Sanidad

El Ayuntamiento de Málaga compra 30.000 test de antígenos para clientes de restaurantes u hoteles

  • El ciudadano que realice una reserva podrá hacerse una prueba para el Covid-19 por un precio simbólico de dos euros, cuando su coste habitual es de unos 55 euros

Una camarera atiende a dos clientas en un establecimiento del Centro de Málaga. Una camarera atiende a dos clientas en un establecimiento del Centro de Málaga.

Una camarera atiende a dos clientas en un establecimiento del Centro de Málaga. / Javier Albiñana

Los clientes de restaurantes u hoteles malagueños, entre otros sectores dentro del área de servicios, podrán hacerse test de antígenos para saber si tienen o no el Covid-19 a un precio simbólico de dos euros, cuando esa prueba tiene un coste habitual en los centros sanitarios de entre 50 y 60 euros. Este es el acuerdo que firmarán este viernes el Ayuntamiento de Málaga, la patronal hostelera Mahos y la Asociación de clínicas privadas de la provincia que se enmarca dentro del proyecto piloto lanzado por el Consistorio para que Málaga capital pueda ser considerada un destino seguro ante el coronavirus.

Según se recoge en las bases reguladoras, a las que ha tenido acceso este diario, el Ayuntamiento de Málaga, a través de Promálaga, comprará 30.000 kits de test rápidos de antígenos y se los facilitarán a las clínicas privadas que se adhieran al acuerdo. Las clínicas y hospitales, por su parte, se comprometen a poner el personal y las instalaciones necesarias para hacer esas pruebas.

El objetivo es dar una imagen de seguridad, de forma que el cliente de un restaurante o de un hotel sepa si está libre del virus y que el resto de personas que estén en ese establecimiento tampoco padezcan la enfermedad, aunque lógicamente la realización de esta prueba es voluntaria.

El convenio se firma hoy y es un acuerdo marco para que se suscriba el mayor número posible de hospitales y clínicas privadas. Cuando esté operativo, la persona que haga una reserva en un restaurante o en un hotel tendrá derecho a hacerse ese test previa inscripción de la solicitud en un formulario web con un código facilitado por las empresas beneficiarias. El cliente ni siquiera pagará nada ya que, según afirman las bases reguladoras, “Promálaga se compromete a aportar al programa la cantidad total máxima de 60.000 euros, una cantidad que será repartida entre los servicios médicos que se adhieran al convenio en función del número de test que realicen y de manera proporcional a las cantidades máximas de test e importe estipulados”. Esos 60.000 euros, según las fuentes consultadas, corresponden a los 30.000 test multiplicado por dos euros cada uno.

Además de los clientes también pueden hacerse las pruebas los empleados de los establecimientos, creando así un entorno libre de coronavirus que dé confianza tanto al propietario del establecimiento como al consumidor y permita relanzar a una parte fundamental de la economía malagueña que está en sus horas más bajas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios