Coronavirus en Málaga

Nuevo paréntesis forzoso para la cultura

  • La no inclusión del sector entre las actividades esenciales deja en una posición delicada a cines, teatros, museos y otros equipamientos, que en muchos casos quedarán abocados al cierre

Protocolos de seguridad en el Teatro del Soho Caixabank. Protocolos de seguridad en el Teatro del Soho Caixabank.

Protocolos de seguridad en el Teatro del Soho Caixabank. / Javier Albiñana (Málaga)

Las nuevas medidas anunciadas este domingo por el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, para hacer frente a la epidemia del coronavirus, tienen un traducción determinante en el sector cultural, especialmente en lo que tiene que ver con el cierre de las actividades no esenciales a las 18:00. Por más que se hayan sucedido en los últimos meses numerosas manifestaciones a favor del reconocimiento de la cultura como bien esencial al igual que en otros países europeos, y por más que incluso en el Senado se llevara a cabo una declaración de principios en este sentido que quedó, sin embargo, exento de influencia legal y jurídica, la cultura queda fuera de las actividades esenciales, con lo que, por tanto, cines, museos, teatros y otros equipamientos deberán cerrar sus puertas a las 18:00 en Andalucía desde la madrugada del próximo martes hasta, al menos, el 23 de noviembre (sólo las librerías, según el anuncio del presidente, podrán mantener sus puertas abiertas hasta más tarde siempre que se garantice a los clientes el cumplimiento del toque de queda a las 22:00). Este nuevo horario deja un margen escaso a centros e instituciones para reubicar sus programaciones, lo que en gran medida aboca a estos espacios al cierre durante dos semanas como mínimo, lo que condicionará sin remedio al desarrollo de su temporada bastante más allá de este plazo. De nada han servido la activación de protocolos sanitarios, la inexistencia de brotes y contagios asociados al sector cultural ni el reconocimiento de los centros culturales como espacios seguros, también por las administraciones públicas. La cultura se enfrenta a un nuevo paréntesis forzoso que deja en una situación delicada a creadores, técnicos, programadores, gestores y otros muchos profesionales de este ámbito, que vienen lidiando con medidas cada vez más restrictivas y con no pocas dudas desde la desescalada previa al pasado verano.

Visitantes en el Museo Picasso, hace unos días. Visitantes en el Museo Picasso, hace unos días.

Visitantes en el Museo Picasso, hace unos días. / Javier Albiñana (Málaga)

En lo que se refiere a Málaga, lo que museos, cines, teatros y otros espacios culturales han pedido este domingo es tiempo para reaccionar, reorganizar los contenidos de las programaciones de las dos próximas semanas y tomar las medidas oportunas, como primera respuesta ante las llamadas de espectadores que habían adquirido sus entradas y que preguntaban ya por las devoluciones. Se espera que antes de la entrada en vigor de las nuevas medidas las distintas instituciones se habrán ido pronunciado, aunque, de entrada, resultará difícil que cines y teatros eviten el cierre, salvo que programen algún pase o función con idea de terminar antes de las 18:00 (lo que únicamente podría tener sentido en los fines de semana). En cuanto a teatros, cabe recordar que el Teatro Cervantes mantenía en cartel el Festival de Jazz hasta el próximo martes, el nuevo programa de abono de la Orquesta Filarmónica de Málaga (OFM) para los días 12 y 13, la obra teatral La fuerza del cariño con Lolita Flores los días 14 y 15, el espectáculo de danza Play el sábado 21 y el concierto de Niño de Elche el domingo 22. En el Teatro Echegaray estaba previsto para el próximo martes el estreno del nuevo proyecto de Factoría Echegaray, Augurios, la obra de Pedro Hofhuis y Daniel Jándula que ya venía aplazado desde la pasada primavera y para el que se habían programado doce funciones en las dos próximas semanas. El caso del Teatro del Soho Caixabank es particularmente doloroso: después de inaugurar la temporada el pasado día 4 con la OFM y el tenor José Bros, y de acoger este fin de semana La gaviota de Álex Rigola, el escenario de la calle Córdoba tenía previsto acoger el espectáculo solidario de Dani Rovira Odio y, del 20 al 22, la premiada obra teatral de Andrés Lima Shock (El Cóndor y el Puma). El mismo Dani Rovira pedía este domingo en redes sociales "a todos los que habéis comprado las entradas un margen de tiempo para decidir todas las partes qué vamos a hacer. Son muchos meses trabajando y aún estamos en shock". La programación familiar del Teatro Cánovas se ve igualmente comprometida, así como la del Centro Cultural Provincial María Victoria Atencia y La Cochera Cabaret.

Dani Rovira, que tenía previsto presentar su espectáculo 'Odio' en el Teatro del Soho los próximos días, admitió que después de "muchos meses trabajando, estamos en shock"

Respecto a otros equipamientos, el Museo Picasso Málaga tenía previsto continuar esta semana con su ciclo El otro museo, que incluye conferencias y talleres en las salas de exposiciones temporales que la crisis ha dejado vacías. Aunque La Térmica desarrolla buena parte de sus actividades en entornos virtuales, para las próximas semanas tenía previstas varias propuestas, así como en el nuevo centro cultural de la Malagueta, con invitados como Ben Clark, Rodrigo Fresán, Natacha Bustos y Germán Serra, además de diversos talleres y actividades de formación. Las actividades del Centro Andaluz de las Letras también sufrirán variaciones, aunque se podrá seguir viendo la exposición dedicada a Emilio Lledó de 9:00 a 14:00. Igualmente, el resto de museos malagueños contemplaban en sus agendas para los próximos días diversas actividades que corren riesgo de serio de cancelación, mientras que la posibilidad de mantener abiertas las exposiciones hasta las 18:00 entraña un consuelo dudoso. También las bibliotecas públicas parecen abocadas a un cierre que sólo la consideración in extremis de la cultura como actividad esencial evitaría. De manera, eso sí, improbable.    

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios