Málaga

La escuela infantil Nuestra Señora de la Paz continuará su actividad hasta final de curso

El delegado de Educación junto a las familias en la Delegación.

El delegado de Educación junto a las familias en la Delegación.

La escuela infantil Nuestra Señora de la Paz, en la que están escolarizados 109 niños de entre 0 a 3 años que son atendidos por 14 trabajadoras, continuará su actividad durante todo este curso escolar. Al menos, la empresa gestora ha "ofrecido la posibilidad de continuar" abierta. La pasada semana saltaron las alarmas cuando la dirección del centro anunció el cierre el 1 de marzo, por lo que las familias se tenían que buscar una alternativa con 15 días de margen. Tras las protestas de los afectados y la mediación de la Junta de Andalucía el problema se ha solucionado, al menos, hasta finales de julio. 

El delegado territorial de Desarrollo Educativo y Formación Profesional y de Universidad, Investigación eInnovación, Miguel Briones, ha mantenido durante la mañana de este lunes una reunión con el titular de laempresa Gestdes Arunda S.L. y las trabajadoras de la Escuela Infantil Nuestra Señora de la Paz parafavorecer un acercamiento entre ambas partes, según explican en un comunicado. 

Tras intercambiar posiciones y ampliar información sobre la situación de la Escuela Infantil, la Empresa haofrecido la posibilidad de continuar su actividad hasta el 31 de julio, fecha de la finalización del cursoactual, sin menoscabo de que continúen más adelante las negociaciones entre empleador y personallaboral.

Algunas de las familias afectadas se han trasladado también hasta la Delegación de Desarrollo Educativo, donde ha tenido lugar la reunión. Tras conocer las conclusiones de este encuentro, Mercedes, madre de un niño que está matriculado en esta escuela infantil y trabajadora de la misma, asegura que las familias tienen una sensación agridulce. Por un lado, se alegran de no tener que buscar rápidamente otro centro al que matricular a sus hijos antes del 1 de marzo, pero por otro lado, siguen “igual de rebotados”, puesto que muchos van a tener que buscar otra escuela infantil porque “se siguen quedando en la calle casi la mitad de los niños” en el momento en que finalice el curso.

De igual forma, la situación de las trabajadoras les preocupa porque una vez que llegue el 31 de julio, las 14 empleadas de la escuela infantil se quedarán sin trabajo. Además, aseguran que la empresa no les ha dado la oportunidad de seguir trabajando en alguno de los centros que tiene repartidos por la provincia de Málaga, en Cádiz o Jaén (seis en total). Asimismo, denuncian que la empresa les debe dinero y que estos últimos años han intentado llegar a un acuerdo para que les pagaran esos retrasos en los sueldos de forma escalonada, pero la empresa se negó.

Las familias recibieron la semana pasada una circular en las que se les informaba que la empresa iba a cerrar la escuela infantil el 1 de marzo y les indicaban que tenían que cambiar a sus hijos de centro. Ante esta situación, unas 300 personas se concentraron el pasado viernes en la plaza de la barriada de La Paz para pedir la continuidad del centro educativo y no descartan volver a movilizarse este semana tras conocer las conclusiones de la reunión. Además de las dificultades para la conciliación, los padres estiman que el cierre repercutiría muy negativamente a la adaptación de sus pequeños a un nuevo entorno escolar.

En esta escuela infantil hay escolarizados 109 niños de 0 a 3 años y las plazas están subvencionadas por la Junta de Andalucía, por lo que el coste de estas varía en cada niño, dependiendo de su renta. Asimismo, la empresa a la hora de comunicar los motivos de cierre a los afectados, alegó causas económicas, asegurando que han subido los salarios de los trabajadores, los precios de los suministros y que no pueden hacer frente a los gastos.

Las familias sostienen que no les termina de convencer estas causas de cierre, ya que hace poco la empresa compró el edificio de esta guardería que hasta entonces había estado en alquiler. A pesar de que las familias y las trabajadoras les han planteado la opción de vender el edificio durante la reunión para no tener que cerrar la escuela infantil a finales de julio, la propia empresa “ha dado a entender que no lo quieren vender”.

Por su parte, la Delegación Territorial ha informado sobre el procedimiento que se seguirá a partir delpróximo mes de marzo con objeto de dar respuesta a las necesidades de escolarización de estealumnado con vistas al curso 2023/24. Concluida la sesión, el delegado territorial ha manifestado su gratitud por la actitud colaborativa de ambas partes y, junto con el resto de los integrantes de la reunión, ha trasladado de primera mano el resultado de las negociaciones a los padres que han acudido a las puertas de la Delegación de Desarrollo Educativo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios