Málaga

Los hosteleros creen “obligado” que el Ayuntamiento de Málaga autorice conciertos en los bares

  • Mahos pide que se cumpla el decreto andaluz siempre que no se alteren los niveles acústicos del local

Terrazas de varios bares en el Centro de Málaga. Terrazas de varios bares en el Centro de Málaga.

Terrazas de varios bares en el Centro de Málaga. / Javier Albiñana

Diecinueve meses después de que entrase en vigor el denominado decreto 155, con el que la Junta determina el Catálogo de Espectáculos Públicos, Actividades Recreativas y Establecimientos Públicos de Andalucía, la efectividad del mismo parece cuanto menos escasa. A los interrogantes ya expresados por el Ayuntamiento de Málaga sobre la interpretación de varios de los preceptos recogidos en el documento se suma ahora la queja tanto de hosteleros como de vecinos del Centro en lo relativo al incumplimiento de lo exigido en la norma autonómica.

La cuestión sale a relucir después de que el área de Comercio municipal haya admitido la dificultad con la que se encuentra a la hora de tramitar las decenas de peticiones recibidas por parte de empresarios interesados en organizar actuaciones "de pequeño formato" en el interior de sus locales. La demandas, por el momento, están siendo rechazadas, dada la posición adoptada por el departamento de Medio Ambiente, que exige que para autorizar tales actividades se deben desarrollar acciones de insonorización semejantes a las que se reclaman a una sala de fiesta, por ejemplo.

Pero esta obligación chocar con lo recogido en el decreto regional, que únicamente precisa que estas actuaciones en directo serán aquellas "que no requieran escenario ni camerinos para quienes las ejecuten y cuyo desarrollo no suponga una modificación de la actividad, no afecte a las condiciones técnicas y de aislamiento acústico generales del establecimiento público".

Y es justamente a este elemento al que se agarran los hosteleros. "Siempre que esa actuación no modifique el sentido de la licencia que tiene un local de hostelería, respetando los límites acústicos, el Ayuntamiento tiene que autorizarla", sostiene el presidente de la asociación de hosteleros, Javier Frutos. "El pequeño formato no necesita nada distinto a lo que tienen ahora; para nosotros el decreto es de obligado cumplimiento desde agosto de 2018 y no se necesita nada en materia de insonorización", subraya.

Vecinos del Centro denuncian que sigue pendiente el cumplimiento de las nuevas normas de accesibilidad en materia de terrazas

Frutos reconoce la existencia de asociados que han acudido a la organización "con este problema". De inicio, Mahos opta por la vía del diálogo con la Junta, con el fin de "clarificar" las dudas que trascienden del documento, dado que "hay cosas que no se entienden muy bien". "Hace falta una aclaración de lo que se busca con el decreto", insistió, si bien defendió que su espíritu es el de potenciar la celebración de conciertos en los locales. En esta senda coincide con el Ayuntamiento de la capital, que también mantiene contactos desde hace semanas con el Gobierno regional para solventar los interrogantes existentes.

También la Asociación de Vecinos Centro Antiguo incide en la necesidad de que se haga cumplir el decreto andaluz. En su caso, con las terrazas como punto de atención. En este sentido, apela a la necesidad de que el Ayuntamiento exija a los hosteleros la realización de los estudios previos para confirmar que se respetan los objetivos de calidad acústica antes de proceder a la renovación de las autorizaciones de ocupación de vía pública. Algo que, según la concejala de Comercio, Elisa Pérez de Siles, se está haciendo.

Sin embargo, este extremo es puesto en duda por el colectivo vecinal, que asegura estar esperando una reunión con el departamento municipal. "Nos volvemos a encontrar la misma desidia e irresponsabilidad de siempre, a pesar de conocer que tenían que tomar medidas y adoptar normativas, se han dejado pasar 18 meses sin actuar; nos encontramos con una desprotección manifiesta", destacaron desde la asociación, al tiempo que indicaron que esto se produce para que "nada frene la rendición del Centro a una actividad hostelera incumplidora e insostenible que expulsa a vecinos, oficinas y comercios". En este sentido, denunciaron que sigue pendiente "el cumplimiento de las nuevas normas de accesibilidad y el respeto a los itinerarios peatonales".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios