Málaga

El coordinador del operativo de Julen impulsa un equipo de ingenieros de rescate en Andalucía

  • Ángel García Vidal ha participado en un encuentro sobre 'Ingeniería de Caminos en Situaciones de Emergencia', en Madrid, donde se ha analizado la obra civil ejecutada para sacar al pequeño del pozo

El ingeniero junto a los planos del Cerro de la Corona, en su despacho. El ingeniero junto a los planos del Cerro de la Corona, en su despacho.

El ingeniero junto a los planos del Cerro de la Corona, en su despacho. / Javier Albiñana

Ángel García Vidal, el ingeniero de Caminos que coordinó el rescate de Julen en Totalán, ha anunciado que se están "dando los primeros pasos para la creación de un "grupo de trabajo estable de emergencias" en Andalucía formado por ingenieros de Caminos que puedan ayudar en tareas de rescate similares a la del caso del pequeño que cayó al pozo.

El Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Madrid ha celebrado el encuentro Ingeniería de caminos en situaciones de emergencia en el que han analizado la obra civil ejecutada en tiempo récord para rescatar al pequeño Julen Jiménez caído en un pozo en Totalán, el pasado mes de enero. En este encuentro ha participado el que fue coordinador del rescate.

García Vidal explicó que se ha pensado en preservar el conocimiento obtenido y la experiencia del caso de rescate a Julen. Además, los organismos que se dedican a las emergencias como Protección Civil, Consorcio de Bomberos y Guardia Civil quieren "seguir con la colaboración" mantenida con los ingenieros en el rescate, al igual que estos últimos.

"Hay que sacar conclusiones de todo lo sucedido y protocolizar todo este trabajo porque puede ser muy útil", ha dicho García Vidal, quien ha asegurado "esta experiencia que se ha vivido, la debería aprovechar el Colegio de Ingenieros de Caminos y extenderla a todas las comunidades".

El ingeniero ha recordado que en situaciones de emergencia los profesionales que no forman parte de los cuerpos de rescate y colaboran se someten a riesgos y asumen responsabilidades. Por eso, ha valorado positivamente el decreto de "obra de emergencia" creado para este accidente y que se aprobó el 19 de enero, con el que todos los profesionales que colaboraron en la realización de la obra estaban cubiertos sobre todas las actuaciones que se iban a desarrollar allí."

Había diseñado un plan alternativo

Por su parte, Jorge Gil, ingeniero de caminos del equipo de rescate, ha revelado que había diseñado un plan alternativo en el caso de que Julen no apareciese tras realizar la galería horizontal y llegar al pozo en el que había caído. El objetivo era revisar el resto del tubo donde había caído para acceder a Julen.

"La idea era introducir una especie de olla exprés que iría en la cápsula de los mineros para provocar un vacío, una aspiración y una decantación. De tal manera que instruyendo a los mineros en un equipo de vacío pudiesen aspirar el material hasta los 10 metros siguientes por debajo de la cota de los 71 metros", ha explicado.

El también miembro del equipo de rescate e ingeniero de caminos José Luis Gómez, que coordinó los trabajos de perforación, ha señalado que este tipo de obra "no se ha hecho nunca ni nunca se va a hacer", se hizo "porque había que sacar al niño en el menor tiempo posible, con las condiciones orográficas que había. "La operación de tierra era muy compleja por la inestabilidad de los taludes", ha aportado.

Los ingenieros han relatado los momentos de tensión vividos: "A veces se nos venían abajo partes del talud, eso suponía una tensión enorme, con tantas máquinas moviéndose en un mismo entorno", ha recordado Jorge Gil. También ha destacado que "los turnos que se hicieron fueron tremendos, costaba mandar al equipo a descansar" y ha subrayado que "el comportamiento del personal fue absolutamente heroico".

Los ingenieros habían diseñado un plan alternativo por si Julen no aparecía después de que los mineros excavaran la galería horizontal

"Nunca contemplamos la opción de dejar a Julen en el pozo", ha asegurado Ángel García Vidal, quien se ha mostrado "satisfecho por el trabajo realizado, por haber encontrado al niño", a pesar del fatal desenlace.

García Vidal ha aseverado que "hoy tomarían las mismas decisiones" y que, dado el tipo de terreno y la dureza de la roca "el tiempo que se tardó en alcanzar a Julen fue récord". "En condiciones normales, excluyendo plazos administrativos, podría haber llevado cinco o seis meses, como mínimo. Nosotros lo hicimos en ocho días", ha afirmado.

La decana de la Demarcación de Madrid del Colegios de Ingenieros de Caminos, Lola Ortiz, ha comentado que los ingenieros de caminos del equipo de rescate "han demostrado un conocimiento técnico muy sólido, una capacidad de resolución extraordinaria y un espíritu de entrega ejemplar". "El trabajo desarrollado, siempre volcado en la ayuda a la sociedad, reactivó en muchos de nosotros el sentimiento de orgullo de pertenencia a este colectivo de ingenieros de Caminos" ha señalado la decana.

Por su parte, Luis Moral, decano del colegio de Ingenieros de Caminos en Andalucía, ha destacado que "encontrar a Julen al primer intento fue un éxito", como lo fue que no hubiera ningún accidente más "teniendo en cuanta toda la maquinaria y profesionales que trabajaron en el rescate". Moral afirmó que "fueron trece días, pero, si los trabajos de rescate hubiesen durado cien días, ahí habrían estado".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios