Sanidad El desabastecimiento en farmacias afecta a más de 350 medicamentos

  • El problema es nacional, aunque se agrava en Andalucía por la subasta

  • Los bajos precios, la centralización en la fabricación y hasta obras en los laboratorios, algunas de sus causas

Interior de una farmacia. Interior de una farmacia.

Interior de una farmacia.

La última actualización de la Agencia Española del Medicamento (AEM) cifra en más de 350 los fármacos que están en desabastecimiento en España. El listado incluye medicamentos para las cardiopatías, el lumbago, la tensión, la fiebre, la acidez estomacal, el dolor, la ansiedad e incluso la disfunción eréctil. El problema es generalizado en todo el país y afecta a las boticas de todo el territorio nacional. “Pero no hay que alarmar a la población porque no hay un problema de salud pública”, asegura el secretario del Colegio de Farmacéuticos de Málaga, Diego Rodríguez. Según los profesionales, los fármacos en desabastecimiento en la mayoría de los casos pueden ser sustituidos en las farmacias por otros con el mismo principio activo. Y en caso de no ser posible, el facultativo de cabecera puede prescribir una alternativa, sostienen.

Las causas de la falta de estos fármacos son diversas. Por un lado, según explica el secretario del Colegio de Farmacéuticos de Sevilla, Juan Pedro Vaquero, es que muchos laboratorios han centralizado la fabricación en India y China y no tienen ahora capacidad de producción para atender a toda la demanda. En segundo lugar, lo achaca a los bajos precios. “En España son de los más bajos de Europa, lo que provoca la huida de las farmacéuticas hacia otros mercados más rentables, como los países nórdicos o centroeuropeos”, afirma. Pero incluso hay fármacos en desabastecimiento porque el laboratorio ha acometido reformas en su planta de fabricación. Es el caso de Adiro, un medicamento para prevenir el infarto, el ictus o la angina de pecho tras un primer episodio isquémico. Bayer Hispania, titular de la autorización de comercialización, comunicó a la AEM problema de suministro por las obras en su fábrica de Lerverkusen (Alemania).

A esta situación se suman en Andalucía los problemas generados por la subasta, en la que el proveedor licita a la baja para hacerse con el suministro al sistema público. “El problema que genera la subasta en Andalucía es mucho peor que el desabastecimiento que se da en toda España”, indica Rodríguez.

En todo caso, ambas situaciones se suman: la falta de fármacos a nivel nacional y el desabastecimiento derivado de la subasta. En este último caso la causa es que los laboratorios que resultan adjudicatarios no siempre tienen capacidad de suministro suficiente.

Boticarios aseguran que no hay motivo de alarma porque la mayoría de fármacos tiene sustituto

Fuentes de la Consejería de Salud indicaron que a 5 de octubre, “de los 393 medicamentos que figuran con problemas de abastecimiento, sólo uno se encuentra en el listado de los seleccionados por el SAS”. Además, la Administración añade que “los desabastecimientos puntuales de fármacos de la selección pública no afectan a los tratamientos de los usuarios, ya que los medicamentos no disponibles pueden ser sustituidos por otros de igual principio activo, dosis y forma farmacéutica, disponibles en el mercado”.

Los boticarios en cambio insisten en que la subasta andaluza tienen un efecto “peor” que el desabastecimiento general. Según el secretario general del Colegio de Farmacéuticos de Málaga, entre todas las causas puede haber picos en los que falten hasta casi 400 medicamentos. Pero de media estima que hay problemas de suministro en unos 150 fármacos. Y de estos, calcula que dos tercios de las incidencias corresponden al desabastecimiento derivado de la subasta y el resto al que es consecuencia del mismo problema que se está registrando en toda España.

El Tribunal Constitucional se ha pronunciado ya en tres ocasiones a favor de la subasta (Los farmacéuticos matizan que no ha entrado en el fondo del asunto). Además, el Tribunal de Peticiones de Estrasburgo no tomó en consideración la petición planteada por boticarios de Málaga que consideran discriminatorio que los andaluces tengan restringido el acceso a muchos medicamentos con respecto a España ya que los médicos de esta comunidad deben prescribir los fármacos de los proveedores que resultan adjudicatarios.

Los boticarios apuntan que los cambios de proveedor que cada dos años se producen con la subasta en Andalucía más los problemas de desabastecimiento porque los laboratorios adjudicatarios no siempre pueden surtir todos los fármacos demandados hacen que tengan que sustituirlos por otros con los consiguientes cambios de colores y formas que confunden a los pacientes (Y además, luego los farmacéuticos tienen que probar que existió desabastecimiento para que el SAS les pague el medicamento sustitutorio). Ahora, a los enfermos se le suman las faltas derivadas del desabastecimiento nacional. El listado puede verse en la web de la AEM y ante problemas de suministro de su tratamiento, cada paciente debe consultar en su farmacia o a su médico de cabecera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios