Málaga

Urbanismo quiere pavimentar el ala sur de la Alameda a mediados de este mes

  • Comienzan a poner bordillos en parte del eje central

  • Acabar antes de Semana Santa, casi imposible

Infografía de cómo quedará el lateral sur de la Alameda Infografía de cómo quedará el lateral sur de la Alameda

Infografía de cómo quedará el lateral sur de la Alameda

Al Ayuntamiento de Málaga se le echan encima los plazos para culminar parcialmente la remodelación de la Alameda Principal. Y por más optimista que se quiere ser en el seno de la Casona del Parque, la fotografía actual de lo realizado y, sobre todo, de lo que queda pendiente no invita a pensar que vaya a estar lista a finales de marzo o inicios de abril.

En el lento avance del proyecto ya se pueden ver los primeros bordillos colocados en el eje central, que delimitarán la franja de uso peatonal que protagonizará el ala sur del único espacio habilitado para el paso de vehículos. A estas labores se prevé que se sumen en la segunda semana del mes el arranque de la pavimentación del lateral sur. El plan que maneja Urbanismo es que la empresa adjudicataria de esta parte de la obra disponga dos equipos para ir desarrollando la urbanización en superficie. Conforme al estado en el que se encuentra la ejecución de esta sección de la nueva Alameda, parece factible pensar en que será justamente ésta la primera en estar acabada.

Muy por delante de la parte central. Aunque la actuación de Verosa tiene levantada la mayor parte de su superficie, que habrá de ser rellenada y habilitada como plataforma para varios carriles de tráfico, queda aún la intervención en el único carril ahora abierto al paso de autobuses y taxis y en la acera norte, dónde se encuentran los ficus. Por más que el propósito es el de acelerar la maquinaria para evitar el parón de unas tres semanas que supondría no terminar antes de Semana Santa, la realidad parece incontestable. Esta circunstancia hizo que semanas atrás los responsables de Urbanismo y de Verosa abriesen la puerta a redoblar los turnos de trabajo, con el objetivo de acortar los tiempos.

Los datos objetivos ponen de manifiesto que, al menos en el caso de la fase dos de la Alameda, el calendario está más que sobrepasado. Si se toma como referencia la fecha de firma del contrato, el 19 de mayo del año pasado, y que la oferta fijaba seis meses para la realización de la obra, la misma tendría que haber estado lista el pasado mes de noviembre.

No solo no ha sido posible cumplir esta previsión, sino que no es descartable que haya que irse al mes de mayo para que acabe. Una posibilidad que tiene una incidencia política clara, dado que dejaría al alcalde, Francisco de la Torre, sin poder inaugurar la que está siendo la gran obra del mandato. Aún más lejos en el tiempo se contempla la reurbanización del lateral norte, parcialmente afectado por las obras del Metro. A la incertidumbre que pesa sobre el momento en que la Junta cerrará en superficie esta parte de la avenida, se suma que la sección que se extiende entre Puerta del Mar y la calle Larios necesitará de la renovación de las infraestructuras subterráneas. Con todo, se cree que no estará completada hasta avanzado el verano o incluso más allá.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios