marítimas
  • Significados por diversas causas, estos son algunos de los buques que más han despuntado en las aguas malacitanas durante los últimos años

Los 10 barcos más destacados en la última década en el puerto de Málaga

‘Costa Concordia’. Realizó su última escala malagueña el 23 de marzo de 2011, 296 días antes de su pérdida total. ‘Costa Concordia’. Realizó su última escala malagueña el 23 de marzo de 2011, 296 días antes de su pérdida total.

‘Costa Concordia’. Realizó su última escala malagueña el 23 de marzo de 2011, 296 días antes de su pérdida total.

Juan Carlos Cilveti

Escrito por

Juan Carlos Cilveti

El miércoles 23 de marzo de 2011 llegó al puerto de Málaga el buque de crucero Costa Concordia. Procedente de Funchal, aquel atraque que debía haberse cumplimentado a las siete de la mañana finalmente se ejecutó a las 12:00. Un problema electrónico fue el causante de aquel retraso del barco de Costa Cruceros. Amarrado en el muelle de levante, a las 21:30 ya reparado, el Concordia siguió viaje con destino a Civitavecchia. Tras aquella escala, la número trece desde su primera visita en julio de 2006, este buque nunca más regresó a Málaga.

Meses después de su última visita malagueña, en concreto del 13 de enero de 2012, el Costa Concordia encallaba en las aguas italiana de la Isla del Giglio; un accidente que supuso su hundimiento parcial y el final de la biografía de este barco de 290 metros de eslora.

Aquel incidente que conmovió al mundo y que se saldó con 32 fallecidos, hizo entrar en la historia a este buque de crucero; un barco que de no haber sido por este trágico accidente no habría destacado, formando parte de los muchos y muy diferentes buques de turistas que han navegado en el mercado crucerístico.

Atendiendo al hecho de aquella visita malagueña del Costa Concordia 296 días antes de su tragedia, tal vez sería bueno recordar algunos de los más destacados barcos que han pasado por Málaga en la última década; unos buques que ya estuvieron puntualmente presentes en la página Marítimas de Málaga Hoy y que ahora regresan a este diario debido a la significación que tuvieron en las aguas malacitanas en su momento.

Patrullero ‘Tagomago’. Se posicionó en el puerto el 26 de junio de 2012. Desde entonces realiza misiones de vigilancia en el mar de Alborán. Patrullero ‘Tagomago’. Se posicionó en el puerto el 26 de junio de 2012. Desde entonces realiza misiones de vigilancia en el mar de Alborán.

Patrullero ‘Tagomago’. Se posicionó en el puerto el 26 de junio de 2012. Desde entonces realiza misiones de vigilancia en el mar de Alborán. / Juan Carlos Cilveti

Relatada ya la última escala del Costa Concordia en 2011, el martes 26 de junio de 2012 entraba en el puerto de Málaga el patrullero de la Armada española Tagomago P-22. Procedente de Cádiz, este veterano botado en 1980 llegaba para establecer en el puerto malagueño su base de operaciones. Sustituyendo a su gemelo Izaro, el P-22 atracaba en el muelle número uno; un amarre que ha usado durante años y que ahora, debido a la concesión de la marina de megayates, lo ha relegado al espigón pesquero norte.

Manteniendo desde entonces su labor de control y vigilancia en las aguas del Alborán, este buque de 44 metros está significado por ser el único barco de la Armada que ha sufrido una acción con fuego real; un incidente que ocurría en septiembre de 1985 cuando era atacado en el banco sahariano por miembros del Frente Polisario. Tras aquel suceso y después de realizar infinidad de misiones, el Tagomago era posicionado en Málaga, y en su llegada a lo que sería su nueva casa, este patrullero, hizo sonar por su megafonía la canción Malagueña Salerosa. Un pequeño buque que cumpliendo su último destino aún se mantiene activo en las aguas malacitanas.

‘Atlantiss’. Fracasó en su proyecto de realizar paseos turísticos por la costa, fue desguazado en aguas malagueñas en 2013. ‘Atlantiss’. Fracasó en su proyecto de realizar paseos turísticos por la costa, fue desguazado en aguas malagueñas en 2013.

‘Atlantiss’. Fracasó en su proyecto de realizar paseos turísticos por la costa, fue desguazado en aguas malagueñas en 2013.

Justo casi un año después de la llegada del Tagomago, el puerto de Málaga vivió el desguace de un significativo barco; un buque que llegó cargado de todo tipo de irregularidades y muchas mentiras. Con la intención de realizar paseos turísticos por la Costa del Sol, en noviembre de 2007 el Atlantiss se posicionaba en Málaga. Vendiendo la falsa historia de haber sido un barco espía de la Alemania nazi, aunque la realidad es que desde su construcción en Cádiz en 1934 solo había operado como ferry entre Algeciras, Gibraltar, Ceuta y Tánger, además de realizar excursiones de pesca en Canarias, este buque de 40 metros jugó con el mal gusto de intentar publicitar algo que no se debía publicitar.

Redibujando las dos eses de su nombre para que se asemejaran a las de las SS y pintando unas calaveras en sus portalones, aquel barquito que fue abandonado por su armador y apenas tuvo éxito en sus navegaciones, en junio de 2013 comenzó a ser desguazado. Desmantelado a flote en el muelle número siete, la historia del Atlantiss finalizaba a mediados de agosto de 2013 cuando su casco, ya en tierra, era troceado para ser vendido como chatarra.

‘Repubblica di Roma’. Con la intención de ejecutar una gran reparación, finalmente aquel trabajo no se llevó a cabo. ‘Repubblica di Roma’. Con la intención de ejecutar una gran reparación, finalmente aquel trabajo no se llevó a cabo.

‘Repubblica di Roma’. Con la intención de ejecutar una gran reparación, finalmente aquel trabajo no se llevó a cabo. / Juan Carlos Cilveti

El sábado 17 de mayo de 2014, tras haber permanecido varios días fondeado en la bahía, el buque de carga rodada Repubblica Di Roma era posicionado en el muelle número nueve. Después de haber sufrido un importante incendio en las aguas togolesas de Lome (el incidente ocurría el 10 de abril), este buque de 216 metros adscrito al grupo naviero Grimaldi elegía Málaga para ejecutar una compleja reparación.

Liberado de los coches y camiones calcinados que llevaba a su bordo y reposicionado en el muelle número seis, técnicos de los astilleros de Mario López comenzaron a evaluar los daños y empezaron a acometer algunas primeras actuaciones a flote. Lo que podría haber sido la mayor reparación efectuada en las aguas malagueñas quedó truncada cuando las compañías aseguradoras del buque lo declararon siniestro total. Tras dos nuevos cambios de atraque y después de, manteniendo su nombre perder su registro italiano por el de Sierra Leona, el 6 de noviembre de 2014 este buque, remolcado por un remolcador de altura, dejaba las aguas malacitanas para ser desguazado en Turquía.

‘Allure of the Seas’. Avalado por la NASA, sus 361,5 metros lo convertían en el barco de turistas más grande del mundo. ‘Allure of the Seas’. Avalado por la NASA, sus 361,5 metros lo convertían en el barco de turistas más grande del mundo.

‘Allure of the Seas’. Avalado por la NASA, sus 361,5 metros lo convertían en el barco de turistas más grande del mundo. / Juan Carlos Cilveti

Precedido de una gran campaña publicitaria, el miércoles 29 de abril de 2015 atracaba en el muelle norte de la estación marítima de levante el Allure of the Seas. Avalado por la NASA que lo había medido, este barco de 361,5 metros llegaba a Málaga ostentando el título de ser el buque de crucero más grande construido hasta la fecha. Cargado de unos números espectaculares, el barco de Royal Caribbean cumplimentó una larga estancia de 12 horas; todo un evento crucerístico para celebrar su visita malagueña.

Y aunque el Allure cedió por unos centímetros su título de el más grande a manos de su gemelo Harmony of the Seas un año después, aquella primera escala constituyó un muy significativo hecho para el puerto de Málaga que, hasta la fecha, ha recibido a este buque en tres ocasiones, la última el pasado 11 de marzo de 2020 ya con la amenaza Covid sobrevolando a los barcos de turistas.

Portacontenedores ‘Al Zubara’. Con 400 metros de eslora es, a fecha de hoy, el mayor que ha operado en el puerto. Portacontenedores ‘Al Zubara’. Con 400 metros de eslora es, a fecha de hoy, el mayor que ha operado en el puerto.

Portacontenedores ‘Al Zubara’. Con 400 metros de eslora es, a fecha de hoy, el mayor que ha operado en el puerto. / Juan Carlos Cilveti

Participando también de grandes cifras, el 18 de enero de 2016 el muelle número nueve recibía al portacontenedores Al Zubara. Con 400 metros de eslora y capacidad para 19.870 contenedores, este buque construido en Corea del Sur, cumplimentando su viaje inaugural entre el puerto malasio de Port Klang y el inglés de Felixtowe, sufría un fuerte golpe de mar en aguas del Mediterráneo. Llegado de arribada para reestructurar algunos contenedores que se habían movido, la escala de este coloso constituye la entrada del buque más grande que hasta la fecha ha operado en la terminal malagueña de contenedores.

Petrolero ‘Minerva Pisces’. Llegado para descargar 10.000 toneladas de fuel, atracó en la terminal del muelle número nueve el 20 de julio de 2017. Petrolero ‘Minerva Pisces’. Llegado para descargar 10.000 toneladas de fuel, atracó en la terminal del muelle número nueve el 20 de julio de 2017.

Petrolero ‘Minerva Pisces’. Llegado para descargar 10.000 toneladas de fuel, atracó en la terminal del muelle número nueve el 20 de julio de 2017. / Juan Carlos Cilveti

En la ventosa tarde del 20 de julio de 2017, las aguas del puerto de Málaga recibían a otro gran barco. El petrolero de bandera maltesa Minerva Pisces llegaba para cumplimentar la descarga de 10.000 toneladas de fuel; un producto destinado a la terminal de carburantes situada en el muelle número nueve. Con 244 metros de eslora y 42 de manga, este buque que realizó su operativa en algo más de 24 horas, ha sido hasta el momento el petrolero de mayores dimensiones que ha atracado en las instalaciones de puerto malacitano; una estancia que recordó a aquellos otros grandes buques tanque que, fondeados en la bahía transvasaban crudo a tierra por medio una tubería submarina y que en diciembre de 2000 dejaron de operar.

‘Bigroll Bering’. Trajo al puerto malacitano tres grúas de contenedores. Procedente de Egipto este buque llegaba el 23 de junio de 2018. ‘Bigroll Bering’. Trajo al puerto malacitano tres grúas de contenedores. Procedente de Egipto este buque llegaba el 23 de junio de 2018.

‘Bigroll Bering’. Trajo al puerto malacitano tres grúas de contenedores. Procedente de Egipto este buque llegaba el 23 de junio de 2018. / Juan Carlos Cilveti

Procedente del puerto egipcio de Port Said, el 23 de junio de 2018 llegaba a aguas malacitanas el buque de cargas especiales holandés Bigroll Bering. Este barco semi sumergible traía a su bordo a tres grúas de contenedores que sustituían a las que operaron en la terminal malagueña entre los años 2004 y 2017. En lo que significaba ya su tercera visita malagueña (en sus anteriores escalas se llevó grúas y equipo de la terminal), este buque de 173 metros de eslora durante varios días mostró como las tres grúas llegadas desde Egipto eran posicionadas en tierra desde su plataforma de carga de 125 metros.

Super yate ‘Lady Moura’ . Durante sus tres días de estancia mostró las grandes letras de oro de 24 quilates que componían su nombre. Super yate ‘Lady Moura’ . Durante sus tres días de estancia mostró las grandes letras de oro de 24 quilates que componían su nombre.

Super yate ‘Lady Moura’ . Durante sus tres días de estancia mostró las grandes letras de oro de 24 quilates que componían su nombre. / Juan Carlos Cilveti

Y aunque en su atraque malacitano del 24 de junio de 2019 el Lady Moura ya no estaba incluido en las listas de los más caros, grandes o lujos super yates del mundo, el muelle número dos, el lugar donde amarró, fue testigo de las ostentosas letras de oro de 24 quilates que mostraban su nombre; la más significativa seña de identidad de este mega yate propiedad, por aquellos años, de un magnate saudí. Con 105 metros de eslora y teniendo a su bordo hasta un quirófano, este buque que realizó una escala de tres días, en la actualidad y tras sufrir algunas reformas, es propiedad de un multimillonario mexicano que ha pagado por él 125 millones de dólares.

Bulk carrier ‘Spring Glory’. Con 51.265 toneladas de registro bruto, fue una cifra de récord en las aguas malagueñas. Bulk carrier ‘Spring Glory’. Con 51.265 toneladas de registro bruto, fue una cifra de récord en las aguas malagueñas.

Bulk carrier ‘Spring Glory’. Con 51.265 toneladas de registro bruto, fue una cifra de récord en las aguas malagueñas. / Juan Carlos Cilveti

Procedente de La Coruña y con destino a Cartagena, el miércoles 3 de junio de 2020 atracaba en el muelle número siete el bulk carrier de bandera hongkonesa Spring Glory. Con la misión de descargar 14.500 toneladas de soja, este buque de 229 metros y 38 de manga, ostenta desde aquella llegada el récord de ser el granelero con un mayor registro bruto (51.265 toneladas) atracado en el puerto de Málaga en los últimos años.

Una lista, la de diez barcos llegados a Málaga en la última década en la que sin duda alguna cabrían otros muchos buques. Una variada nómina en la que, desde Málaga Hoy, hemos querido destacar algunos barcos que, por muchas y muy diferentes causas se han significado en las aguas malacitanas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios