Consejos para británicos vivendo en España Brexit: lo que sabemos y lo que no

  • La asociación costasoleña Brexpats in Spain prepara vídeos con recomendaciones para británicos residiendo en el país y para aclarar posibles desinformaciones

  • Lo más importante: Tener todos los papeles en regla antes del 30 de marzo

Turistas británicos en la terraza de un pub ingles en Benalmádena Turistas británicos en la terraza de un pub ingles en Benalmádena

Turistas británicos en la terraza de un pub ingles en Benalmádena / EFE/Jorge Zapata

"La incertidumbre es la única certidumbre". La presidenta de Brexpats in Spain, Anne Hernández, define así lo que se sabe que pasará el 29 de marzo, dos años después desde que el Gobierno de Reino Unido ejecutó el artículo 50 del Tratado de Lisboa para abandonar la Unión Europea, tras el resultado del referéndum sobre el brexit.

Esta asociación costasoleña, con base en Mijas, lleva intentando ayudar a los 240.785 británicos registrados legalmente en España desde su creación en agosto de 2016. A través de un grupo de Facebook, se resuelven las principales dudas sobre legislación (trabajo, pensiones, carnés de conducir, sanidad, etc.) y también se combate la desinformación.

"Estaba harta de gente diciendo 'España nos va a hacer que nos vayamos tras el brexit, tendremos que vender nuestra casa porque España me está haciendo volver al Reino Unido'. Dije que no, o que quizás no, porque no sabemos lo que va a pasar", declara Hernández.

El Gobierno británico mantiene en su página web varios boletines de noticias por correo electrónico que informan a quien le interese sobre las últimas actualizaciones de la situación del brexit. Uno de esos apartados, Living in Spain, está siendo de gran utilidad para los brexpats españoles (británicos viviendo en España), donde se detalla todo que se debe conocer antes de venir a vivir a España, ya sea por turismo, trabajo o jubilación.

Abriendo esta web se encuentra un mensaje de advertencia o información general ante la salida del Reino Unido de la Unión Europea: "mientras el Gobierno continua negociando la salida de la UE, deberías asegurarte de que estás correctamente registrado como un residente". Esta es la principal recomendación de la Embajada Británica en España, según la asociación.

"Desafortunadamente hay británicos que están viviendo fuera del radar, y necesitan la residencia, de apuntarse al padrón, de cambiar el carné de conducir... Este es el mensaje y ha sido siempre desde el primer día: ten todo el regla porque después del 30 de marzo no sabremos cuál será nuestra situación", declara Hernández, criticando también que las instituciones españolas también tiene parte de culpa porque no promocionan esta información. "Y si lo hace, no sabemos dónde buscar esa información o lo hace en español".

Para ir informando de todo, la asociación costasoleña ha preparado una serie de vídeos que irá publicando en su canal de Youtube. "Hemos identificado 13 preocupaciones, por lo que haremos 13 vídeos como mínimo, cada uno sobre un tema en particular", explica. De esta manera, se buscan nuevas vías para combatir la desinformación o el desinterés por los trámites ante el brexit. 

Uno de los grupos que más les preocupa que no le llegue la información correcta son los pensionistas, de los que apuntan que "si quieren ser ignorantes, pueden". Según describe, "se reúnen en su club inglés, con sus miembros británicos escuchándose unos a otros información que es errónea. Por ejemplo, un hombre que decía que quería construir una ampliación de un cuarto de baño y preguntaba si necesitaba una licencia para ello. La gente le decía que no, y que la multa que le impondrían iba a ser más barata que el permiso".

Residencia, sanidad y pensiones

Todos los ciudadanos de la Unión Europea e Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza pueden vivir hasta 90 días en cualquier país de la UE. A partir de este límite, se debe solicitar el certificado de registro, un documento que acredita el derecho a establecer su residencia en España si se está estudiando o trabajando en este país, o si dispone de recursos suficientes para no ser una carga para la asistencia social, aportando un seguro de enfermedad público o privado.

Según explica Brexpats in Spain, dependiendo de la edad los británicos necesitarán una prueba de ingresos en su cuenta corriente -en Andalucía está en torno a las 5.178 euros- y un seguro médico. Una vez que se jubilan en el Reino Unido, a los 65 años, pueden inscribirse en el S1, un sistema que recoge las contribuciones fiscales de los británicos en el extranjero y transfieren el coste de los beneficios de asistencia social en España. "El Reino Unido paga una cantidad anual por cada pensionista registrado en el S1 a España. Visiten o no el doctor, el acuerdo bilateral paga una cantidad porque han pagado sus contribuciones", explican.

La asociación hace hincapié en este asunto porque "hay mucha gente española que cree que recibimos la asistencia por nada, de manera gratuita, y no es así", indicando que el Gobierno británico paga en torno a los 3.300 euros al año, tanto si se usa el sistema como si no.

Permiso de conducir, mascotas y derecho al voto

Al tiempo que existen algunas cuestiones con cierta seguridad, los británicos también muestran su preocupación por otros temas de los que aún no se sabe nada de qué pasará a partir del 30 de marzo.

En el caso del carné de conducir, en la actualidad es posible usar la misma licencia británica en todo el territorio de la Unión (más Suiza, Liechtenstein, Noruega e Islandia) y, si se establece la residencia permanente en España, debe pedirse una cita con la oficina provincial de Tráfico y realizar un chequeo médico para renovar el permiso. "Cuando no estemos en la UE, España quizás diga que debas sacarte el carné. Nadie lo sabe y ese es el problema", afirma Hernández.

Para los viajes con mascotas ya se ha creado un apartado dentro de la web gubernamental que habla en términos del peor escenario posible: un brexit sin acuerdo. Para esta eventualidad, las instituciones británicas han listado un protocolo de vacunación y pruebas médicas que habría de realizarse unos cuatro meses antes del 29 de marzo de 2019.

El último de los temas que más preocupa y más deja a la "indeterminación" es el derecho al voto en el extranjero. La legislación británica no permite el voto en el Reino Unido a las personas que han vivido fuera de este país por más de 15 años. Esto ha provocado que un buen número de británicos que llevan más de este tiempo viviendo en el extranjero no hayan podido tener derecho a voto en el referéndum, unas 750.000 personas, según cifra Hernández.

"Yo no quiero votar en el Reino Unido porque ya no tengo propiedades allí. Pero tampoco puedo votar en las elecciones generales de aquí porque no soy española", lamenta, encontrándose actualmente en una situación de limbo total ante los próximos comicios: en principio no podrán votar en las elecciones europeas del 25 de mayo porque ya formará parte de la Unión y no tendrá escaños en el Europarlamento, pero tampoco podrán hacerlo en las elecciones municipales, ya que no existe un acuerdo bilateral para ello como sí ocurre con Bolivia, Cabo Verde, Chile, Colombia y otros ocho estados.

"Estamos haciendo campaña para intentar cambiar esto porque los municipios tienen un montón de residentes británicos y quieren que voten", explica la presidenta de la asociación, detallando que ha sido invitada a intervenir en el pleno municipal de Marbella -con 3.000 residentes británicos- e intentar llegar a un acuerdo con el Ayuntamiento. "Si podemos empezar ahí, continuamos en Benalmádena, Mijas y hasta llegar a Madrid. Aunque no tenemos mucho tiempo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios