Vivienda

¿Por qué casi ninguna empresa hace VPO en Málaga?

  • No es rentable y hay mucha burocracia

  • En 2021 se visaron 18 viviendas protegidas y 5.802 libres

Se construyen muchas viviendas nuevas en Málaga, pero la inmensa mayoría son de precio libre

Se construyen muchas viviendas nuevas en Málaga, pero la inmensa mayoría son de precio libre / Javier Albiñana (Málaga)

Hace 40 años comprar una vivienda de protección oficial (VPO) era lo más normal del mundo. Hoy es casi imposible porque, prácticamente, no hay. Un dato. En 2021 se visaron en el Colegio de Arquitectos de Málaga 5.820 viviendas y solo 18 eran VPO. El resto, todas libres. Si se analizan los datos de la última década ocurre lo mismo. El máximo se alcanzó en 2010 con 556 visados y el mínimo en 2019 con seis.

¿Por qué pasa esto? Porque a los promotores no les interesa hacer VPO. Tienen que superar todo tipo de barreras burocráticas y, además, no les resulta rentable. Les es mucho más fácil ganar dinero levantando viviendas libres en un mercado inmobiliario como el malagueño que tiene una alta demanda tanto de primera como de segunda residencia.

“Viviendas a un precio razonable en Málaga no hay, hay que buscarlas con lupa”, explica Francisco Sarabia, decano del Colegio de Arquitectos de Málaga, quien detalla que los promotores no hacen VPO porque, al estar reguladas por la Administración, “tienen que someterse a un papeleo que no les merece la pena, no tienen margen de maniobra, si alguien quiere cambiar algo no se puede hacer, no se puede vender la casa a cualquiera sino que tiene que haber un sorteo, muchas veces el comprador no tiene dinero para la hipoteca y hay que empezar otra vez... Es muy inseguro para el promotor y en Málaga sí hay altas rentabilidades en el mercado de vivienda libre en un segmento medio-alto”.

Una promoción de VPO en Estepona, de las pocas que hay en la provincia Una promoción de VPO en Estepona, de las pocas que hay en la provincia

Una promoción de VPO en Estepona, de las pocas que hay en la provincia

Violeta Aragón, secretaria general de la Asociación de Constructores y Promotores de Málaga, va en la misma línea. “No cuadran todas las obligaciones del promotor para hacer VPO con los precios que realmente se pueden cobrar. La Administración es la que tiene que hacer vivienda social y a ella habrá que pedirle cuentas”, expone Aragón, quien insiste en que “todo son limitaciones y no hay un apoyo real”.

Los arquitectos y los promotores creen que la Administración debería ser la encargada de facilitarle a las familias el acceso a una vivienda. Pero, si no lo van a hacer, por lo menos creen que deberían dar incentivos tanto a los ciudadanos como a las empresas para promover la construcción de esos inmuebles.

A la figura de la vivienda de protección oficial se le ha sumado otra llamada vivienda asequible, que estaría a caballo entre la VPO y la libre, aunque tampoco está teniendo mucho predicamento. “Es un nicho de mercado porque las personas necesitan una casa y muchas no pueden pagar lo que cuesta una libre, pero tiene que haber suelo a un precio que permita hacer esas viviendas y no hay ayudas ni para el comprador ni para el vendedor”, señala Aragón.

Miles de familias de clase media no pueden acceder a una vivienda libre por su alto precio

Comprar una vivienda en Málaga empieza a ser un objetivo inalcanzable no ya para personas en exclusión social sino para familias de clase media. Personas que tienen un trabajo pero que cobran, por ejemplo, 1.200 euros al mes cuando una hipoteca de un piso normal puede costarle más de 700 euros mensuales. Es necesario que entren dos sueldos en esa familia y que perduren, porque las hipotecas se suelen firmar a 30 ó 40 años. Solo los funcionarios pueden tener, por ahora, garantía de un ingreso fijo durante tanto tiempo.

El decano de los arquitectos cree que una solución sería construir viviendas para alquiler por una cantidad máxima de 400 euros al mes, pero el plazo de amortización de la inversión puede ser de 50 años, un tiempo que muchas administraciones y empresas privadas no están dispuestas a esperar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios