Málaga

El abogado del dueño de la finca en la que murió Julen: “Hay un investigado, no un cabeza de turco”

  • David declara “tranquilo” ante la jueza, en un “intenso interrogatorio”, que no vio caer a Julen y que antes advirtió del riesgo de lesionarse en el pozo que él tapó con hormigón

El dueño de la finca, David Serrano El dueño de la finca, David Serrano

El dueño de la finca, David Serrano / Javier Albiñana

La representación jurídica de David Serrano, el dueño de la finca en la que murió el pequeño Julen, quiso ayer aprovechar la comparecencia ante los medios de comunicación tras su declaración ante la jueza para pedir “comprensión” para todas las partes afectadas, entre ellas su patrocinado, que sigue “conmocionado” por la desgracia. Juan Martínez, uno de los letrados, tomó la palabra tras la intervención de otro miembro del bufete para recalcar que en el caso “hay un investigado –el responsable de la parcela– por un presunto delito –de homicidio imprudente– y no un culpable ni un cabeza de turco, menos aún un chivo expiatorio”. “Dejemos que actúe la Justicia”, apostilló.

Aunque reconoció lo “respetuosa” que está siendo la prensa con David, el abogado denunció los comentarios vertidos en las redes sociales “que rayan el odio”. Algunos de ellos, precisó, lanzados por “gente incluso cercana a él que le acusa de asesinato”, lo que tienen previsto poner “en conocimiento de las autoridades”.

El dueño de la finca declaró durante hora y media en un “intenso interrogatorio” que la jueza centró en conocer cómo se produjo la caída de Julen en la prospección de más de 100 metros. Lo hizo “tranquilo”, en palabras del letrado, ya que a él le ponen “nervioso los periodistas y no los juzgados”. “Él estaba de espalda, cortando leña con una motosierra para hacer fuego. Los niños estaban retirados. Escuchó gritos de angustia. No lo vio caer”, relató su asesor legal, quien destacó que “ha dicho la verdad sin contradicciones”.

Relató que no vio caer a Julen ya que estaba de espaldas cortando leña para el fuego

Ahora, matizó, “queda la duda de cómo fue la caída”. “No sabemos si se movió o si perdió el equilibrio, pero es temprano en la instrucción para conocer este aspecto”, detalló, mientras que también recordó que había colocado dos bloques de hormigón.

El responsable de la parcela mantiene que advirtió a sus invitados del riesgo que existía con el pozo, pero siempre pensando en que pudieran lesionarse y nunca que un niño pudiera precipitarse por ese orificio, de 21 centímetros de diámetro.

El pozo por el que se precipitó Julen El pozo por el que se precipitó Julen

El pozo por el que se precipitó Julen

David Serrano, que ayer estaba citado a las 11:00 para declarar en la Ciudad de la Justicia, llegó unos 15 minutos antes acompañado de su equipo jurídico. Ante decenas de periodistas que se agolpaban a las puertas se limitó a decir que su intención era reafirmarse en lo que ya explicó a la Guardia Civil y manifestó que se sentía “abatido”.

El abogado remachó que su cliente es “completamente inocente del delito que se le imputa” y que “así se irá demostrando con pruebas documentales y testificales”. Los asesores cuentan con una serie de “informes bastante cotejados cuyo contenido se irá desglosando a la par que se va tomando declaración a los testigos”. Asimismo, incidió en que Julen cayó por un “pozo irregular e ilegal”, lo que “dio lugar al desafortunado óbito”.

"Es un señor completamente ignorante que se encomendó al pocero”

Los letrados “han concluido” que el pozo “no estaba tapado” y para ello argumentan que “cuando el sondista acaba el trabajo” queda una “montaña de tierra alrededor”. “Tenía 30 y tantos metros tapados. Es la tierra que se había caído cuando se movió el volcán de tierra con la máquina. Por lo tanto, no podía estar tapado”, indicó.

Sobre esa obra, insistió en que se realizó una zanja “para hacer un muro de contención y no una casa”. A este respecto, el letrado volvió a señalar al empresario que se encargó del pozo, Antonio Sánchez. “Tenía que haberle entregado la documentación. Se puso en manos del profesional para que lo gestionara todo”, explicó el abogado Antonio Flores. Su compañero de despacho había añadido antes que David es “un señor completamente ignorante, que carece de estudios y que se encomendó al profesional, al que le dijo que lo ignoraba todo”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios