Sanidad

Los hospitales públicos de Málaga tienen aún el 23% de las camas libres y el 53% en la UCI

  • La Junta de Andalucía publica las directrices a seguir en caso de que se agrave la situación del coronavirus

Profesionales del Hospital Regional atienden a un paciente. Profesionales del Hospital Regional atienden a un paciente.

Profesionales del Hospital Regional atienden a un paciente. / M. H.

Los hospitales públicos malagueños tienen en estos momentos el 23,5% de las camas libres y el 53% en el caso de las ubicadas en las unidades de cuidados intensivos (UCI). Es un margen, por ahora, suficiente para aguantar un incremento de los ingresos por coronavirus, pero la Junta de Andalucía ha publicado las directrices a seguir si hubiera un fuerte agravamiento de la enfermedad y se disparara el número de ingresos hospitalarios.

Los centros hospitalarios públicos en la provincia malagueña tienen 1.987 camas y, en estos momentos, están ocupadas 177 por personas con sospecha o con el Covid-19 confirmado, y 1.343 por pacientes que tienen otro tipo de patologías que precisan una hospitalización. Quedan, por tanto, 467 camas libres que representan el 23,5% del total. En la UCI hay 224 camas y están 33 ocupadas por pacientes Covid y 71 por personas con otras enfermedades, de forma que quedan 120 libres, el 53,5% del total. Así lo asegura la Junta de Andalucía en una publicación realizada este lunes por la Consejería de Salud y Familias en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA). En el momento de la publicación de este informe había en Málaga, tanto en centros públicos como privados, 237 personas ingresadas por Covid-19 de las cuales 199 estaban en planta y 38 en la UCI. 

La situación de Málaga es peor a la de otras provincias andaluzas ya que, como se ha podido comprobar a lo largo de estos seis meses de pandemia, el número de contagios está siendo mucho mayor en la Costa del Sol que en otras provincias. Este aspecto tiene una traducción directa en la presión hospitalaria. En Andalucía, en estos momentos, están libres el 33,4% de las camas en los hospitales públicos -diez puntos más que en Málaga- y el 55,5% de las camas de UCI -dos puntos más que en Málaga-. 

Málaga es la segunda provincia andaluza con mayor población, con 1,6 millones de habitantes, a la que hay que añadir una extensa población flotante no censada tanto en la costa como en municipios del interior. Si a eso se le añade el turismo, el hecho de que el saldo migratorio de esta provincia sea positivo y que sus recursos sanitarios son claramente insuficientes, Málaga es, tradicionalmente, una de las provincias andaluzas con menor ratio de camas por habitante. Y la presión añadida del coronavirus no ha ayudado precisamente a paliar esta desventaja. 

La Junta de Andalucía ha publicado en el BOJA su nuevo plan, presentado la pasada semana, que contempla qué hacer en caso de que hubiera 3.000 pacientes ingresados en los hospitales de la comunidad por coronavirus. En estos momentos superan los 800, por lo que hay colchón. Al ser Málaga la provincia más afectada por el virus, los expertos estimaron que se pudiera llegar a las 868 hospitalizaciones, de las cuales 744 estarían en planta y 124 en la UCI, lo que triplicaría con creces la situación actual. 

Salud precisa que "en un escenario de 3.000 hospitalizaciones en Andalucía de forma general no es necesario la activación de los recursos asistenciales extraordinarios". No obstante, si finalmente sí lo fueran, aseguran que estarían operativos "en un plazo de entre tres y cinco días". En el caso concreto de Málaga, si los hospitales públicos se desbordarán se tiraría también de los privados -como ya se hizo durante el confinamiento- y, como comentó la delegada del gobierno andaluz, Patricia Navarro, se habilitarían el pabellón de Carranque, los palacios de ferias de Málaga, Marbella y Torremolinos o centros deportivos en las localidades de interior para pacientes con síntomas leves. 

Salud suspenderá, entre otras medidas, todas las cirugías no oncológicas que necesiten UCI si se dispara el número de ingresos hospitalarios

Al margen de las instalaciones como tal, cuyo uso dependería de la presión asistencial en cada zona, el plan diseñado y publicado por la Junta de Andalucía en el BOJA de este lunes contempla habilitar el máximo de puestos y revisar el funcionamiento de todos los respiradores disponibles; suspender todas las cirugías no oncológicas que necesiten UCI; aplazar o suspender todas las consultas de revisión y pruebas diagnósticas en pacientes no oncológicos en función de la disponibilidad del personal asistencial y la situación epidemiológica local; mantener las primeras visitas y pruebas de patologías graves; mantener totalmente operativas las consultas y cirugías de urgencias, partos, trasplantes o diálisis; mantener la teleconsulta en los centros de salud; o restringir las visitas a un único familiar por paciente. Salud también subraya que todas estas medidas se deberán aplicar igual en los hospitales privados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios