Entrevista. Juan Carlos Robles. Decano del Colegio de Economistas de Málaga “Hay que confinar al enfermo y el que esté sano a trabajar y a producir”

  • Robles ve “absurdo” confinar comunidades o provincias enteras y cree que a partir de enero habrá una “avalancha” de empresas que entrarán en concurso de acreedores

Juan Carlos Robles. Juan Carlos Robles.

Juan Carlos Robles.

Málaga afronta su peor situación económica en décadas por la pandemia provocada por el Covid-19. El turismo, su motor, se ha parado y se esperan unos meses muy duros en el mercado laboral. Juan Carlos Robles, decano del Colegio de Economistas de Málaga, da algunas claves.

–Analistas Económicos de Andalucía estima que el PIB de Málaga caerá este año hasta un 15% en el escenario más pesimista. Ustedes comentaron el viernes en su último barómetro que esperan un descenso del 12%. Un pésimo año en cualquier caso.

–Es una caída histórica, un desastre y vamos a sufrir. Habrá que ver qué resultado tienen las vacunas que se han anunciado pero, en principio, como estamos y con las medidas destructivas que hay no vamos a llegar a ninguna cosa buena.

–No le gustan ni las medidas del Gobierno central ni las autonómicas.

–Los modelos que se han utilizado para contener la pandemia han sido muy destructivos para la economía porque se han hecho por sistemas de discriminación de grupos poblacionales demasiado grandes. En los únicos países en los que se ha gestionado de forma eficiente han sido los asiáticos, donde han hecho un seguimiento individualizado de la población. Las farmacias se han ofrecido varias veces para hacer test a la población pero no se les ha autorizado. Es una barbaridad que incluso lo tengan prohibido. ¿Por qué? Si hacen test de embarazo, de azúcar, etcétera. Con eso se podría identificar a la población sana y a la contagiada, confinar al enfermo y el sano a trabajar y a producir porque así se crea la seguridad económica que hace falta. La gente no consume porque cierran los negocios y porque tiene miedo a salir a la calle por un posible contagio. De esta forma la gente que estaría en la calle sabría que está sana porque se ha hecho un test. Y los turistas vendrían con más tranquilidad. Hay que hacer controles por individuos. Confinar por comunidades autónomas o provincias es absurdo, sobre todo cuando tienes aeropuertos internacionales en Madrid o Málaga que son cañones de gente entrando sin ningún control. Poner los cierres de los negocios a las seis de la tarde en lugar de a las 10 o las 12 es para nada porque no hay mayor tasa de contagio a una hora que a otra. Las medidas no nos gustan en absoluto. Dicen que cierran los bares porque hay masificación de personas, pero también la hay en los autobuses o los metros. Si la única diferencia es el uso de la mascarilla hay que obligar a que la gente use la mascarilla dentro del bar, pero no obligues a cerrar el bar. En España nos estamos copiando de algunas medidas europeas y aquí nos gusta equivocarnos en pandilla en lugar de acertar solos.

–El sector hostelero dice que está en la ruina. ¿Cómo se podría levantar?

–Hay una inseguridad económica absoluta porque hay una inseguridad sanitaria. La única forma es aportar seguridad sanitaria. Y eso solo se consigue como he comentado con el confinamiento individualizado y haciendo test a todo el mundo a través de las farmacias. Corea del Sur ofreció su sistema al resto de países del mundo y aquí nadie lo ha querido coger. Decían que este sistema controla la geolocalización del individuo y que eso invade los derechos fundamentales del ciudadano. ¿Y el confinamiento y el toque de queda no invaden derechos fundamentales? Nos ponemos muy exquisitos con unas cosas y con otras no.

–Cuando llegue la vacuna, ¿habrá recuperación en V o será más lenta?

–Irá en función de cómo llegue la vacuna, de que funcione bien, de las dosis que haya... Dará tranquilidad pero es pronto para saber si se va a recuperar la economía en V, en U, etcétera. Dependerá mucho del ritmo de vacunación en España para toda la población. El problema es que hasta entonces se habrán destruido muchas empresas y las que cierren no van a volver a abrir y las que estén en insolvencia no se recuperarán.

–Usted es experto en concurso de acreedores. ¿Cree que se va a disparar?

–Sí. A partir del 1 de enero se espera una auténtica avalancha porque se ha aplazado hasta el 31 de diciembre la obligación de los empresarios de declarar concurso a la hora de la responsabilidad. Pero hay empresas que ya no pueden aguantar más y ya le están ejecutando los bienes. Se espera una avalancha y en Málaga seguimos sin juzgados mercantiles nuevos. Tenemos los dos de siempre hasta arriba de trabajo y si se multiplica ahora te has cargado el juzgado, a la empresa que presenta el concurso y a la que ya estaba en concurso.

–Se ha demostrado la dependencia excesiva del turismo en Málaga con esta crisis. Siempre se ha hablado de la necesidad de cambiar el modelo productivo.

–El modelo se ha transformado de forma destacable en los últimos años gracias al mayor peso del sector agrícola o de la distribución. Pero no se puede cambiar el modelo productivo de un día para otro. Tenemos una tasa de industrialización bajísima pero en el PGOU y apenas hay espacio industrial en la capital.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios