Infraestructuras

El coste de la obra del Ayuntamiento de Málaga en la Alameda se dispara un 22% sobre lo contratado

  • La inversión final de las tres fases asumidas por el Consistorio se estima en 7,8 millones, 1,5 más 

  • La Junta, por su parte, cuantifica en unos 3,3 millones su parte de los trabajos

Vista cenital de la reurbanización del lateral sur de la Alameda Principal. Vista cenital de la reurbanización del lateral sur de la Alameda Principal.

Vista cenital de la reurbanización del lateral sur de la Alameda Principal. / Jesús Mérida

La obra de transformación a la que sigue siendo sometida la Alameda Principal, parcialmente abierta a la ciudadanía esta misma semana, va a costar bastante más de lo inicialmente contratado. Los números oficialmente manejados por las dos administraciones implicadas en la intervención, el Ayuntamiento de Málaga y la Junta de Andalucía, permiten elevar a 11 millones de euros el valor final de la operación (unos 3,3 millones aportados por el Gobierno andaluz en el marco de la obra del Metro y 7,8 millones por parte del Consistorio).

El desglose de las cifras y el análisis de las diferentes etapas permiten concluir, no obstante, que las fases de la intervención asumidas por la Gerencia de Urbanismo van a disparar sus costes un 22% respecto a los valores por los que fueron adjudicadas. Y ello porque los 7,8 millones de euros (IVA incluido) a los que el alcalde, Francisco de la Torre, elevó la inversión final municipal en esta actuación difiere de los 6.346.346 euros en los que fueron contratadas las tres secciones asumidas por el organismo municipal. No obstante, las previsiones económicas finales se mantienen por debajo de los cerca de 9 millones por los que fueron licitadas las actuaciones.

Un crecimiento de 1,5 millones de euros que tienen su naturaleza en los tres modificados (uno por fase) que ya ha aprobado o está en tramitación por parte de Urbanismo. El primero de ellos acaba de ser validado y publicado en la plataforma de contratación, localizándose en la etapa 2 del proyecto, que afecta a la reurbanización de la calzada central de la Alameda.

Estos trabajos fueron adjudicados a Verosa por 1.832.509 euros, cuantía a la que hay agregar ahora cerca de 180.000 euros del citado reajuste. El mismo da luz verde también a una ampliación de dos meses en el plazo de ejecución de los trabajos, que era de seis meses. Técnicamente se justifica esta variación en la necesidad de cambiar el sistema de renovación de un colector existente en la zona debido a la incidencia sobre el mismo de los restos del fuerte de San Lorenzo, catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC).

En proceso de tramitación, se encuentra otro modificado para el plan de peatonalización del lateral sur, el de mayor envergadura económica. Esta actuación fue adjudicada a una filial de Eiffage por 3.735.517 euros (IVA incluido). La renovación de infraestructuras entre Puerta del Mar y Larios fue contratada por 778.338 euros, sin que por el momento quede claro el incremento que se va a producir.

En lo que respecta a la obra de la Junta, oficialmente se informó el pasado miércoles que el presupuesto destinado a servicios afectados y urbanización dentro del contrato de obras de infraestructura, vía y urbanización del tramo Guadalmedina-Atarazanas era de 2,88 millones de euros.

Una cifra a la que hay que sumar al menos otros 400.000 euros de la pavimentación pendiente de realizar entre Puerta del Mar y la calle Larios. Este fue el menos el dato manejado por la Consejería de Fomento cuando anunció su intención de cumplir con el compromiso previsto de extender la peatonalización del lado norte más allá de la sección de la calle afectada por la construcción del suburbano.

La puesta de largo de la segunda gran transformación en la historia de la Alameda sigue incompleta, pendiente aún del cierre de los trabajos en el cruce del lateral sur con la calle San Lorenzo (objeto de uno de los modificados), así como de la sección entre Puerta del Mar y Larios, en la parte sur. A esto se suma la necesidad de completar la instalación del mobiliario en el nuevo escenario urbano, especialmente en el lado ejecutado por la Junta, que carece, entre otros elementos, de bancos. En el ala más próxima al soho se espera que la próxima semana lleguen las papeleras que han de ser colocadas.

Crearán puntos destinados a la exposición de artistas locales y estudiantes de Bellas Artes

Pero a estos detalles hay que sumar otros que permitirán enriquecer el papel social de la nueva calle. De un lado, la instalación de la pirámide irregular a través de la cual los peatones podrán ver los restos del muro oeste del fuerte de San Lorenzo, sacado a la luz durante la obra del Metro. Y de otro, según pudo saber este periódico, la instalación de algunas mesas de ajedrez, así como de unos mástiles en varios puntos de sombra para que puedan organizarse muestras y exposiciones de alumnos de Bellas Artes o de artistas locales.

Lo ya abierto al público supone del orden del 75% del total de la superficie. El proyecto, una vez completado, va a permitir disponer de una zona de uso peatonal de unos 23.000 metros cuadrados, lo que supone el 70% del total, frente al 30% restantes que queda concentrado en la parte central abierta al tráfico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios