad española de más de 100.000 habitantes sin conexión ferroviaria.

A su juicio, una de las claves para avanzar en la colaboración entre Sevilla y Málaga es mejorar de forma notable las comunicaciones, como es el caso de la oferta ferroviaria que conecta las dos provincias, que es “lenta, rígida y corta” y que no terminará de solucionar el intercambiador del AVE en Almodóvar del Río.

Ha pedido no enterrar el proyecto de AVE directo entre Málaga y Sevilla que uniría ambas capitales en menos de una hora, y se ha referido además a la necesidad de avanzar en la autovía del Valle del Guadalhorce, que es de competencia autonómica, porque “sin la mejora de la movilidad –dijo– no podremos desarrollar todo el potencial de este eje”.

El presidente de la Diputación malagueña ha recordado que muchos de los avances económicos, sociales y culturales han sido facilitados por el aeropuerto de Málaga, un “enorme motor de conectividad global” que junto al AVE abren la puerta a la captación de inversiones y a impulsar el teletrabajo.

Salado, que también se ha referido al auge tecnológico iniciado en Málaga, pero con capacidad para trascender sus fronteras, ha destacado el margen de crecimiento que existe en los segmentos turístico y agroalimentario.

Tenemos la obligación, más que la oportunidad, de consolidar un crecimiento constante y una estabilidad que nos convierta, poco a poco, en el tercer gran eje económico de nuestro país, con Madrid y Barcelona”, ha afirmado. Para lograrlo, Salado ha pedido dejar atrás el “freno político que suponen los enfrentamientos y las rivalidades internas” y reclamar “con una misma voz” lo que corresponde a ambas provincias, un reto para el que está seguro de que Civisur será un “aliado”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios