Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Málaga

Vídeo de las inundaciones de 1989 en Málaga: 150 litros en una hora

  • Fausto Polvorinos, ex jefe de predicción del Centro Meteorológico, se quedó impresionado con lo que sucedió

  • En un mes cayó el 93% de la precipitación normal anual

Las inundaciones del 14 de noviembre de 1989, en vídeo / MARÍA T. BAUTISTA SÁNCHEZ | M. H.

Aquel día, martes, 14 de noviembre de 1989 la ciudad de Málaga amaneció recelosa por el mal tiempo y apenas bastaron unas horas para comprobar que la naturaleza la atacaría con toda su furia. Fue poco después del mediodía cuando todo se oscureció de repente y el encendido del alumbrado público hacía presagiar lo peor.

En poco más de una hora descargaron casi 150 litros por metro cuadrado, lo que sumió la capital de la Costa del Sol en el caos. Las imágenes de este vídeo, cedidas por María T. Bautista Sánchez, recogen el desolador panorama que dejó tras de sí la tromba de agua y granizo que provocó, además, la muerte de ocho personas.

Fausto Polvorinos, ex jefe de predicción del Centro Meteorológico de Málaga, se quedó impresionado con lo que ocurrió poco después de su llegada a Málaga. Ese mes de noviembre se recogieron 497 litros por metro cuadrado, el 93% de la precipitación normal anual, lo que lo convirtió en el más lluvioso de la serie (desde 1942).

Además de los ocho fallecidos, hubo 1.000 inmuebles afectados y daños materiales de unos 100.000 millones de pesetas, unos 601 millones de euros aunque treinta años atrás. En cuanto a la previsión, Polvorinos afirma que “se emitió un aviso meteorológico con la antelación que los medios de teledetección y de comunicación de hace 30 años permitían”.

Pero destaca que “tratándose de tormentas era y es muy difícil determinar el lugar exacto en el cual van a producirse las precipitaciones torrenciales”. Es, y pone un ejemplo, “como una pelota que rebota sucesivamente sobre las paredes de una habitación, cuando hay tormentas el aviso nos indicaría la zona aproximada en la cual va a botar la pelota pero no el lugar exacto”, afirma.

De hecho, mientras que en el aeropuerto de Málaga se recogieron 138 litros por metro cuadrado en 12 horas ese día, en el centro la precipitación fue de 62 litros, cantidad que se reunió en solo una hora a pocos kilómetros de distancia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios