Urbanismo

La nueva Alameda de Málaga no estará acabada hasta avanzado el verano de 2019

  • La contratación de la renovación de los servicios entre Puerta del Mar y Larios y su ejecución podrían alargarse al menos siete meses

Trabajos de reurbanización del tramo central de la Alameda. Trabajos de reurbanización del tramo central de la Alameda.

Trabajos de reurbanización del tramo central de la Alameda. / S. Sánchez

Comentarios 1

La estampa definitiva de la nueva Alameda de Principal, con los laterales norte y sur cerrados al tráfico y reconvertidos en espacios peatonales, se hará esperar previsiblemente hasta avanzado el verano del año que viene. Si bien en el Ayuntamiento de Málaga siguen manteniendo para finales de marzo la terminación de los ejes central y sur, la culminación de la parte norte superará con creces el calendario previsto.

Y no solo por el retraso acumulado en la construcción del tramo del Metro entre el puente de Tetuán y Puerta del Mar o por la indefinición de la Junta de Andalucía en la reurbanización de esa parte de la avenida, sino por los tiempos que previsiblemente requerirá la contratación de la renovación de las infraestructuras soterradas entre Puerta del Mar y calle Larios, intervención asumida por el equipo de gobierno del PP dentro de las inversiones financieramente sostenibles.

Si bien la ejecución material de esta obra puede requerir unos tres meses, con un coste de casi un millón de euros, su tramitación podría alargarse no menos de cuatro o cinco meses desde que la Gerencia de Urbanismo tenga todos los parabienes para publicar la licitación. Los antecedentes de otros procedimientos administrativos invitan a pensar en ello.

A modo de ejemplo, dos de las actuaciones que justamente fueron impulsadas por la Gerencia de Urbanismo con las inversiones financieramente sostenibles del año pasado: la reurbanización de los aparcamientos en la calle Bernardo de la Torre, con un valor de 456.580 euros, y el segundo tramo de la calle Vélez-Málaga, con un precio de licitación algo superior al millón de euros. 

La obra de calle Vélez-Málaga fue licitada en febrero; no se adjudicó hasta agosto

El primero proyecto salió a concurso el 31 de enero de este año, pero no fue adjudicado hasta el 20 de julio. El segundo, fue publicado en el boletín oficial a principios de enero, aunque un error en el pliego provocó el retraso en el procedimiento a febrero. Desde esta última fecha tuvieron que transcurrir seis meses antes de que la mesa de contratación adjudicase su ejecución.

La terminación de la renovación de las instalaciones de saneamiento en este tramo de la Alameda es absolutamente indispensable para, posteriormente, acometer la peatonalización del espacio en superficie. Una tarea que se ignora, por el momento, si será acometida por la Consejería de Fomento, conforme a su compromiso original. Desde el pasado 20 de septiembre, cuando tuvo lugar un encuentro con el Ayuntamiento, la Junta viene analizando la viabilidad económica y jurídica para afrontar los trabajos de reurbanización entre Puerta del Mar y Larios conforme al proyecto aprobado.

Lo que es seguro es que la Junta sí va a desarrollar la reposición de la parte de la Alameda afectada por el tramo Guadalmedina-Atarazanas. Si bien se ignora cuándo se pondrá en marcha esta fase de la intervención, el plazo de terminación que se maneja en el seno de la Consejería de Fomento es mayo del año que viene.

El cumplimiento de esta previsión supondría un nuevo retraso de la fase de infraestructura. Una ampliación leve sobre la ya aprobada por la Junta a mediados de este año, cuando formalizó una segunda prórroga con las empresas adjudicatarias, Acciona y Sando, autorizando el alargamiento de los trabajos en 9,5 meses. Con ello, se sitúa la culminación en abril de 2019.

A diferencia de la primera prórroga acordada entre las dos partes, ésta última tiene incidencia en el coste, al elevarlo en 1.753.193 euros (algo más de 2,1 millones con IVA). Una cifra que viene a sumarse a los tres proyectos complementarios ya aprobados en los últimos años y que supusieron un aumento de casi 9,2 millones sobre 26,62 en los que fueron adjudicadas las obras. 

De acuerdo con estos números, la parte correspondiente solo a la infraestructura ferroviaria alcanza ya los 38 millones, cerca de 11 más de lo marcado en el contrato suscrito en 25 de marzo de 2015. Este día fue cuando echó a correr el calendario de desarrollo de esta pieza del ferrocarril urbano. El compromiso de la alianza empresarial era materializar el encargo en 28 meses, lo que hubiese llevado el calendario a julio de 2017.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios