Málaga

El 'fisio' a domicilio no llega al pueblo

  • El hijo de una enferma de alzheimer denuncia que en la comarca de Antequera no hay rehabilitación domiciliaria CCOO y asociaciones dicen que es una asignatura pendiente

Hace una década que José Luis Pérez lucha contra el alzheimer de su madre. Hasta hace un año, aunque Carmen ya no conocía a sus hijos; hablaba, comía sola y caminaba. Pero entonces comenzó su declive en picado. Su cuerpo empezó a anquilosarse. Un neurólogo del Hospital Regional y una rehabilitadora del Comarcal de Antequera aconsejaron rehabilitación a domicilio.

Fue entonces cuando José Luis también empezó a luchar contra un déficit de la sanidad pública: la inexistencia de fisioterapia domiciliaria para enfermos encamados de la provincia. Según denuncia CCOO, este servicio solo existe en el Distrito Sanitario Málaga, en la capital. "Lo que supone un agravio para los que viven en el resto de la provincia", sostiene Rafael González, secretario de Sanidad del sindicato. "Es un servicio que no se le da porque vive en Antequera. Está siendo discriminada por el lugar de residencia", esgrime su hijo. José Luis añade que no solo pelea por una prestación para su madre, sino "para toda la comarca de Antequera".

En el documento rubricado por la rehabilitadora, se apunta que "no se dispone de equipo móvil de rehabilitación en domicilio en el Hospital de Antequera" por lo que la única posibilidad sería llevar a la paciente en ambulancia para que recibiera fisioterapia en el Comarcal. No obstante, acota que "dado el estado general de la paciente, se desaconseja bajo criterio médico el desplazamiento diario en ambulancia".

La familia de Carmen se gasta unos 1.000 euros en su atención, de los cuales unos 700 son para una cuidadora y el resto para algunos fármacos complementarios que no están cubiertos por la Seguridad Social. Con esta factura mensual, José Luis afirma que ya no pueden costear un fisioterapeuta de su bolsillo. Que o su madre recibe la asistencia del SAS o se queda sin rehabilitación. Ante la queja del hijo de Carmen, la Delegación de Salud asegura que la rehabilitación domiciliaria se presta en varios distritos, pero aclara que está protocolizada en cada caso. Según la Administración sanitaria, en 2011, se llevaron a cabo más de 2.300 visitas domiciliarias de rehabilitación en la provincia.

CCOO asegura que estas atenciones son visitas de valoración, pero insiste que no se trata de fisioterapia domiciliaria; una prestación que -reitera- solo se ofrece en el Distrito Sanitario Málaga. El pasado 3 de marzo, José Luis presentó un escrito ante la dirección gerencia del Hospital de Antequera en el que exponía el caso de su madre y argumentaba que "está sufriendo una clara discriminación por el lugar de residencia" ya que la situación iba en detrimento de la calidad de vida de Carmen. En respuesta a esa queja, la Administración sanitaria le informó que "actualmente no se dispone en el Área Sanitaria Norte de Málaga de dispositivo móvil para fisioterapia a domicilio". No obstante, la dirección médica le recordaba que periódicamente, su madre era visitada por el médico y la enfermera del centro de salud, tanto de forma programada como a demanda. También insistía en que tras una visita domiciliaria de un facultativo, un ats y un fisioterapeuta, los profesionales coincidieron en que lo más beneficioso para Carmen "es la realización de técnicas de higiene postural, que han sido explicadas a su cuidador".

José Luis comenta que pidió a esos tres profesionales que, si su madre no necesitaba rehabilitación domiciliaria, se lo dijeran por escrito. No ha obtenido respuesta. Ayer, Francisca Lebrón y Francisca González, presidentas de las asociaciones de enfermos de alzheimer de Fuengirola y Ronda, respectivamente, aseguraron que el SAS no cubre la fisioterapia domiciliaria, como ocurre en la capital. "Y debería existir", defendía Francisca González. El representante de CCOO reclamaba la extensión del servicio a toda la provincia porque no solo beneficiaría a los enfermos de alzheimer, sino a encamados por ictus, fracturas de cadera y un largo etcétera. José Luis, entretanto, apuntaba: "Quizás mi reivindicación llegue tarde para mi madre, pero espero que le sirva a muchos otros pacientes encamados del resto de la provincia".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios