Málaga

Soñar un circuito de Fórmula 1 en el centro de Málaga

  • Álvaro Hidalgo, estudiante de Arquitectura de la UMA, proyecta para su Trabajo Fin de Grado un circuito de carreras entre el puerto y el centro de Málaga

Un Ferrari toma una curva en el Muelle Uno del puerto. Un Ferrari toma una curva en el Muelle Uno del puerto.

Un Ferrari toma una curva en el Muelle Uno del puerto.

Sabe que es una idea utópica y de difícil realización por el alto coste que conlleva. Pero Álvaro Hidalgo, estudiante de Arquitectura de la Universidad de Málaga, ha incluido en su Trabajo Fin de Grado (TFG) el proyecto de un circuito urbano de Fórmula 1 en el centro de la capital malagueña.

Desde la explanada del puerto donde ha estado colocada la Noria hasta el Palmeral, pasando por la calle Molina Lario hasta la Catedral, la Aduana y el Paseo del Parque, el trazado recorrería algunos de los lugares más emblemáticos de la ciudad para ofrecer, al tiempo que un espectáculo deportivo, una panorámica de la Málaga más turística.

“Desde adolescente siempre me han gustado las competiciones Fórmula 1 y moto GP, también el diseño de los circuitos, la arquitectura que envuelve ese mundo, así que este proyecto supone un punto de encuentro de ambas”, explica Álvaro Hidalgo, que presentará el TFG en marzo y actualmente se encuentra en Londres “buscando oportunidades”.

Este futuro arquitecto de 27 años lleva desde niño dibujando circuitos. Y la ciudad de Málaga le ha servido de escenario para este proyecto que ha elaborado de forma libre, al margen de las materias de su carrera.

“Este verano empecé a desarrollarlo en profundidad”, relata Hidalgo. Hizo la planimetría en detalle, diseñó el número de curvas oportunas para hacer un trazado emocionante, las escapatorias de asfalto para dotarlo de seguridad, las gradas, la línea de meta, la situación de los boxes, además de aportar datos técnicos como la velocidad máxima orientativa. “Estimé que los coches podrían alcanzar 310 kilómetros por hora, no mucho más porque no habría rectas muy largas”, indica.

Uno de los coches pasa por delante de la Catedral. Uno de los coches pasa por delante de la Catedral.

Uno de los coches pasa por delante de la Catedral.

El circuito constaría de unos cinco kilómetros. “La recta de meta comienza donde estaba la noria, dentro del puerto. Iría hasta el puente de hierro con una serie de curvas, engancharía hasta la plaza de la Marina, doblaría hacia la Catedral, luego hasta el Palacio de la Aduana, desde allí conectaría con el Paseo del Parque hasta la plaza de Torrijos”, comenta Hidalgo.

Una vez frente al Hospital Noble, el recorrido seguiría hasta la Farola “y ahí gira para entrar en el Muelle Uno y el Palmeral de las Sorpresas y llega de nuevo a la noria, al Muelle de Heredia”, agrega el estudiante.

Las gradas estarían repartidas en los puntos estratégicos y darían cabida a unas 40.000 ó 50.000 espectadores, según comenta el joven malagueño. Y el trazado tan sólo engloba dentro una manzana de edificios, en la calle Molina Lario, para interrumpir lo menos posible la actividad de edificios residenciales y públicos. “En el Muelle Uno, se podría poner zona VIP y diversos servicios, le daría un aliciente más a la zona”, considera Hidalgo.

También apunta que el edificio que se construyera para albergar los boxes y talleres se dejaría de forma permanente en el puerto de Málaga para un uso posterior y continuado. “Aunque eso no lo he desarrollado mucho en el proyecto”, añade.

Plano parcial del circuito. Plano parcial del circuito.

Plano parcial del circuito.

El proyecto, comenta, tiene “mucha carga urbanística porque hay que pensar en los accesos, en el desvío del tráfico de la ciudad durante el circuito, en adaptarlo a la normativa de la FIA (Federación Internacional del Automóvil) y de dotarlo de las medidas de seguridad apropiadas”. Y señala que “busco en las curvas que todas tengan una escapatoria, colocar una barrera protectora, de neumáticos o inflable”.

Como realizar trazados es una de sus aficiones desde hace años, desarrollar este proyecto no le ha resultado complejo. Lo más difícil ha sido, comenta, hacerlo lo más atractivo posible a la vez que se encajaba en el centro de la ciudad sin “interferir mucho en la vida diaria”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios