Málaga

Casi el 40% de los jubilados malagueños cobran menos de 10.000 euros al año de pensión

  • La mayoría ha cotizado durante más de 35 años, pero con un salario y base bajo

  • Más de 44.000 jubilados residían en su casa con tres o más adultos y menores

Dos jubilados conversan en la calle Larios en una imagen de archivo Dos jubilados conversan en la calle Larios en una imagen de archivo

Dos jubilados conversan en la calle Larios en una imagen de archivo / Javier Albiñana (Málaga)

Los jubilados malagueños no tienen, precisamente, el bolsillo repleto de euros tras muchos años de trabajo. De hecho, el 37% de ellos reciben una pensión inferior a 10.000 euros al año o, lo que es lo mismo, hay 57.550 jubilados que no son ni mileuristas.

Así se desprende de la Muestra Continua de Vidas Laborales que ayer publicó el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía con los datos correspondientes al año 2017. Este informe, elaborado con los datos fiscales de la Seguridad Social, refleja que en Málaga a finales del año pasado 155.275 pensionistas por jubilación, de los cuales 57.550 percibían menos de 10.000 euros al año; 59.100 ingresaban entre 10.001 y 20.000 euros; 18.525, entre 20.001 y 30.000 euros; y 17.925 más de 30.000 euros anuales.

Obviamente el ingreso percibido va en función del tiempo y del dinero cotizado a lo largo de la vida laboral, lo que demuestra que, en una economía marcada por el sector servicios, las cotizaciones han sido bajas. Sobre todo cuando se observa que la mayoría de los jubilados en Málaga han cotizado más de 35 años, si bien es verdad que el segundo mayor colectivo cotizó durante menos de 20 años. Ahora incluso se está en volúmenes más bajos de cotización al haber una gran temporalidad, por lo que las pensiones futuras –si siguen vigentes– no serán tampoco para lanzar las campanas al vuelo.

Independientemente de los ingresos, los hombres duplican a las mujeres en la captación de pensiones de jubilación ya que en las últimas décadas ha habido miles de mujeres que no han trabajado fuera del hogar y, al no obtener remuneración, lo máximo que consiguen es una pensión por viudedad, que apenas rebasa los 600 euros de media.

Pese al escaso importe de la mayoría de las pensiones, los jubilados han sido el soporte para miles de jóvenes y personas de mediana edad que se quedaron en el paro con la crisis económica y que, o se trasladaron de nuevo a vivir con sus padres –muchos de ellos acompañados por su pareja e hijos– o han recibido ayudas económicas para unirlo a la prestación por desempleo y sobrevivir.

Este informe no detalla cuántos padres han tenido que volver a mantener a sus hijos y nietos con su pensión, pero sí desgrana con cuántas personas convive la persona jubilada en su casa. En este sentido, la Muestra Continua de Vidas Laborales indica que el año pasado había en Málaga 44.150 jubilados que residían en su casa con tres o más adultos, de los cuales más de 8.000 también tenían en sus viviendas a menores de 16 años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios