Málaga

El coche diésel sigue en caída libre en Málaga

  • La venta de vehículos de gasóleo se desploma otro 32% en Málaga en el primer cuatrimestre

  • Directivos de concesionarios lamentan la incertidumbre generada ante este combustible

Varias personas en un concesionario en Málaga capital Varias personas en un concesionario en Málaga capital

Varias personas en un concesionario en Málaga capital / Javier Albiñana (Málaga)

La venta de vehículos diésel sigue en caída libre y se desconoce dónde estará su suelo, aunque las marcas siguen comercializando modelos con este tipo de combustible ya que entienden que son propicios para un determinado tipo de conductor y que sus volúmenes de emisión de dióxido de carbono son bajos. De hecho, exponen que contaminan menos que los vehículos de gasolina, que son ahora los que acaparan la mayor parte del mercado. El anuncio realizado el año pasado por parte del Gobierno español de que el diésel tenía los “días contados” y la duda sobre su posible utilización en el centro de las grandes ciudades han generado una incertidumbre en los compradores que, en el caso de Málaga, se ha traducido en un desplome del 32% de las ventas en el primer cuatrimestre del presente ejercicio.

Entre enero y abril se matricularon en la provincia malagueña 11.089 vehículos, un 5,7% menos que en el mismo periodo del año anterior, según los datos aportados por las patronales Anfac, Faconauto y Ganvam. De ellos, 6.955 eran de gasolina, un 11,8% más que en el mismo periodo del año, lo que representó una cuota de mercado del 62,7%. Se han vendido 3.241 vehículos diésel, un 31,9% menos, y una cuota de mercado del 29,2%, mientras que los 893 vehículos restantes correspondían a vehículos eléctricos puros (BEV), eléctricos de autonomía extendida (EREV), híbridos enchufables (PHEV) y no enchufables (HEV), hidrógeno (FCEV), GNC, GNL y GLP.

Como puede apreciarse se está ampliando la tipología de combustibles, aunque es llamativo cómo se han cambiado las tornas porque hace apenas tres años el diésel representaba el 70% del mercado. “Se ha dado la vuelta completamente a la tortilla”, explica Carlos Oliva, presidente de la Asociación Malagueña de Automoción, quien apunta que “no creo que desaparezca el diésel porque a corto plazo no hay una alternativa para el conductor que hace muchos kilómetros”.

Este experto, que posee un concesionario de Honda y otro multimarca, destaca que “el diésel ha caído en picado pero siempre hay gente a la que le interesa, porque le resulta más rentable al que hace más de 25.000 kilómetros en carretera al año”. Oliva detalla que “un diésel contamina ahora lo mismo o menos que un gasolina” y subraya que, ante la incertidumbre generada, se están dando dos fenómenos. El primero es que el diésel ha sido tradicionalmente más caro pero ya se están igualando los precios y el segundo es que el coste del combustible –que siempre ha sido menor al gasolina– también sube y se va acercando.

“El cliente es el que manda y parece que le ha cogido susto al diésel. Se dice que tiene los días contados, pero hasta 2040 va a haber vehículos de este tipo y, además, todos nuestros diésel tienen etiqueta verde”, comenta José Luis Morales, gerente de Seat Cormosa. Juan Peña, gerente de Garum Motor (Ford), va en la misma línea. “Hace años se compraba un diésel por moda y ahora lo compra el que realmente lo necesita. Incluso hay gente que, pese a que le vendría bien, no lo adquiere”, subraya Peña, quien lamenta la confusión generada tanto desde el Gobierno como desde otros estamentos sobre esta materia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios