Málaga

Respiradores, pruebas diagnósticas y estudios de investigación: la UMA frente a la pandemia

  • Un informe reúne la investigación que la Universidad ha puesto al servicio de la sociedad en esta crisis

  • Los respiradores Andalucía Respira fue la iniciativa de I+D+ i con mayor proyección

El cirujano cardiovascular Ignacio Díaz de Tuesta revisa el modelo de respirador ‘Málaga Respira 3’, creado junto a la UMA. El cirujano cardiovascular Ignacio Díaz de Tuesta revisa el modelo de respirador ‘Málaga Respira 3’, creado junto a la UMA.

El cirujano cardiovascular Ignacio Díaz de Tuesta revisa el modelo de respirador ‘Málaga Respira 3’, creado junto a la UMA. / Efe (Málaga)

Pilló a todo el mundo con el pie cambiado y poco prevenidos para las dimensiones que ha tomado, pero desde las primeras horas del confinamiento la Universidad de Málaga puso su capacidad investigadora al servicio de la sociedad. Así lo refleja un informe que ha elaborado la institución resaltando las principales intervenciones en los seis primeros meses de esta crisis sanitaria.

A través del vicerrectorado de Investigación y Transferencia se colaboró con diferentes iniciativas, desde avanzar en el propio estudio de la enfermedad hasta profundizar en la investigación para frenarla. También se puso a disposición de las autoridades sanitarias de material clínico y equipamiento de I+D.

Se donaron a Salud casi 182.000 pares de guantes y más de 11.000 mascarillas, además de batas quirúrgicas. Se puso a disposición del Ministerio de Sanidad la infraestructura y el personal para realizar pruebas PCR. También se realizaron tareas de asesoramiento a laboratorios de los hospitales universitarios Regional de Málaga, Virgen de la Victoria y Costa del Sol para la implantación de protocolos de extracción. La UMA cedió dos equipos de extracción automática de PCR.

El informe también destaca que la UMA y el Ibima fueron acreditados por el Instituto de Salud Carlos III como centros de análisis de la Covid-19. Cerca de 80 equipos se pusieron al servicio de las autoridades sanitarias, al igual que un centenar de investigadores especializados en esta técnica. En julio de 2020 se firmó un acuerdo entre la UMA y Unicaja Banco para poner en marcha un laboratorio en el que realizar PCR en el edificio de Bioinnovación en el PTA.

Otra de las acciones emprendidas por la UMA fue la producción rápida de materiales a través de una veintena de impresoras 3D. Desde la ETSI de Telecomunicación fabricaron protectores faciales. También, mediante el uso de impresoras y corte láser, el departamento de Expresión Gráfica, Diseño y Proyectos de la Escuela de Ingenierías Industriales fabricó pantallas para uso sanitario y de las fuerzas y cuerpos de seguridad. Junto con la Asociación de Sordos de Málaga se desarrolló un prototipo de mascarilla transparente para facilitar la comunicación de personas sordas.

Los respiradores artificiales 'Andalucía Respira'

Dieron mucho que hablar los respiradores artificiales. El diseño y asesoramiento en la producción de estas máquinas fue una de las iniciativas de I+D+i de mayor proyección social. El dispositivo Andalucía Respira, ideado por el cirujano cardiovascular del Hospital Regional Universitario de Málaga, Ignacio Díaz de Tuesta, así como por investigadores del Ibima y de otros centros sanitarios y desarrollado por los investigadores Víctor Muñoz y Carlos Pérez del Pulgar, se puso en marcha en un tiempo récord de 20 días y logró la homologación de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.

Pablo Alborán y Antonio Banderas donaron 200.000 euros al grupo de Robótica Médica de la UMA para el desarrollo del único proyecto alternativo a los convencionales que tuvo autorización de la citada agencia. El Departamento de Expresión Gráfica, Diseño y Proyectos trabajó en otro prototipo de respirador artificial mecánico, el UMAir, que puede funcionar con resucitadores de diferentes tamaños, de neonatos a adultos.

Un ensayo clínico financiado con más de 1 millón de euros

El profesor de la Facultad de Ciencias de la Salud, José Miguel Morales, obtuvo financiación nacional para un ensayo clínico con el que evaluar la eficacia del uso de la hidroxicloroquina como tratamiento preventivo en centros de mayores. Este proyecto, impulsado desde el Ibima, recibió una financiación de más de un millón de euros del Instituto Carlos III.

Otra de las innovaciones fue la elaboración de una cartografía a tiempo real de la ubicación espacial de los afectados por coronavirus y la UMA donó la potencia de cálculo de sus recursos de computación a la Universidad de Standford, donde se estudia el genoma del virus y los fármacos que podrían hacerle frente.

“Las iniciativas investigadoras de la UMA no solo se han limitado a abordar los aspectos sanitarios o más urgentes, desde múltiples áreas de conocimiento se han afrontado investigaciones relacionadas con la pandemia y sus consecuencias sociales, psicológicas, educativas, turísticas o económicas”, dice el informe. Las consecuencias en el turismo o la educación son campos también estudiados.

Cinco proyectos de la UMA, en el Fondo Covid de la Junta

Cinco proyectos de la UMA fueron financiados por el Fondo Covid-19 de la Junta de Andalucía, dos de ellos sobre tratamiento y terapia antiviral, otro sobre la detección mediante un sistema basado en sensores fotónicos, el cuarto sobre factores de riesgo biológico y complicaciones y, por último, vulnerabilidad y resiliencia post-Covid19 en el área metropolitana de Málaga, dirigido por Ruiz Sinoga, del Departamento de Geografía.

Promovido por las universidades de Granada y Málaga y patrocinado por la Fundación Ayuda contra la Drogadicción y el BBVA, se realizó un estudio para analizar el panorama de la educación en España tras la pandemia. Entre los resultados se destacó que uno de los principales retos del próximo curso será motivar al alumnado ante el nuevo escenario donde cobra un mayor peso la docencia virtual.

El grupo Leeduca de la Facultad de Psicología de la UMA ofreció los primeros resultados de un análisis de los efectos en las familias de la implantación de la enseñanza en casa en el último trimestre del pasado curso. Entre los resultados se destacó que los estudiantes podían desarrollar mayor autonomía y adquirían más habilidades, además de multiplicar el uso de nuevas tecnologías.

Por otra parte, el Laboratorio de Emociones de la UMA, junto con un grupo de investigación de la Complutense, analizaron las consecuencias del confinamiento en los jóvenes, que se vieron especialmente castigada por la ruptura de sus proyectos vitales, como selectividad, exámenes, comenzar una carrera o buscar empleo y porque su estilo de vida se vio más alterado por el aislamiento.

El turismo en época post-Covid

El turismo ha sido uno de los sectores más afectados y el Instituto Universitario de Inteligencia e Innovación Turística de la UMA  ha iniciado un estudio para desvelar algunas de las incógnitas que vivirá el turismo internacional tras la pandemia. La movilidad post-Covid o cuáles son los destinos más resilientes son algunos de las claves del estudio.

Por su parte, la Cátedra Ciencias del Litoral de la Costa del Sol de la UMA, junto a la Diputación Provincial y otros grupos de investigación, se aliaron para promocionar las costas de Málaga como destinos responsables y seguros y desarrollaron aplicaciones gratuitas para saber el aforo de las playas y planificar la experiencia con cinco días de antelación, situando a la provincia en la vanguardia del turismo inteligente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios