Málaga

Un cliente roba el taxi en el que viajaba mientras su conductor repostaba en Vélez-Málaga

  • Taxistas de la Costa del Sol se movilizan y uno de ellos encuentra el vehículo oculto en unos matorrales en Marbella

El taxi que fue robado El taxi que fue robado

El taxi que fue robado / MSQ

Un cliente que había solicitado un taxi para que le recogiera en la playa terminó huyendo, supuestamente, con el vehículo en el que viajaba aprovechando que el conductor estaba repostando en una gasolinera. Ocurrió el miércoles en Vélez-Málaga, hacia las 16:30. Los taxistas que tuvieron conocimiento del robo se movilizaron para tratar de localizar el automóvil, de la marca Peugeot 208. Horas después, lo consiguieron.

Emilio José García fue el conductor que, alertado por los vecinos, llegó hasta el coche que había sido sustraído. Según su testimonio, el taxista, de Torre del Mar, que es un trabajador asalariado, no estaba acostumbrado a hacer trayectos largos y se había percatado de que no tenía suficiente gasolina para llegar hasta Marbella, el destino que solicitó el cliente.

Cuando el taxista fue a abonar el repostaje comprobó sorprendido que la persona que había dejado en la parte de atrás del vehículo saltaba hacia el asiento de adelante, arrancaba el motor con una llave que funciona por conexión wifi y emprendía la huida. Fue entonces cuando dio aviso al dueño del taxi, que sin éxito intentó alcanzar por la autovía al individuo, al parecer extranjero, que se había dado a la fuga. El aviso del robo corrió como la pólvora entre los taxistas de la zona. La plataforma ciudadana Marbella Se Queja también se hizo eco.

El taxista Emilio José fue advertido por unos vecinos de que por la zona de El Ángel, en Marbella, circulaba un taxi que había despertado sus sospechas. De hecho, algunas madres “habían pedido a las niñas que se metieran dentro de la casa” dado que les parecía extraño que un vehículo diera tantas vueltas por ese barrio. Otros señalaban incluso que el conductor merodeaba por la urbanización ya fuera del taxi y que su actitud les llamaba la atención.

Emilio no se lo pensó dos veces. Recorrió la zona hasta que bien entrada la madrugada localizó al vehículo, cuya desaparición había sido denunciada horas antes en Vélez-Málaga. “Estaba escondido detrás de unos matorrales de una iglesia, en medio del campo”, recordaba ayer en declaraciones a este periódico.

"Estaba escondido detrás de unos matorrales y tenía la luz verde arrancada”

Tras acercarse observó que había sido arrancada la luz verde que los taxis llevan en la zona superior para indicar que está libre. Emilio llamó a la Policía, que ya tenía conocimiento del robo, y llevó a los agentes hasta el lugar en el que había hallado el vehículo.

En palabras de Manuel, otro taxista de Torremolinos que también participó en la búsqueda, las pesquisas permitieron conocer que el supuesto autor del robo llegó a repostar en una gasolinera de Benalmádena con la intención de continuar hasta Marbella. Llenó el tanque “y se fue sin pagar”. “Fuimos hasta Marbella con nuestros coches particulares. Empezamos a buscar pero no encontramos el taxi”, afirmaba el hombre, convencido de que llegó a cruzarse con el conductor “pero no podía dar la vuelta”. Una vez que fue encontrado, vieron que el cristal delantero estaba fracturado. “Le habían dado varias pedradas. No tenía sentido porque el que fuera tenía las llaves. El vehículo estaba bien oculto para que no se viera. Lo escondió minuciosamente con la idea de seguir”, destacaba Manuel.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios