Medicamentos

Los farmacéuticos dicen que no hay motivo de alarma aunque faltan 375 medicamentos

  • Afirman que boticarios y médicos pueden dar tratamientos alternativos para sustituirlos

Interior de una farmacia. Interior de una farmacia.

Interior de una farmacia.

La Agencia Española del Medicamento (AEM)contabilizaba ayer la falta de 375 medicamentos. Algunos fármacos no estarán disponibles hasta finales de mes –como el Almax, para la acidez estomacal–, marzo de 2019 –como el Dalsy, para la fiebre– e incluso hasta julio del año que viene –como la Pravastatina, para tratamientos cardiovasculares–.

Pero los boticarios aseguran que no debe generarse alarma. El presidente del Colegio de Farmacéuticos de Málaga, Francisco Florido, señaló:“No hay que alarmar a la población porque son medicamentos perfectamente sustituibles. No es un problema insalvable”.

El listado de faltas incluye medicamentos para cardiopatías, lumbago, epilepsia, ansiedad, dolor, disfunción eréctil, prevención del infarto, hipertensión... “Nos preocupa porque el paciente se preocupa. Porque viene a la farmacia por su Dalsy o el medicamento que sea”, señaló Florido. Pero insistió que en muchos casos pueden ser sustituidos en la botica por otro similar. Que en caso de que esto no sea posible, el médico de cabecera puede prescribirle una alternativa. Y que, como tercera opción, en situaciones muy puntuales, pueden elaborarse en la farmacia con fórmulas magistrales.

Algunas faltas seguirán hasta julio de 2019, según la Agencia del Medicamento

Florido aclaró que el problema no es de las boticas y que incluso no es sólo de España, sino que de toda Europa. La centralización en la fabricación, los bajos precios y hasta obras en los laboratorios están detrás de la situación. Desde el Colegio se aclara que la falta de fármacos “siempre” ha existido. Pero se añade que al afectar ahora a medicamentos de uso muy frecuente tiene más repercusión social.

Están en falta Dalsy, Levitra, Aciclovir, Valsartán, Almax, Pravastatina, Adiro, Dicoflenaco Llorens, Tranxilium y Amoxicilina; por poner sólo algunos ejemplos. El listado completo puede verse en la página de la AEM.

Florido indicó que la situación obliga a los farmacéuticos a dispensar medicamentos sustitutivos y a hacer una labor pedagógica para tranquilizar a los pacientes. Como ejemplo explicó que si una madre viene por Dalsy para su hijo; se llevará otra medicina, aunque con diferente sabor, pero de idénticas características y el mismo efecto terapéutico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios