Málaga

Solidaridad en las venas aun en verano

  • Cada día se usan en Málaga unas 250 bolsas de sangre

  • Hay donantes que no fallan ni en época estival

Personal sanitario preparando al donante para el proceso Personal sanitario preparando al donante para el proceso

Personal sanitario preparando al donante para el proceso / Javier Albiñana (Málaga)

Personas anónimas regalan un poco de sí mismas cada vez que donan sangre. Donan vida a los pacientes que la necesitan y lo hacen sin buscar nada a cambio, solo ayudar. Solidaridad y altruismo son las palabras que mejor definen a los donantes que acuden al Centro de Transfusión sanguínea de Málaga (CRTS). Salvador, José Antonio, Francisco, José Manuel, Silvia, Pilar y Ana son algunos de sus nombres. Sin personas como ellas, muchos enfermos no podrían tratarse ni incluso sobrevivir.

Salvador, de 59 años, asiste al centro de forma habitual y recuerda la primera vez que donó con apenas 18: “Un día, cuando estudiaba, llegó un autobús de donar sangre al colegio y dijeron que si queríamos hacerlo; yo no dudé”. Como él, Pilar y Ana, madre e hija respectivamente, donan desde la mayoría de edad: “Al día siguiente de cumplirlos fui a donar”, explicó Pilar, que ahora tiene 61. Para ella, donar sangre “es una obligación”. Este sentido del deber también corre por las venas de su hija Ana, a quien le gusta ayudar de cualquier forma y anima a la gente a donar: “No supone ningún esfuerzo”, aseguró.

A pesar de que a los donantes “fieles” no les importa la estación del año, el estado de las reservas de sangre se complica en verano. “La situación es un poco crítica porque además de todo el consumo diario que tenemos, también nos encontramos que la población en Málaga casi se duplica en verano”, explicó Emilio Alonso Martínez, facultativo del CRTS. Además, añadió que a esto hay que sumarle una mayor demanda como consecuencia del aumento de los accidentes de tráfico que se producen en estas fechas.

Precisamente el gran número de accidentes fue lo que impulsó a José Antonio a donar por primera vez: “Cuando iba en coche casi siempre había algún accidente. Veía en los medios de comunicación que faltaba sangre y no me lo pensé: que cuenten conmigo”. Desde que tomó esa decisión ha hecho unas 40 donaciones.

La reserva necesaria estimada para prevenir cualquier tipo de urgencia es de 1.000 bolsas: “La última referencia actual es que tenemos 745 en la reserva”, informó Alonso Martínez. Mientras, el gasto diario en la provincia malagueña es de aproximadamente 250 bolsas, por lo que “es imposible hacer una planificación a dos meses”, se lamentó. Otro de los problemas, explicó, es la reserva de plaquetas : “Las podemos utilizar solo durante cinco días desde que las sacamos, por lo que las tenemos que renovar constantemente”.

Mano de una persona mientras dona sangre Mano de una persona mientras dona sangre

Mano de una persona mientras dona sangre / Javier Albiñana (Málaga)

Como respuesta a la necesidad de sangre, el CRTS ha lanzado en la provincia una nueva campaña especial para el verano. Con ella, pretenden atraer a más personas solidarias como José Manuel. “Cuando veo campañas de información porque falta sangre acudo sin falta”, señaló el malagueño, que dona desde hace más de 20 años.

Otra de las campañas que se han lanzado con fuerza es la donación de plasma: “Es un componente muy necesario para los trasplantes. Además, se puede donar 25 veces al año, no como la sangre: los hombres pueden donar cuatro veces al año y las mujeres tres”, señaló el facultativo. Francisco, donante de sangre esporádico, donó plasma este viernes : “Esta vez estoy donando plasma, es la primera vez que lo hago, al parecer es muy importante”.

El médico también quiso hacer un llamamiento a la participación de los más jóvenes: “Necesitamos un gran apoyo de la gente de 18 a 30 años para que se hagan solidarios y ayuden a una acción social que es fundamental para muchos enfermos”. Según el doctor, la población es muy longeva y los donantes fidelizados van llegando a los 65 años, edad de la jubilación de donantes. Silvia, de 31 años y también donante de médula, quiso lanzar el siguiente mensaje: “Si puedes ayudar y no te cuesta nada ¿por qué no hacerlo?”

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios