Cruceros en el puerto de Málaga Una primera escala de ‘lujo’

  • Atraca en el muelle dos el buque de crucero 'Azamara Pursuit'

  • La compañía que lo gestiona es propiedad de Royal Caribbean

El buque de crucero ‘Azamara Pursuit’ atracado en el puerto de Málaga. El buque de crucero ‘Azamara Pursuit’ atracado en el puerto de Málaga.

El buque de crucero ‘Azamara Pursuit’ atracado en el puerto de Málaga. / J. C. Cilveti

El puerto de Málaga ha recibido este martes al buque de crucero Azamara Pursuit que llega a aguas malagueñas por primera vez. Integrado en la flota de la compañía Azamara Club Cruises, la marca de lujo de Royal Carribean, este buque quedó atracado a las 15:00 en el muelle número dos.

Cumplimentando un viaje denominado España Intensiva; una ruta de siete noches iniciada en Lisboa que tras tocar: Sevilla, Málaga, Almería, Valencia y Mallorca finalizará en Barcelona este sábado, el Azamara Pursuit en su estreno malacitano ha amarrado con 651 pasajeros consignado por la agencia Condeminas.

Sin tratarse de un buque de crucero de grandes dimensiones, su eslora es de 180 metros, este barco de 30.277 toneladas de registro bruto tras haber pasado por cinco propietarios y otros tantos nombres diferentes, en la actualidad forma parte de los denominados cruceros de lujo, una categoría que engloba, existiendo un eslabón superior que atendería a la denominación de super lujo, a barcos de diversas navieras que aportan unos contenidos exclusivos muy alejados de los que se pueden encontrar en los barcos turísticos estándar.

Cruceros con inmersión en destino

Atendiendo a la misma filosofía que Azamara Club Cruises mantiene en sus otros dos buques, el Azamara Pursuit destaca por ofrecer a sus pasajeros la llamada Inmersión en destino; una opción que permite a los turistas que viajan en él conocer de forma monográfica aspectos de la cultura, historia y gastronomía de cada uno de los puertos en los que atraca.

Con la peculiaridad de ser uno de los buques de crucero de estas características que más noches hace en los lugares que visita (en el caso de su escala malagueña de hoy no se cumplirá esta directriz ya que el barco se marchará a las 23:00), el Pursuit está habilitado para personas invidentes facilitando paneles con braille y permitiendo el embarque de perros guía.

Mostrando una decoración clásica en todos sus espacios públicos, este buque que fue reestructurado en 2018 en los astilleros Harland & Wolff, los mismos en los que se construyó en Titanic, participa de la muy curiosa circunstancia de no poseer un casino, uno de los estándares fijo en la gran mayoría de buques de crucero.

Con una capacidad máxima para 777 pasajeros, el Azamara Pursuit dispone de 351 camarotes repartidos en diez categorías diferentes, existiendo tan sólo 26 cabinas interiores. Realizando muy diversos itinerarios, este buque, adscrito a la flota de Azamara desde agosto del pasado año, oferta viajes exclusivos con unos precios que oscilan entre los 1.500 y 5.500 euros por persona.

Construido en 2001 en los astilleros franceses Chantiers de L'Atlantique para la desaparecida compañía Renaissance Cruises, este barco iniciaba su carrera como R-Eight, un nombre con el que nunca visitó Málaga, haciéndolo en algunas ocasiones con sus posteriores denominaciones: Minerva II, Royal Princess, Adonia y ahora como Azamara Pursuit.

Una primera escala de “lujo” que no se volverá a repetir en este año, aunque para el mes de mayo Azamara Club Cruises tiene previsto traer a aguas malacitanas a su buque Azamara Journey, uno de los dos gemelos del barco que hoy se ha estrenado en el puerto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios