Málaga

La historia del mítico Seat Málaga, el coche con nombre de insulto en Grecia

Seat Málaga, Año 1983

Seat Málaga, Año 1983

Quizá muchos no lo sepan, pero Málaga también tuvo su SEAT. La marca española de coches creada en 1950 -cuyas siglas responden Sociedad Española de Automóviles de Turismo- tiene algunos de los modelos de vehículos más queridos de la historia de la automoción en España, y entre ellos no puede faltar el mítico Seat Málaga, fabricado por la compañía entre 1985 y 1992. Mucho ha cambiado la industria desde entonces.

El Seat Málaga salió al mercado como parte de la gama de sedanes medianos de Seat. Estaba basado en el Seat Ronda, que a su vez estaba basado en el Seat Ritmo. El Málaga tenía muchas similitudes de diseño y de mecánica con su antecesor (el Ronda), pero ofrecía una estética más moderna en aquella época. Era un cinco plazas amplio, asequible y con ciertos toques de lujo como los aireadores en la parte trasera, el reposabrazos central posterior e incluso la opción del aire acondicionado. Se vendía con motores diésel y de gasolina, con potencias que iban desde los 58 hasta los 90 CV, dependiendo del año y la versión, y con una motorizacióin entre el 1.2 y el 1.7 litros. Su éxito fue tal que llegó a competir con gigantes de la industria como el Volkswagen Jetta.

El anuncio del Seat Málaga

Más allá de sus características, la historia del Seat Málaga encierra una curiosa anécdota que tiene que ver precisamente con su nombre. Este modelo de vehículo se comercializó en toda Europa y otras partes del mundo, pero se encontró con algunos problemas en Grecia. Allí nunca el coche nunca llegó a lucir el nombre de la capital de la Costa del Sol. ¿El motivo? Fonéticamente, la palabra "Málaga" tiene un significado grosero en el país heleno.

Pero, ¿qué significa "Málaga" en griego? El problema no es tanto lo que significa, como a qué suena para los griegos. En 1984, cuando la marca comenzó a producir su Seat Málaga (el segundo de los vehículos sacaba con nombre de ciudad, después del también malagueño Seat Ronda), los responsables de márketing en Grecia advirtieron de que la palabra Málaga en tierras helenas sonaba a insulto. Y es que, Málaga suena a μαλάκα (Malaka), cuya traducción al castellano viene a ser "imbécil", pero que guarda otras connotaciones de la palabra como "gilipollas" y también la homófoba y malsonante "maricón". Ante tal situación, finalmente el Seat Málaga pasó a llamarse en Grecia como Seat Gredos por motivos más que evidentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios