Málaga

El debate sobre la transformación de los suelos de Muelle Heredia, (casi) cerrado

  • La urgencia del Puerto de Málaga por impulsar este desarrollo entierra un posible incremento de la edificabilidad para este suelo

Infografía de la propuesta de ordenación de Muelle Heredia elaborada por Ángel Asenjo. Infografía de la propuesta de ordenación de Muelle Heredia elaborada por Ángel Asenjo.

Infografía de la propuesta de ordenación de Muelle Heredia elaborada por Ángel Asenjo.

El futuro de los suelos de Muelle Heredia parece quedar definitivamente cerrado. Salvo sorpresa en los planteamientos de los actores implicados, el complejo de oficinas que desde hace más de una década se proyecta en esta franja de terreno portuario se mantendrá intacto. Es decir, con los 26.700 metros cuadrados de techo que le asigna el Plan Especial del Puerto. Un parámetro dista de los 50.000 metros que en un momento determinado contemplaron con buenos ojos tanto el Ayuntamiento de Málaga como la Autoridad Portuaria y que han quedado formalizados en un trabajo realizado por el arquitecto Ángel Asenjo.

La opción de ir adelante con este incremento en los aprovechamientos del sector, que ambas instituciones creen necesario, queda frenada en seco ante la urgencia del Puerto de activar el concurso mediante el que adjudicar la concesión demanial del espacio. Una franja temporal que entra en conflicto con los ajustes urbanísticos necesarios para adecuar las condiciones de la parcela a la nueva propuesta.

En un último intento por salvar el proceso de transformación, se ha puesto sobre la mesa una fórmula que, a priori, podría satisfacer las necesidades de los implicados. El instrumento manejado por Asenjo, en las conversaciones mantenidas tanto con el presidente del Puerto, Carlos Rubio, como con el concejal de Ordenación del Territorio, Raúl López, implicaría la redacción de un estudio de detalle mediante el que concentrar el techo edificable ahora autorizado en una parte de la parcela de Muelle Heredia.

Vista desde el mar de los edificios proyectados en Muelle Heredia. Vista desde el mar de los edificios proyectados en Muelle Heredia.

Vista desde el mar de los edificios proyectados en Muelle Heredia.

De ese modo, en teoría, el Puerto podría ir adelante con el concurso para adjudicar esa primera pieza de un proyecto que tendría una segunda fase, a la que se asignarían otros 22.000 o 23.000 metros de techo. La ventaja de este procedimiento es que mientras se avanza en el concurso, el Puerto y Urbanismo podrían impulsar y desarrollar la necesaria modificación del planeamiento para dotar a estos terrenos de una edificabilidad que ahora no está prevista.

Siendo el estudio de detalle un instrumento de más rápido procedimiento, en el Puerto dudan de que tenga la celeridad suficiente que se necesita en este caso. Rubio no esconde que el ideal sería disponer de un techo más elevado, pero teme que los ajustes necesarios traigan consigo un alargamiento de los plazos que perjudiquen al interés existente en el mercado.

De manera significativa, el dirigente portuario da por enterrada la posibilidad de aumentar la edificacibilidad "al 90%", dejando una mínima reserva a la prudencia. "Lo veo muy, muy, muy remoto", añadió. Y apuntó un plazo límite de seis u ocho meses para que el asunto quede superado. Porque es justamente antes de mediados del año que viene cuando el Puerto quiere publicar el concurso para la adjudicación de la concesión del suelo para las oficinas.

También el año que viene quiere adjudicar la construcción de los nuevos edificios a los que se trasladarán la Guardia Civil y de la Agencia Tributaria, cuya mudanza es necesaria para disponer de la totalidad del suelo de Muelle Heredia. "Si en ese plazo Urbanismo es capaz de activar eso, estamos dispuestos a estudiarlo pero lo normal es que no ocurra", insistió.

El concejal de Ordenación del Territorio confirmó la imposibilidad de prever un tiempo exacto para tener listo el estudio de detalle. "No es algo simple", expuso, recordando que esta ordenación se plantea sobre una parcela localizada en el recinto portuario, donde rige "una legislación propia; no es como un estudio de detalle en la calle La Unión". Ejemplo de ello es lo que viene ocurriendo con el hotel del dique de Levante, cuyo trámite urbanístico sigue pendiente de aprobación provisional 28 meses después de que el Consistorio diese la aprobación inicial.

López admite las dificultades de alterar los planteamientos del Puerto y considera que ello puede dar lugar a que la ciudad "pierda una oportunidad". La propuesta original para Muelle Heredia concentra los ya mencionados 26.700 metros de techo de uso terciario en cuatro bloques de planta baja más cuatro alturas. La imposibilidad de incrementar el techo acota la posibilidad de jugar con las alturas de los futuros inmuebles, una de las opciones que marca la propuesta arquitectónica realizada por Asenjo, que da forma a una solución integrada por seis edificios de 15, 9, 6, 9, 12 y las 18 plantas de altura en sentido este-oeste.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios