Inundaciones en Málaga

El Gobierno declara la zona afectada gravemente por una emergencia

  • Más de 400 vecinos de Teba y Campillos vivieron desde la puerta del Congreso el anuncio del Consejo de Ministros y expresaron su satisfacción inicial tras la resolución

Vecinos de Teba y Campillos ante el Congreso de los Diputados. Vecinos de Teba y Campillos ante el Congreso de los Diputados.

Vecinos de Teba y Campillos ante el Congreso de los Diputados. / M. H.

El consejo de ministros acordó ayer declarar como zona afectada gravemente por una emergencia de Protección Civil las provincias de Málaga, Sevilla, Cádiz, Valencia, Castellón, Tarragona, Teruel y la Comunidad Autónoma de las Islas Baleares, que sufrieron daños por lluvias y desbordamientos. Así lo anunció la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, en la rueda de prensa posterior al consejo de ministros, quien explicó que se han aprobado exenciones fiscales en el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) para las ayudas personales.

Una decisión que siguieron desde la puerta del Congreso unos 400 vecinos de Campillos, Teba y Ardales, que se desplazaron hasta Madrid para asistir desde allí a la decisión del Gobierno central tras una semana de movilizaciones para reivindicar esta figura al quedarse en estudio el pasado viernes en Sevilla.

Los municipios más afectados anuncian que estarán vigilantes sobre las ayudas

Aunque todavía no se han terminado de cuantificar los daños en las zonas afectadas, sí se reconoce que son de una magnitud suficiente como para justificar la activación de las ayudas dispuestas en el Real Decreto 307/2005, de 18 de marzo, según La Moncloa.

Los daños se produjeron por las lluvias torrenciales y desbordamiento de torrentes en las diferentes zonas de la geografía española entre el 18 y el 21 de octubre pasados. En el caso de Málaga los municipios de Campillos, Teba, Sierra de Yeguas, Ronda o Benaoján fueron ellos más afectados, aunque se registraron incidencias de importancia en otras localidades como Antequera, Cortes de la Frontera o Jifera de Líbar.

Calvo apunta que el Gobierno ha estado "desde el minuto uno" en la "coordinación, la ayuda, la solidaridad y la responsabilidad"

Además de multitud de daños materiales, las fuertes lluvias que azotaron la zona se cobraron la vida de un bombero en Málaga que estaba en acto de servicio. Las ayudas deben servir para paliar daños personales y materiales en vivienda y enseres, así como permitirán resarcir a los titulares de establecimientos industriales, mercantiles, agrarios, marítimo-pesqueros y turísticos, entre otros servicios.

Asimismo, se establecerá un régimen de ayudas para las corporaciones locales y se compensará a aquellas personas físicas o jurídicas que contribuyeran con prestaciones personales y de bienes a los trabajos de emergencia tras las lluvias. Según Calvo, el Gobierno ha dado una respuesta “rápida” tras la recepción de los informes del Ministerio de Política Territorial e Interior.

La respuesta se ha hecho con la “agilidad y responsabilidad con la que debemos coordinarnos las administraciones”, con las comunidades autónomas como primera competencia que son, según Calvo, ante los episodios vividos en los que trece personas perdieron la vida en las riadas torrenciales en Baleares y una en Andalucía.

Los alcaldes celebran la declaración de zona catastrófica

Tras conocer la decisión del Gobierno central, el alcalde de Campillos, Francisco Guerrero, calificó como “un gran primer paso” la resolución, al tiempo que afirmó que a partir de este momento “exigiremos sin descanso que las ayudas se hagan efectivas”.

Guerrero anunció la paralización de las movilizaciones, aunque lanzó una advertencia a los responsables del Gobierno central, señalando que “a partir de este mismo sábado vamos a valorar los número contemplados en esta declaración y desde ya dejamos claro que si no se ajustan a la realidad de los daños sufridos por nuestro municipio, volverán las movilizaciones.

En similares términos se pronunció el alcalde de Teba, Cristóbal Corral, que mostró su satisfacción por la decisión y afirmó que “ahora el Gobierno sí se está empezando a tomarse en serio a Teba, Campillos y los municipios afectados. Eso sí, también advirtió que a partir de este momento iniciarán un estrecha vigilancia para que las ayudas lleguen a los afectados.

Por su parte, la alcaldesa de Ronda, Teresa Valdenebro, también realizó una valoración muy positiva del acuerdo del Gobierno central, señalando que “como se esperaba el Gobierno cumplió con su palabra y llegarán las ayudas”.

De igual modo, la alcaldesa de Benaoján, Soraya García, también se felicitó por la llegada de ayudas especiales, al tiempo que insistió en acusar a algunos políticos de tratar de sacar rédito político de esta tragedia, alineándose de este modo con las palabras del delegado del Gobierno de España en Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios