Málaga

Salud prevé hospitales de campaña en Málaga, Marbella, Torremolinos, Vélez y Antequera si rebrota el coronavirus

  • Serían como el de Carranque, se sumarían a éste y a hoteles medicalizados

  • Añadirían 2.500 camas más, por lo que duplicarían la capacidad actual de los hospitales públicos

Palacio de Ferias y Congresos de Málaga. Palacio de Ferias y Congresos de Málaga.

Palacio de Ferias y Congresos de Málaga. / Javier Albiñana

Los datos indican que, por ahora, la pandemia está controlada. Pero las Administraciones sanitarias trabajan ya en el escenario de un potencial rebrote en otoño o invierno. El plan para la provincia de Málaga que tiene sobre la mesa el Ministerio de Sanidad –y al que ha tenido acceso este periódico– contempla cinco hospitales más como el auxiliar creado en Carranque, además de la medicalización de varios hoteles.

Según la previsión de ese documento presentado por la Junta de Andalucía, todos estos recursos aportarían alrededor de 2.500 camas “extras” que se añadirían a las 4.000 que suman las de los hospitales públicos –2.506– y privados –1.437– de la provincia. El puntal fundamental sería el Palacio de Ferias de la capital, que sumaría más camas incluso que el Clínico.

En resumen, este plan de contingencia duplicaría la capacidad de la red de la sanidad hospitalaria pública de Málaga, ya que equivale a sus camas actuales. Los nuevos hospitales de campaña se ubicarían el Palacio de Ferias de Málaga, el de Marbella, el de Torremolinos; en varios hoteles medicalizados y en pabellones deportivos de Vélez y Antequera. Las 2.500 camas extra que añadirían sería incluyendo a Carranque en su máxima capacidad prevista, que es para unos 400 pacientes.

Palacio de Congresos de Torremolinos. Palacio de Congresos de Torremolinos.

Palacio de Congresos de Torremolinos. / M. H.

El principal pilar del plan para el próximo otoño-invierno en la provincia sería el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga (Fycma), que aportaría un mínimo de 450 camas y un máximo de 700. Esta última cifra supone que sumaría más camas incluso que el Clínico, que tiene 614. En el Fycma, habría dos tipos de espacios asistenciales: unos para enfermos graves, pero que no precisen Cuidados Intensivos, y otros para pacientes de UCI.

Para los primeros, se crearían parcelas de 50 a 80 camas, con distancias de seguridad de dos a tres metros entre ellas. La previsión es que cada cama tenga tres tomas eléctricas, una de oxígeno y otra de vacío. Además, habría un puesto de enfermería por cada 50 camas. Éste incluiría un control, una toma de agua, un vestuario limpio y otro sucio, un área de limpieza, farmacia, almacén y zona de trabajo para facultativos. Los espacios para pacientes de UCI tendrían bloques de ocho camas, cada uno con su puesto de enfermería y se ubicarían al fondo del pabellón.

Además de las áreas de hospitalización y UCI, habría salas de médicos, duchas, baños (preferentemente fuera del pabellón), almacén, morgue (en una carpa climatizada), zonas de descanso para el personal sanitario y la farmacia general. A la Consejería de Salud y Familias le correspondería dotar al hospital de campaña de camas, sábanas, toallas, materiales médicos, equipos de protección (EPI), cuñas, fármacos y tratamiento de los residuos, tanto generales como biológicos, según el documento de la Junta que maneja el Ministerio.

El plan reconoce que el oxígeno –dado que estos pacientes tienen afección respiratoria– es vital. Por ello, plantea la necesidad de una buena acometida eléctrica. También apunta que debe actualizarse el plan de evacuación por si hubiera que evacuar tanto a los enfermos críticos como a los autónomos y el edificio en general como su zona medicalizada.

El Palacio de Ferias de Málaga aportaría un mínimo de 450 y un máximo de 700 camas

La transformación del Palacio de Ferias de Málaga tendría en cuenta la movilidad en el edificio, sus flujos, sus puertas de acceso, de descarga, los servicios de ambulancia, de catering, de mercancías y de gestión de residuos. El área de restauración se habilitaría en cocinas, cafetería y restaurante a la carta del pabellón 1. También habría lavandería.

El modelo que se seguiría siempre sería el de hospital auxiliar de Carranque, ya creado junto al Regional, por su proximidad. Y en la misma línea también que el del Palacio de Ferias de Madrid (Ifema). Como el de Carranque, podrían habilitarse en una semana. Estos recursos –según el plan de la Junta que obra en poder del Ministerio– permitirían hacer frente a la segura incidencia de casos de gripe, que siempre aumenta en la temporada otoño-invierno, y a la probable y temida segunda ola de la pandemia.

Palacio de Congresos de Marbella. Palacio de Congresos de Marbella.

Palacio de Congresos de Marbella. / M. H.

El consejero de Educación y Deporte de la Junta, Javier Imbroda, ya anunció hace más de una semana que el Gobierno andaluz mantendrá montado el hospital de campaña de Carranque hasta finales de febrero, para poder dar respuesta asistencial en caso de que se produzca un repunte del coronavirus. “Las condiciones que estamos viviendo exigen una previsión por un posible rebrote”, dijo entonces.

Pero además de este hospital a su plena capacidad –unas 400 camas, aunque ahora está montado con 165 de hospitalización y 10 de Cuidados Intensivos–, el plan de la Consejería de Salud y Familias contempla los otros cinco en los palacios de ferias, hoteles medicalizados y pabellones deportivos repartidos por toda la provincia.

El plan de contingencia de la Junta se justifica en que la crisis del coronavirus ya demostró la saturación en el pasado pico de la pandemia –de finales de marzo y principios de abril–, por lo que se hace necesario hospitales de campaña como los de Ifema o Carranque. De hecho, fue la creación contrarreloj de camas de planta y UCI en los propios hospitales públicos y el uso de centros privados lo que evitó que llegara a abrirse este hospital auxiliar. Pero estuvo a punto de necesitarse.

Los palacios de ferias de Marbella, Torremolinos; los pabellones deportivos de Antequera y la Axarquía, así como los hoteles medicalizados completarían esta infraestructura extraordinaria, a la vez que acercarían la asistencia a las respectivas comarcas.

La Administración andaluza ya publicó en un Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (Boja) de finales de marzo, coincidiendo con el pico de la pandemia en la región, un plan que contemplaba 2.506 camas de hospitales públicos, 1.437 de los privados, además de 3.406 de otros recursos no asistenciales que podían medicalizarse (Albergue de Costes de la Frontera con 176 camas, residencia de tiempo libre de Marbella con 776, Hospital Pascual con 180 y hoteles varios con 2.274).

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios